The Science...Actual Revolution title image

De las secciones:
Introducción y orientación

y

La revolución cultural al interior del PCR


Haga clic aquí
para leer la obra completa en inglés.

Nota de la redacción: A continuación presentamos un pasaje en español de la nueva obra de Bob Avakian, El comunismo nuevo (en inglés). Además de los pasajes que ya se han posteado en www.revcom.us, de cuando en cuando publicaremos otros pasajes en www.revcom.us y en el periódico Revolución. Que estos pasajes sirvan para alentar e inspirar el mayor estudio de la obra en su conjunto, la que ya está a la venta en forma de libro de Insight Press. Además, se puede descargar el pdf del avance en inglés de este libro y pasajes y el índice en español aquí.

Este pasaje es de la primera sección "Introducción y orientación" y de una parte de la sección "La revolución cultural al interior del PCR", acompañados del índice de la obra completa.

De la sección
Introducción y orientación

Este encuentro se realiza en un momento muy importante, cuando las masas oprimidas en Estados Unidos, y especialmente aquellas que son más cruelmente oprimidas, han estado levantándose —rechazando soportar la brutalidad y el asesinato a los cuales están constantemente sometidas, particularmente por la policía, que son los encargados de proteger por la fuerza este sistema de opresión— y a estos levantamientos se ha unido gente de otros sectores de la sociedad. La rebelión y la resistencia en este nivel alrededor de una crucial contradicción y “falla divisoria” de este sistema, la profundidad y decisión de esta rebelión y resistencia y la manera en que ha continuado, y continúa, “avivándose” con nuevos ultrajes — todo eso es algo que no se había visto por largo tiempo. Y, con el objetivo de impulsar esta resistencia a un nivel cualitativamente superior y concentrarla de una manera cualitativamente más poderosa, con impacto a toda la sociedad, y al mundo más ampliamente ―y, desde nuestro punto de vista, trabajar por hacer que esto sirva a la meta estratégica de una revolución concreta que ponga fin a esto, y a los demás ultrajes que concentran las contradicciones sociales importantes de este sistema, como se expresa en los “5 Alto”1― se ha convocado para este otoño “De Pie en Octubre”2, una masiva movilización de personas que se concentrará en la ciudad de Nueva York del 22 al 24 de octubre, para exigir que se ponga un alto a los ultrajes de la brutalidad y asesinato policial, así como la encarcelación en masa, poniendo un reto ante toda la sociedad: ¿De qué lado estás? Todo eso presenta un gran potencial, gran necesidad, grandes retos para quienes trabajan por una revolución concreta que ponga fin a ésta y a toda opresión. Al mismo tiempo, en el contexto más amplio en el que estas cosas se dan, las contradicciones dentro de este sistema vienen agudizándose, internacionalmente así como en países particulares, y en algunos lugares ―muchos lugares, de hecho― esas contradicciones vienen desbordándose. Y además, es una realidad fundamental de que se necesita una revolución comunista, y nada menos, para lidiar con esos atroces ultrajes e injusticias, y con las profundas contradicciones, que caracterizan el mundo actual y el sistema de capitalismo-imperialismo que aún domina el mundo, a costa de tanto sufrimiento de las masas de la humanidad.

En este contexto, al leer informes del trabajo en varias zonas en el período reciente, y al ver nuestra página web (www.revcom.us) en particular, pienso en lo comentado por varias personas en Baltimore, cuando algunas personas les llevaron la revolución — y es algo que escuchamos muy frecuentemente cuando salimos a hablar con las masas populares, a llevarles la revolución. Éstas nos plantearon sin tapujos la pregunta: “¿Ustedes estarán aquí? Hemos visto a algunas personas venir aquí, hemos visto grupos venir e irse y hablar mucha cháchara. ¿Pero esto va en serio? ¿Estarán aquí?” Ésta es una pregunta muy importante y nos pone un reto muy directo. Tenemos que contestar “sí” en el sentido inmediato, pero también en el sentido más profundo y cabal. Tenemos que estar aquí, ahora — y tenemos que estar aquí por todo el camino. Lo que en realidad está en juego no es el que un individuo específico esté presente en un momento dado, sino el que el movimiento para la revolución, y, sobre todo, el Partido, la dirección que la gente necesita para salir de esta pesadilla, estén presentes, en un sentido fundamental y cabal, pues a la hora de la verdad, en esencia las masas populares no tendrán nada en concreto sin un partido basado en la ciencia que las pueda dirigir a emanciparse a sí mismas y a emancipar a toda la humanidad. Esto es verdad en cualquier momento, el que la gente lo sepa o no.

