Yugoslavia: Guerra al American Way

"Destruir la aldea para salvarla"

Obrero Revolucionario #1003, 25 de abril, 1999

Pristina, Kosovo: En la oscuridad de la noche del 6 de abril, la OTAN lanzó tres ataques aéreos contra Pristina, la capital de Kosovo. El primer ataque duró 30 minutos. La agencia noticiera Agence France-Presse informó que unas 20 bombas estallaron en el centro y destruyeron muchas casas, tiendas, la oficina de correos y una oficina de servicios sociales. Murieron unas 10 personas, entre ellas una familia turco-kosovar escondida en un sótano.

Inicialmente, los voceros de la OTAN le dijeron a CNN que las FFAA yugoslavas realizaron el ataque. Cuando esa mentira se desenmarañó, el comandante aéreo de la OTAN, David Wilby, admitió que una bomba de la OTAN cayó en Pristina porque "la sedujeron para que se alejara del blanco". Estados Unidos y la OTAN dicen que están librando una guerra contra Yugoslavia para salvar a los kosovares, pero no cabe duda de que atacaron la capital.

Aleksinac, Serbia: A las 10 de la noche del 6 de abril, los habitantes de este pequeño pueblo de mineros de carbón a 160 km al sur de Belgrado, la capital de Serbia, se preparaban para dormir. De repente oyeron el sonido de aviones que volaban bajo y de explosiones. Una bomba guiada por láser dio en un multifamiliar. Un corresponsal occidental informó que convirtió al edificio en "montones de ladrillos y azulejos en llamas, entre los que vi partes de cadáveres y charcos de sangre". Se informó que murieron unas doce personas y resultaron heridas otras 50.

En Bruselas, el comandante Wilby dijo: "Es posible que una de nuestras bombas cayó a poca distancia del blanco". Clinton dijo que tales "errores" son inevitables. Stana Stojanovic, una señora jubilada cuyos vecinos murieron en el ataque, dijo: "Se debe juzgar a los responsables.... No seremos esclavos".

Río Juzna-Morava, Yugoslavia: El 12 de abril, un tren iba de Belgrado hacia el sur, rumbo a Grecia. Los pasajeros ya estaban preocupados por los que dejaron atrás y por el futuro incierto que les esperaba.

Un avión militar F-15 yanqui se acercó listo para atacar. Soltó una bomba AGM-130 y la guió por video hasta que dio en el tren cuando cruzaba el puente. Después de observar la destrucción del tren, el avión regresó... y soltó otra bomba. Se informó que murieron 10 personas y que 16 resultaron heridas de gravedad.

El general Wesley Clark de la OTAN dijo que el piloto atacó el puente y que regresó para "cumplir su misión". Cuando le preguntaron por qué atacó el tren dos veces, Clark dijo que fue un "accidente extraordinario". El Pentágono anunció que la OTAN ha destruido once puentes en las tres semanas de ataques. Eso ha aislado a los pueblos de los Balcanes, y reducido drásticamente el transporte de comida y abastos en esa región pobre y montañosa.

Zona agrícola cerca de Djakovica, en el suroeste de Kosovo: Un corresponsal de Agence France-Presse informó que el 13 de abril los aviones de la OTAN le dieron duro al pequeño pueblo de Meja y mataron a 20 personas. Fue el segundo ataque al oeste de Djakovica esa misma mañana.

Unos 90 minutos más tarde, otros aviones de la OTAN atacaron un convoy de unos mil refugiados albano-kosovares en un camino de tierra al sur de Djakovica. Se informó que también atacaron otra columna de refugiados cercana. No se sabe adónde iban los refugiados. Paul Watson, un corresponsal del Los Angeles Times, escribió: "Los sobrevivientes albano-kosovares dijeron que los jets atacaron en picada, dieron la vuelta y volvieron a atacar mientras los refugiados aterrorizados trataban de escapar en tractores y carretas". Murieron más de 80 personas y una cantidad similar resultó herida.

Los voceros de la OTAN dijeron que las fuerzas armadas serbias atacaron el convoy con sus propios aviones o con artillería, y que los aviones de la OTAN vuelan tan alto que no se pueden ver.

Puras mentiras. Los ataques en picada son una táctica de los aviones A-10 "Warthog" yanquis. Unos reporteros encontraron gran cantidad de metralla de la OTAN en el lugar del ataque. Paul Watson comentó que ese día hubo muchos aviones de la OTAN en la zona: "Con tantos aviones de la OTAN cercanos, cuesta mucho trabajo creer que un avión serbio pudiera entrar sin ser visto y atacar a los refugiados nada más para crear propaganda favorable a Belgrado".

