Del Servicio Noticioso Un Mundo que Ganar, Francia:

Francia: "Jóvenes rebeldes, ¡el mundo los est´ mirando y los apoya!"

Revolución #024, 21 de noviembre de 2005, posted at revcom.us

14 de noviembre de 2005. Servicio Noticioso Un Mundo que Ganar. Los jóvenes de Francia, sobre todo los chavos de origen inmigrante y otros de la clase trabajadora que se sienten presos de las "cités" (complejos multifamiliares pobres), han estado en rebelión desde el 27 de octubre, cuando la policía fríamente dejó morir a dos chavos. Incluso antes del estallido, el ministro de Gobierno, Nicolas Sarkozy, llamó burdamente a los chavos de las cités " racaille" (escoria de la clase baja) y prometió "limpiarlos con una manguera de alta presión".

A continuación publicamos la traducción de un volante del Movimiento Popular de Resistencia Mundial, Francia (www.wprm.org) que se reparte en las cités y otras partes de Francia.

Este volante es para ti, joven de la cité a quien Sarkozy llama racaille, y también para otros en este país que están dispuestos a escucharte.

Algunos dicen que te has "pasado de la raya". ¿Cómo es posible "pasarse de la raya" cuando el policía número uno del país advierte que "limpiará con una manguera de alta presión" a un sector entero de la población?

Este volante es para ti, hijo de inmigrantes y para la gente trabajadora de todas las nacionalidades, pero sobre todo de las cités, cuyos padres cargaron costales de cemento para construir la Francia de hoy y cuyas madres la asean con su trapear y barrer incesante. Este volante es para ti, a quién llaman "malhechor" hagas lo que hagas, y quien con trabajo o sin trabajo estás condenado a una vida apenas mejor que la de tus padres, que soportaron tantas penurias y humillaciones con la esperanza de que tuvieras una vida mejor.

Te saludamos a ti, que jamás te contentarás con lo mejor que este sistema te ofrece, como el programa del primer ministro, Dominique de Villepin, para que los chavos dejen la escuela a los 14 años y trabajen de "aprendices" por una miseria en trabajos que nadie quiere. Tal programa solo haría oficial la situación de la mayoría de alumnos de secundaria, a quienes les dicen a los 14 años que sus sueños se acabaron. ¿Cómo es posible "pasarse de la raya" cuando solo reclamas el trato de un ser humano y la oportunidad de realizarse colectivamente y como individuo?

En verdad, Francia ha vivido demasiados años de "calma" frente a la injusticia y de la "paz" que se da cuando los oprimidos se resignan a su suerte. ¿Qué tiene de bueno avasallarse ante la vida que se impone a la gran mayoría de la población de Francia? La "clase política" (la clase dominante y los políticos) respira tranquilamente cuando los jóvenes pelean entre sí o toman drogas y se sumen en la desesperanza. Durante esta rebelión, en general los jóvenes no han atacado a la gente común y corriente de las cités u otras partes. En este momento, la violencia en la población está en un punto bajo y el espíritu de los jóvenes está tomando vuelo. Es una rebelión --no ciega ni sin rumbo como la sociedad oficial afirma-- que tiene un blanco muy claro: Sarkozy y el estado que representa, la policía y cualquier cosa que para los jóvenes representa el orden social existente. Los jóvenes están abriendo boquetes en los muros de la prisión y llevando aire fresco a todo el país.

Se merecen el apoyo de todos los pisoteados por el sistema y la república, todos los que toleran la situación solamente porque no ven ninguna alternativa. El gobierno ha lanzado ataque tras ataque contra muchos sectores de la población: los inmigrantes, los desempleados, los huelguistas, etc. Ha surgido oposición, pero no tan fuerte ni tan audaz como se necesita. Al luchar contra el statu quo y sus defensores, los jóvenes están demostrando su potencial como fuerza revolucionaria si se unen a todos los que odian el orden social: los explotados, los que están resueltos a eliminar la opresión de la mujer, los que de veras odian la guerra de Irak y los demás crímenes imperialistas y quieren rescatar el planeta del sistema que se basa en las ganancias. Los jóvenes están creando las condiciones para otro modo de pensar, para repudiar el statu quo en Francia y el mundo entero, y para un movimiento social diferente de lo que hemos visto durante mucho tiempo. Por todo el mundo, la gente mira esta rebelión y cobra ánimo para sus propias luchas de liberación.

Sarkozy y el gobierno y todo el estado y la clase política consideran que las acciones de los jóvenes son un "desastre" y un desafío intolerable. Han declarado el toque de queda en unos lugares e impuesto toques de queda no declarados contra jóvenes y no tan jóvenes, en ciudades y departamentos enteros. Lanzan toda clase de amenaza contra la población, esperando que las balas de goma y cachiporras de la policía antimotín y la amenaza de deportaciones en masa serán suficientes para disolver el ánimo de los jóvenes. A los jóvenes y todos los que tienen ojos para ver, están enseñando esta verdad básica: la república francesa es a fin de cuentas una dictadura que se apoya en las cachiporras de la policía y, en última instancia, las armas del ejército, y donde mandan los dueños de todo, la clase de grandes capitalistas. Ellos siempre tienen la última palabra y el pueblo no goza de ningún derecho que no le pueden quitar.

Para todos los que comparten mucho de lo que los jóvenes sienten, para la gente trabajadora de todas las nacionalidades y todas las capas sociales, este es el momento de apoyar a los jóvenes y parar al gobierno en su intento de sofocarlos con un consenso reaccionario. Alcen la voz a favor de los jóvenes y la justicia de su causa. Pongan fin a las medidas del gobierno que buscan aplastarlos. Muchos millones de personas en Francia no tolerarán las deportaciones en masa como castigo por la rebelión y no se puede permitir que el gobierno las imponga. Por último, ¿no sería buenísimo si la "manguera de alta presión" del coraje popular barriera con Sarkozy y todo lo que representa?

Norte, sur, este, oeste... ¡Hay que unificar las luchas de los pueblos!

Envíenos sus comentarios.