Además, yo hacía reflexiones sobre algo aún más serio al leer sobre el trabajo que se hacía en Baltimore: el comentario de una mujer de las masas básicas en Baltimore, cuando unas personas le llevaban la revolución: “Empiezo a tener inquietudes”. Ahora bien, podría decirse, ¿por qué está inquieta? Ella explicó: “Pues, comienzo a tener esperanzas”. Ahora, pensemos acerca de lo que significa para las masas populares, el que teman tener esperanzas. Temerosas de tener esperanzas de que quizás el mundo no tenga que ser así, de que quizás haya una manera de salir de esto. Temerosas de tener esperanzas porque éstas han sido frustradas tantas veces. Bien, sabemos que hay una clase dominante. Sabemos que maniobran y manipulan, junto con toda la cruel represión que llevan a cabo, cuando quiera que las personas se levanten. Ya lo hemos visto en Baltimore, por ejemplo. Dicen: Ah, de repente hay una oleada de crimen; e insisten en que tienen que caer con aún más fuerza con la policía y que necesitan a las autoridades federales para que vengan y ayuden a la policía, porque las masas están desbordadas y ahora mismo la policía no puede salir a asesinarlas con impunidad.

Así que, por todo esto las personas dicen: “Empiezo a tener inquietudes”. Temen tener esperanzas. Y si no nos proponemos cumplir las responsabilidades que tenemos, si no nos proponemos continuar cuando salimos a la sociedad y decimos que hay una salida a esta situación, deberíamos empacar nuestras cosas y largarnos. Porque las masas populares no necesitan que nadie más venga y luego desaparezca y las deje en las miserables condiciones a las que estarán sometidas, y les caigan encima con aún peores horrores de este sistema. Tenemos que decirlo en serio cuando decimos que vamos en serio por una revolución.

Esto nos lleva a la cuestión de para quién y para qué hacemos lo que hacemos. Esto no se trata de individuos, incluidos nosotros mismos. Ésta es una de las primeras cosas que hay que reconocer ― que esto no es cuestión de individuos sino que se trata de algo más grande. Veamos, mucha gente llega a la revolución por sus propias experiencias directas, por lo que este sistema les ha hecho, aunque no entiendan que se trata de un sistema — o aunque hayan escuchado la palabra “sistema”, en realidad no saben lo que es ese sistema. Pero muchas personas vienen por su propia experiencia directa individual ― no comprenden inmediatamente que ésta es parte de un panorama más amplio de lo que experimentan literalmente millones y hasta miles de millones de personas en todo el mundo. Nosotros tenemos que llevarles ese conocimiento. Pero, primero que todo, tenemos que entender: ¿para quién y para qué? Es para la emancipación de la humanidad. Es para las masas de la humanidad oprimida, quienes desesperadamente necesitan esta revolución. No se trata de otra cosa — y, sin duda, no se trata de nosotros mismos; no se trata de nuestros egos, no se trata de si lucimos bien o lucimos mal, ni de ninguna de esas cosas que no deberían contemplarse para nada.

Ya he hablado de esto, pero pensémoslo en estos términos: las personas van a salir a hacer una revolución aquí, y aquellos que actúan como la dirección, como la vanguardia, van a hacer sacrificios, va a haber grandes sacrificios. No se hace una revolución sin enormes sacrificios, y si no entendemos eso, reitero, deberíamos empacar nuestras cosas y largarnos. Habrá sufrimiento. Habrá muertes. Habrá terrible represión. Habrá tortura. No lo digo como una especie de exhortación tipo religiosa ―“juntemos nuestro valor como monjes que se flagelan a sí mismos”― o algo así. Pero se trata de la realidad de lo que es necesario atravesar a fin de alcanzar un mundo mejor.

