El mundo no puede esperar...

Del concierto Live 8 de Filadelfia

Revolución #008, 17 de julio de 2005, posted at revcom.us

El siguiente artículo es de informes sobre el concierto Live 8 de Filadelfia que nos enviaron distribuidores del periódico que fueron a repartir el volante “¡El mundo no puede esperar! ¡Hay que sacar corriendo al gobierno de Bush!”.

*****

Una pareja joven pasa y dice con indignación que el volante no servirá de nada porque “ya nos robaron [las elecciones] dos veces”. Los alcanzamos, les explicamos que entendemos cómo se sienten y que por eso tenemos que platicar. La joven nos contesta airada: “¡Es como si me violaran!”. Después de escucharnos un rato, dice medio suplicando: “Solo quiero saber qué hacer”. Y se va con un brazado de volantes para repartir.

*****

“Este gobierno siempre tortura y asesina, y luego lo justifica. Mira no más la esclavitud, o los linchamientos, o lo que les pasó a los amerindios. Siempre ha metido a la cárcel injustamente, sin pruebas. Lo nuevo es quiénes son las víctimas. Los fundamentalistas cristianos me dan miedo. Los domingos por la mañana los negros no podemos encontrar ni una sola emisora que no sea cristiana. └Merecemos que nos hagan esto? Lo que hace Bush es típico del cristianismo, como por ejemplo las cruzadas. └Cómo vamos a despertar a la gente? Hay muchos a quienes no les interesa”.

Charlotte, proletaria negra de Filadelfia

*****

Un jornalero blanco de Kentucky que trabaja en la construcción en el norte mira la mesa de Libros Revolución. Dice que Bush está llevando el país hacia el fascismo y que quiere sumarse a lo que estamos haciendo. Nos da 10 dólares, compra una suscripción a Revolución y se lleva volantes para repartir en Kentucky.

*****

Para mucha gente, un periódico que dice la verdad en una época de mentiras y que ofrece una perspectiva comunista revolucionaria es interesantísimo. Para algunos es lo que buscan desde hace tiempo. Vendemos una suscripción a un chavo con una camiseta de MOVE a quien le fascina la idea de sacar corriendo al gobierno de Bush, y después a un obrero negro que fue al concierto en busca de una alternativa política.

*****

“Bush es un nazi. Solo el poder del pueblo lo puede sacar corriendo. No creo que lo van a acusar sin presión popular. Si no hacemos nada, es claudicar. Tenemos que unirnos y creo que este proyecto ofrece esta posibilidad”.

Un cristiano blanco de 50 años de Filadelfia, que se llevó un manojo de volantes

*****

Por encima de la multitud, 21 enormes letreros con letras de más de un metro dicen: “Hay que sacar corriendo al gobierno de Bush”. Nos cuesta mucho trabajo pasar por entre la multitud con los letreros, pero casi inmediatamente un joven con mohawk y un tatuaje de “Jazzy-Jay” en el estómago nos pregunta si necesitamos ayuda. Me dice que era soldado pero que no lo enviaron a Irak por problemas de salud. Juntos, coreamos el lema; pedimos que nos den paso y repartimos los volantes. En general nos dan la bienvenida, aunque unos pocos gritan lemas a favor de Bush. Hablamos con un grupo de chavos. Algunos participaron en la campaña de Kerry en la universidad y todos odian a Bush. Cuando les explicamos lo que estamos haciendo van en busca de otros para ayudarnos. Ahora somos unos 15 y buscamos un lugar para montar los letreros. Gritamos: “└Quién quiere la U? └Quién quiere la S?” Mucha gente se acerca.

Cuando todos estamos en posición, la respuesta es rápida y electrizante. La multitud comienza a aplaudir. Poco después un grupo de cinco tipos macizos nos ataca y agarra unos letreros, pero nos mantenemos firmes y otros corren a defendernos. En este momento toca en la plataforma Toby Keith, un reaccionario, y la polarización es palpable. Una joven de pelo azul me dice sonriendo: “No me hubiera parecido posible hacer esto en medio de una canción de Toby Keith. Qué cosa”.

*****

“La gente tiene que captar lo que representa Bush, y tiene que decir que no habla en nuestro nombre. No lo elegimos la primera vez y ahora es más ilegítimo que nunca. └Qué se necesita para que el gobierno nos represente? La pasividad no es aceptable. Para sacar corriendo su gobierno se necesitará algo que no se ha visto desde hace muchos años: sacrificio. La gente tiene que decir: ‘No permitiré que mis hijos crezcan con este gobierno’. Inscribí a votar a muchos nuevos inmigrantes, a los padres de mis estudiantes, porque tienen que tomar decisiones informadas. Mis estudiantes estudiaron los candidatos, los compararon y contrastaron, y les enseñé que hay distintas formas de gobierno, no solo la democracia”.

Brandy, una joven maestra de preparatoria del Bronx,
que dice que es polémico enseñar la evolución en su escuela

*****

Recibimos apoyo de gente que votó a favor de Bush, incluso algunos que nos dicen que todavía son republicanos. Un hombre que votó por Bush se llevó una caja de miles de volantes y empezó a repartirlos en el acto. Hablamos con una señora blanca de unos 50 años que nos dice que es republicana pero que odia a Bush porque “está arruinando el partido”. El vendedor de Revolución le da cinco periódicos y dice que quiere otros 10. Dice que participará en cualquier campaña para sacar a Bush.

*****

Un partidario del PCR que repartió el volante escribió:

“Hablamos y bregamos con mucha gente, especialmente del párrafo sobre cómo ponerse en contacto y qué hacer, al final de las conversaciones. Les decía que entiendo que están horrorizados ante lo que está pasando, pero que eso no es suficiente. No es suficiente estar enojado, o quejarse, o tener miedo, tenemos que cambiar la historia y responsabilizarnos, ahora mismo, de una manera que nunca nos hemos imaginado. No se puede esquivar. Esto impactó mucho y los ayudó a decidir si llevarse 30 ó 300 volantes.”

“También nos esforzamos por hablar con una amplia gama de gente. No solo con los que ya están indignados y listos, sino con los que tienen preguntas, que están preocupados, que no están listos pero que necesitan participar en el debate, oír a los organizadores y meterse.”

“Lo que enfrentamos es un reto sin precedentes y necesitamos la osadía de hablar a millones de personas e influenciarlas. Lo que empezamos en Filadelfia es un paso importante para sacar corriendo a este gobierno, pero hay mucho, mucho que hacer.”

“Es interesante que cuando exhortamos a participar en esta campaña con un análisis materialista de la situación actual y con lo que dice el volante, pudimos explicar plenamente nuestro punto de vista sobre el problema y la solución, y vender muchos periódicos, suscripciones y el DVD de Bob Avakian”.