Luego, un vocero de la OTAN, Jamie Shea, admitió que un piloto estadounidense atacó un solo vehículo (un tractor civil con dos remolques) al norte de Djakovica, pero no dijo nada sobre los ataques al sur de Djakovica, donde murieron la mayoría de los refugiados. Hablando del piloto, Shea dijo: "Soltó sus bombas de buena fe, como se espera que haga un piloto profesional de un país democrático de la OTAN". Paul Warner escribió en el Los Angeles Times: "La confesión de la OTAN de que uno de sus pilotos bombardeó accidentalmente una columna de refugiados albano-kosovares no explica cómo murieron docenas de personas en lo que los sobrevivientes describieron como una serie de ataques aéreos".

Brutalidad y mentiras

"Fue necesario destruir la aldea para salvarla".
Un oficial militar yanqui sobre un ataque a una aldea vietnamita

"El bombardeo a las fuerzas serbias no llevará la democracia a Serbia ni protegerá a los albaneses que siguen siendo maltratados por las fuerzas de Milosevic.... Las declaraciones de interés humanitario son pura hipocresía, dado que lo que realmente le importa al gobierno es el poderío de Estados Unidos. Lo que más me da asco es que por un lado siembran destrucción desde el aire y por el otro hablan de lo preciosa que es la vida de cada estadounidense. Clinton sabe que la ciudadanía no tolerará bajas estadounidenses. Pero puede destruir vidas yugoslavas impunemente con la más moderna tecnología, y con todo el horror saneado por la falsa ilusión de seguridad y distancia. Cuándo se darán cuenta los pueblos más pequeños y débiles de que hay que oponer resistencia a Estados Unidos cueste lo que cueste, y no consentir ni sucumbir ingenuamente a sus ataques?".
Profesor Edward W. Said

Solo con total ceguera histórica se puede pensar que el ataque yanqui contra Yugoslavia "puede ser algo positivo". El gobierno estadounidense siempre justifica sus guerras con cháchara de "democracia", "derechos humanos", "salvar vidas" y "parar a los agresores". Pero desde el comienzo, con la quema de los campamentos invernales de los indígenas lakota, el genocidio de los filipinos durante la conquista de las islas al comienzo del siglo, los ataques nucleares contra dos ciudades japonesas durante la II Guerra Mundial, los masivos bombardeos de Indochina o el bombardeo y las sanciones económicas contra Irak... la clase dominante estadounidense ha extendido y defendido las fronteras de su imperio con los más salvajes métodos de guerra.

La guerra al American Way es "regar muerte desde las alturas", con ataques de un enjambre de aviones de alta tecnología. Los asesinos ni siquiera pueden ver a sus víctimas.

Cuando los aviones de la OTAN bombardearon una planta de calefacción en Nuevo Belgrado el 3 de abril, los vecinos se preguntaron: "A poco dirá el general Clark que este es un `blanco militar'?". Pero subestimaron la pericia del Pentágono para decir mentiras. Incluso miente cuando habla de "daños colaterales desafortunados" (la muerte supuestamente accidental de civiles durante ataques contra blancos militares). Para Estados Unidos, "castigar" a los civiles es una táctica militar. El terror y el hambre que está experimentando la población de Yugoslavia es parte de los planes bélicos.

Hasta la fecha la OTAN ha llevado a cabo más de 1700 ataques aéreos contra Yugoslavia. Además de blancos militares, está destruyendo sistemáticamente fábricas, puentes, sistemas de comunicación, ferrocarriles, carreteras, instalaciones de combustible y hasta hospitales. Ahora ha pedido otros 300 aviones militares (para tener más de mil) y el Pentágono está llamando al servicio a militares de la reserva. Qué podrán llevar de bueno a los Balcanes?

La OTAN lanzó esta guerra con el pretexto de defender a los albano-kosovares, pero desde el comienzo ha buscado un acuerdo con el gobierno yugoslavo. Traicionará a los kosovares si le conviene, de la misma manera que traicionó a los musulmanes bosnios en el Acuerdo de Dayton.

Estados Unidos entró en la guerra para impedir otra guerra entre Grecia y Turquía, dos aliados de la OTAN. Quiere imponer "estabilidad" en los Balcanes para controlar el petróleo del mar Caspio y para que Turquía desempeñe el papel que le ha asignado de subpotencia defensora de los intereses yanquis en la región. Además, Washington quiere estar seguro de que los imperialistas europeos (especialmente Alemania) sigan operando por medio de la OTAN (o sea, bajo el mando estadounidense) y no independientemente, y de que la reestructuración de Europa oriental concuerde con sus intereses. En pocas palabras, está librando una guerra en los Balcanes para explotar y tiranizar mejor a pueblos y naciones en grandes partes del planeta. Una victoria yanqui en esta guerra no traerá nada bueno.

¡EU/OTAN, fuera de los Balcanes!

¡Alto a los bombardeos!


Este artículo se puede encontrar en español e inglés en La Neta del Obrero Revolucionario en:
http://rwor.org
Cartas: Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
Teléfono: 773-227-4066 Fax: 773-227-4497
(Por ahora el OR/RW Online no se comunica por correo electrónico.)