Y he aquí lo que lo hace aún más duro, ideológicamente, en términos de cómo pensamos acerca de esto, de cómo nos sentimos al respecto. Las personas van a hacer sacrificios de todas las maneras posibles. Y digamos que hubieran hecho una revolución y hubieran perdido a camaradas, hubieran perdido a amigos y seres queridos ― sean parte de la vanguardia de esta revolución, o sean parte de las masas que constituyen la columna vertebral de esta revolución, y han perdido a muchos amigos y a muchos camaradas; han visto a gente destrozada, torturada, sometida a horrores de diverso tipo. Mientras tanto, mucha gente se queda de brazos cruzados, o para colmo gesticula y critica con bajezas desde la orilla y trabaja para socavar todo lo que se venía haciendo. Y de ahí llegan a la nueva sociedad y tienen una nueva constitución ―pensemos en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte3—, tienen una nueva constitución y de repente todas esas personas que no hicieron un carajo para ayudar a la revolución, y quizás incluso trataron de socavarla, salen no se sabe de dónde, y cada vez que se pone a hacer algo con la economía, o a construir nuevas instituciones políticas y a crear nuevas relaciones sociales, o a hacer sacrificios por la revolución mundial — tal gente aparece y lloriquea con todas sus pequeñas y mezquinas quejas de que no tiene esto o aquello que sí tenía en la vieja sociedad. Eso da ganas de decirles: “¡Cállate la maldita boca! No hiciste un carajo cuando la gente hacía sacrificios aquí y se moría de todas esas formas terribles, y ahora vienes con todas tus pequeñas y mezquinas quejas”. Pero no se puede hacer eso. Y por eso es tan duro. No se puede hacer eso. Se puede llevar lucha con esa gente, se tiene que llevar lucha con esa gente. Se puede decir: “No sabes qué diablos pasa. No entiendes nada de las contradicciones que estamos enfrentando, y deberías intentar reconocer en serio lo que venimos haciendo y lo que venimos enfrentando”. Se puede llevar muchísima lucha con la gente. Se tiene que hacer. Pero no se puede tomar venganza en su contra. Ni siquiera se puede decir: “Quién diablos eres para hacer cualquier crítica a lo que venimos haciendo, porque no hiciste nada para ayudar — de hecho, intentaste socavar las cosas cuando la gente luchaba en la sociedad y moría”. ¿Por qué no se puede hacer eso? ¿Para quién y para qué? Esto no se trata de nosotros. Si no estamos preparados para hacer sacrificios, pues no tenemos seriedad. Se trata de alcanzar un mundo diferente donde todos esos horrores para las masas populares no continúen más. Y ésa es la manera en la que tenemos que abordar esto. Ése es nuestro papel. Ésa es nuestra responsabilidad para con las masas populares del mundo que sufren tan terriblemente ― y, lo que lo hace mucho peor, sufren tan innecesariamente.

Así que ésta tiene que ser nuestra orientación en todo lo que hacemos, en la manera en la que llevamos lucha entre nosotros, en la manera en la que llevamos lucha con las masas populares. Hace falta llevar muchísima lucha. Pero ¿Para quién y para qué? Esto lo tenemos que mantener siempre muy presente.

Ahora, quiero volver a la cuestión de por qué ustedes, en particular, se encuentran aquí. Muchas personas aquí provienen de las masas básicas de la población o tienen lazos con las masas básicas. En cualquiera de los casos, en general las personas aquí pueden jugar un papel muy importante como “palancas”, si se quiere decirlo así, para atraer y activar en la revolución a un creciente número de personas de entre las masas básicas, así como de estudiantes y otros.

Por lo que, con esto en mente, pasemos al propósito y objetivo, y al enfoque, de lo que estamos haciendo aquí ― cuál es y cuál no. Para comenzar, como creo que les han informado, esta presentación abordará muchos aspectos, sobre los fundamentos de la revolución comunista y lo que debería guiarnos en el trabajo para hacer nacer una revolución concreta. Luego forcejearemos juntos con puntos esenciales de lo que se ha planteado. Por lo que todos deberían abrocharse los cinturones y prepararse para el viaje. Habrá una gran cantidad de cosas a las cuales entrarle, pero eso se debe a que, como dijera Mao, tantas tareas claman por hacerse — ponerse a la altura de los retos y responsabilidades ante nosotros, hacer todo lo que podamos para trabajar activamente por la revolución que las masas de la humanidad tan urgentemente necesitan, y continuamente atraer y activar a más personas para que se unan a las filas de esta revolución y al Partido como su núcleo dirigente. Aquí quiero enfatizar este punto importante de orientación: no importa si llevamos largo tiempo o un tiempo relativamente corto participando, todos debemos seguir aprendiendo — y todos los presentes son plenamente capaces de participar en el proceso de lo que llevamos aquí y de hacerle contribuciones mientras aprendemos. Todos deberíamos tener el enfoque de forcejear juntos y llevar lucha de buena manera con los demás, sobre la base de entender la importancia de las cuestiones en que nos adentraremos. Todos deberían sumergirse plenamente en la discusión que vendrá a continuación de esta presentación — y hacerlo con un espíritu de conquista, sobre la base de comprender la necesidad, y la base, para que todos apliquen un método y enfoque científico al mayor de los problemas que enfrenta la humanidad: cómo poner fin a este sistema que es la fuente fundamental de tanta miseria y tormento en el mundo, y cómo crear algo radicalmente diferente y mucho mejor. Con esta orientación y esta meta en mente, deberíamos forcejear profundamente con lo que se discutirá aquí, aprendiendo y contribuyendo todo lo que podamos.

Ésta es una oportunidad inusual — para, en cierto sentido, “poner las cosas en una perspectiva más amplia” y adentrarnos en esas grandes cuestiones. Y esto es muy importante, inclusive con todo lo que ocurre en el mundo, y con todas las responsabilidades que tenemos al respecto, que hayamos sacado el tiempo para adentrarnos en las grandes cuestiones que abordaremos aquí. Pero es necesario entender que esto NO es simplemente una especie de “grupo de estudio” o “grupo de discusión” que carece de objetivo, donde se conversa sobre “ideas interesantes” para nuestra estimulación o disfrute intelectual — o como algo para “distraernos” de la actividad en la que normalmente estamos metidos. Aquí trataremos con teoría y nos adentraremos en algunas cosas de alto nivel de abstracción teórica. Uy, en primera instancia podría parecer aterrador. Y va a constituir un reto. Pero es un reto que todos deberíamos saludar — porque importa muchísimo para las masas populares el que haya o no un enfoque científico para la revolución y un grupo de personas, un grupo creciente de personas, organizado para aplicar esa ciencia con el fin de transformar en realidad el mundo hacia una revolución concreta. En cierto sentido, lo que haremos aquí estará muy alejado de lo que, espontáneamente, las masas populares tratan y piensan cotidianamente; pero está integralmente relacionado con lo de atraer y activar a las masas y dirigirlas a emancipar a sí mismas y a contribuir a la emancipación de la humanidad de los sistemas de opresión y explotación y de las relaciones de opresión y explotación que pesan tanto sobre las masas populares en todo el mundo, y de todos los horrores que emanan de esto. Porque es una verdad muy profunda y real que sin la teoría revolucionaria —basada en un método y enfoque sistemáticamente científico, y en particular el método y enfoque científico del materialismo dialéctico—, y si un creciente número de personas no hacen suya y aplican esta teoría, no puede haber una revolución emancipadora, y volverán —una y otra vez — los horrendos ultrajes y abusos a los cuales las masas de la humanidad están constantemente sometidas. Es también profundamente cierto que quienquiera que se dedique a esto, y haga el trabajo, puede adoptar este método y enfoque científico, puede profundizar continuamente su comprensión de esta teoría y la capacidad de aplicarla y popularizarla, aprendiendo y haciendo en una relación dialéctica entre la teoría y la práctica — en la que éstas se refuerzan mutuamente. Con esta comprensión, la orientación y meta esenciales aquí es dar saltos, saltos de verdad, en la comprensión de esta teoría a fin, de ahí, a llevarla de nuevo a la práctica — y no simplemente “cualquier viejo tipo de práctica”, sino la práctica guiada por esta teoría, que de hecho tenga como objetivo la revolución, una revolución concreta, y nada menos.

Para volver por un momento a lo que el enfoque NO lo es — no es, y no debe ser, un enfoque que trata las cosas de una manera “gruesa” y elevada, y que luego se olvida o “se pone de lado”, para volver a la situación y al trabajo político “normal y cotidiano”, que con demasiada frecuencia se ha caracterizado por la implementación de otra orientación, método y enfoque. El enfoque de los presentes tampoco puede ser: “Veamos si algo de esto me es útil para el trabajo que hago” — pues en estos casos ese trabajo no será el tipo de trabajo que es necesario hacer; será algo diferente a realmente trabajar por una revolución concreta. Y, para enfatizarlo de nuevo, pues nunca será suficiente con repetirlo una sola vez: no deberíamos entrar a nuestro forcejeo aquí con cuestiones cruciales de teoría y de estrategia como alguna especie de “experiencia educativa”, en un mal sentido ― como una especie de “ejercicio escolástico”, el cual luego encontrará su imagen en el espejo en una práctica divorciada de la teoría comunista y del trabajo activo por una revolución concreta. Al mismo tiempo, lo importante aquí no es crear expectativas de ser capaces de “dominar”, de una buena vez, todo lo que se aborde aquí — y, en los términos de esta presentación introductoria, la manera de abordarlo no es intentar “digerir” por completo, inmediatamente, cada uno de los puntos de los que se trata aquí (¡o terminar frustrados si se corrobora que esto no es posible!). Retomaremos muchos puntos, se entretejerán las cosas, y al final se espera que las cosas, que quizás en un primer momento no les quedaran en claro, las entenderán con mayor claridad; y de ahí entraremos en la discusión donde iremos explicando más de fondo las cosas. Por lo que lo importante es absorber esta presentación en su conjunto y tener en mente el proceso aquí, al que esta presentación servirá como introducción y como base y marco para los varios días de vigorosa discusión y lucha. Para ser claro de nuevo, lo importante tampoco es salir de aquí con la expectativa de llevar todo lo que se ha aprendido aquí y “embutírselo”, de una sola vez, a las personas con las que trabajamos y salirles con algo como: “Oiga, déjeme decirles que acabo de aprender un montón de cosas gruesas”. El propósito, lo que nos proponemos aquí, es obtener unos fundamentos mucho más sólidos en lo que abordemos aquí —y, sobre todo, método y enfoque— con la orientación de ligar correctamente la teoría con la práctica; y, después de salir de acá, seguir bregando con la teoría comunista y captándola más plena y profundamente en relación dialéctica con la aplicación de ésta y ninguna otra línea —éste y ningún otro método y enfoque— llevándoles lo básico de esto a las personas y trabajando con éstas para que le entren a esto más profundamente al tiempo que nos unimos con ellas en la lucha contra el poder, a la vez que luchamos de manera coherente, en las formas apropiadas y con el espíritu correcto, por esta línea y ninguna otra, para que en realidad sea la línea que esté al mando al darle impulso y dirección a la construcción de un movimiento para una revolución concreta, con el Partido como su núcleo dirigente.

Pasaje de la sección:
La revolución cultural al interior del PCR

Bueno, ahora déjenme tratar la cuestión: ¿Por qué yo hacía el trabajo que hacía? Una vez más, regresamos al para quiénes y para qué. Yo no hacía ese trabajo para mí mismo. De joven, en la escuela intermedia y después aún más en la secundaria, mi vida cambió de una manera importantísima al hacer contacto con gente que hablando derecho, anteriormente yo no había conocido mucho, en particular gente negra. Empecé a aprender sobre su situación y cómo eso está relacionado con lo que ocurre en esta sociedad en su conjunto. Sentí una atracción a la cultura de los negros que llegaron a ser mis amigos —no solamente la música y el arte en general, sino toda la manera en que interactuaban con el mundo— y al entorno en el cual me introdujeron. Y llegué al punto de darme cuenta de que ésta es mi gente. Bueno, yo entendí que su experiencia de la vida era distinta a la mía. Pero ésta es mi gente —no veo ninguna separación— no es que haya alguna otra gente “por allá” que pasa por todo esto y que eso sea de alguna manera ajeno a mí. Ésta es mi gente. Y luego empecé a reconocer con más profundidad lo que la gente tenía que vivir, la opresión a la cual estaba sometida constantemente, los horrores de la vida cotidiana y también las maneras más fuertes en que el sistema le caía encima. Al continuar con mi vida y empezar a abordar la cuestión de lo que hay que hacer al respecto, y ante una introducción a un enfoque científico de esto, me di cuenta de que mi gente es mucho más que esto. Me di cuenta de que mi gente son los chicanos y otros latinos y otros oprimidos en Estados Unidos; era gente en Vietnam y China; eran mujeres... eran los oprimidos y los explotados del mundo... y por medio de alguna lucha, y de tener que abandonar unas ideas incorrectas, he aprendido que también es la gente LGBT.

Ésta es mi gente, los oprimidos y explotados del mundo. Sufren terriblemente y hay que hacer algo al respecto. Así que es necesario poner manos a la obra y entrar sistemáticamente en la ciencia que puede indicar el camino para poner fin a todo esto y hacer nacer algo mucho mejor. Tenemos que perseverar y seguir luchando para continuar por el camino de esta manera. Y cuando nos encontremos con nuevos problemas o reveses, tenemos que adentrarnos más profundamente en esto, y no dejarlo al lado y darnos por vencidos.

 


1. Los “5 Alto” se refiere a las siguientes demandas que reflejan concentraciones esenciales de las contradicciones sociales (lo que se puede descargar en forma de afiche y volante en www.revcom.us):
¡ALTO a la genocida persecución, encarcelación en masa, brutalidad y asesinato policial de negros y morenos!
¡ALTO a la patriarcal degradación, deshumanización y subyugación de todas las mujeres por todos lados y toda la opresión por razones de género u orientación sexual!
¡ALTO a las guerras de imperio, ejércitos de ocupación y los crímenes de lesa humanidad!
¡ALTO a la satanización, criminalización y deportación de los inmigrantes y a la militarización de la frontera!
¡ALTO a la destrucción del planeta por parte del capitalismo-imperialismo!
[regresa]

2. Miles de personas tomaron parte en tres días de acción en respuesta a la convocatoria co-iniciada por Carl Dix (vocero del PCR, Estados Unidos) y Cornel West para una movilización masiva en Nueva York del 22 al 24 de octubre de 2015 exigiendo un alto al terror y asesinato policial. “De Pie en Octubre” se inició con la lectura en Times Square de los nombres de las Vidas Robadas, aquellas personas asesinadas por la policía; al día siguiente le siguió una acción directa no violenta para bloquear el acceso a la prisión Rikers Island; y luego, el tercer día culminó con una marcha y una concentración de cerca de 4.000 personas. Mediante el trabajo preparatorio previo a esos días y las mismas acciones, se lanzó un reto político y moral a la sociedad: Hay que parar loa asesinatos por la policía: ¿De qué lado estás? [regresa]

3. Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos (RCP Publications, 2010). También se puede descargar en www.revcom.us. [regresa]

Índice

Introducción y orientación

Víctimas necias del engaño ajeno y propio

I. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia

El materialismo versus el idealismo
Materialismo dialéctico
Mediante cuál modo de producción
Las contradicciones y dinámicas básicas del capitalismo
La nueva síntesis del comunismo
La base para una revolución
Epistemología y moral, la verdad objetiva y necedades relativistas
El yo y un enfoque “consumista” de las ideas
¿De qué se tratará tu vida? — Elevar la vista de la gente

II. El socialismo y el avance al comunismo:
Un mundo radicalmente diferente que podría haber, un camino hacia la verdadera emancipación

Las “4 Todas”
Más allá del estrecho horizonte del derecho burgués
El socialismo como un sistema económico y un sistema político — y una transición al comunismo
El internacionalismo
Abundancia, revolución y el avance al comunismo — Un análisis materialista dialéctico
La importancia del “concepto del paracaídas” — En este mero momento, y aún más a raíz de una revolución concreta
La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte
   núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido
Emancipadores de la humanidad

III. El enfoque estratégico de una revolución concreta

Un enfoque estratégico general
Acelerar mientras se aguarda
Fuerzas para la revolución
La separación entre el movimiento comunista y el movimiento laboral, fuerzas impulsoras para una revolución
Liberación nacional y revolución proletaria
La importancia estratégica de la lucha por la emancipación de la mujer
El frente unido bajo la dirección del proletariado
La juventud, los estudiantes y la intelectualidad
La lucha contra los modos de pensar pequeño burgueses, al mantener la orientación estratégica correcta
Los "dos máximos"
Los "5 Altos"
Las dos piedras angulares
El internacionalismo — El derrotismo revolucionario
El internacionalismo y una dimensión internacional
El internacionalismo — Forjar otro camino
La popularización de la estrategia
Orientación fundamental

IV. La dirección que necesitamos

El papel decisivo de la dirección
Un núcleo dirigente de intelectuales — y las contradicciones inherentes
Una "pirámide" de otro tipo
La Revolución Cultural al interior del PCR
Es necesario que los comunistas sean comunistas
Una relación fundamentalmente antagónica — y las respectivas implicaciones cruciales
El fortalecimiento del partido — de manera cualitativa así como cuantitativa
Formas de organización revolucionaria, y el "Ohio"
Estadistas, y comandantes estratégicos
Métodos de dirección, la ciencia y el "arte" de dirigir
Trabajar hacia atrás desde "Sobre la posibilidad" —
   Otra aplicación del "núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido"