Revolución #261, 26 de febrero de 2012

Voz del Partido Comunista Revolucionario, EU

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.

Revolución #261, 26 de febrero de 2012

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/call-for-mass-action-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Respaldar a ocupar Wall Street


Ciudad de
Nueva York

Union Square
4 pm–A reunirse
5 pm–Mitin
6 pm–Marcha
Chicago
4 pm a 6 pm
Mitin en LaSalle y Jackson, 4 pm
Marcha, 5 pm
Cleveland
3 pm, a reunirse en Public Square
4 pm Marcha
Minneapolis/St. Paul
4:30 pm, mitin, The People's Plaza, 300 South 6th Street en Minneapolis
De ahí, una marcha


¡A través del país,
que el 28 de febrero sea un día de acción en masa para respaldar
al Movimiento Ocupar contra la represión!

#F28    #dontsuppressows    dontsuppressows.org    dontsuppressows@yahoo.com



Manifestación: 28 de febrero
Alto a la represión de Ocupar

 

Un llamado a la acción de masas contra la represión del Movimiento Ocupar

Lista parcial de firmantes:

Gbenga Akinnagbe, actor de la serie de HBO “The Wire”
Carole Ashley
Padre Luis Barrios

Lenni Brenner, historiador
Renate Bridenthal, profesora de Historia, Brooklyn College, CUNY, jubilada
Elaine Brower, El Mundo no Puede Esperar y Military Families Speak Out
Cynthia Carlson, artista
Lisa Clapier, Ocupar Los Ángeles
Nina Felshin, curadora independiente
Glen Ford, director ejecutivo, Black Agenda Report
Free Mumia Abu-Jamal Coalition, Nueva York
Harmony Hammond, artista
Camille Hankins, fundadora y directora, Win Animal Rights y No Kill New York
Robert Hass, Universidad de California-Berkeley, ex poeta laureado de Estados Unidos
Ray Hill, productor/anfitrión de Ray on the Raydio en un programa radial virtual, Houston, TX
Lee Siu Hin, coordinador nacional, Red Nacional de Solidaridad con los Inmigrantes
Rdo. Dr. James Karpen, Church of St Paul and St Andrew, Nueva York
Walda Katz-Fishman, profesora de Sociología, Universidad Howard
Chuck Kaufman, director ejecutivo, Alianza por la Justicia Global
Rdo. Earl Kooperkamp, St. Mary’s Episcopal Church, Harlem
Jim Long, artista
Waqas Malik, artista
Lydia Matthews, decana de Programas Académicos, decana adjunta de Parsons/profesora
Ann Messner, artista
Travis Morales
Dorinda Moreno,
Fuerza Mundial/FM Global/Hitec Aztec, Secretariado de enlace estadounidense, Tribunal Internacional de Conciencia de los Pueblos en Movimiento /TICPM
Nick Mottern, ConsumersforPeace.org y kNOwdrones.org
Alan Myerson, director de filme y tv
Red Nacional de Solidaridad con los Inmigrantes
Alexa O’Brien, U.S. Day of Rage
Scott Olsen, Occupar Oakland
Bradley Olson, psicólogo, activista
Rosemary O’Neill
Rdo. George E. Packard, obispo jubilado de la Episcopal Church for the Armed Services and Federal Ministries
Craig Phipps, ombudsman en la Casa Esperanza
Ann Ratner
Joel Ratner
Boots Riley,
The Coup & Street Sweepers Social Club
Suzanne Ross, PhD, psicólogo clínico
Rdo. Juan Carlos Ruiz, Nuevo Movimiento Santuario
Irving Sandler
Donna Schaper,
alta ministra, Judson Memorial Church
Cindy Sheehan
Alice Slater,
Nuclear Age Peace Foundation
Stephen Soldz, director, Center for Research, Evaluation, and Program Development, Boston Graduate School of Psychoanalysis*, ex presidente, Psychologists for Social Responsibility (PsySR)*
Rebecca Solnit
Bob Stein
Rdo. Max Surjadinata,
coordinador de área de los amigos de Sabeel América del Norte
David Swanson, warisacrime.org
Debra Sweet, directora, El Mundo no Puede Esperar
Dennis Trainor, Jr, guionista, productor y anfitrión de Acronym TV
Marina Urbach, curadora independiente, Other Projects, Nueva York
Nancy Vining Van Ness, directora, American Creative Dance
Jim Vrettos, profesor adjunto, John Jay College of Criminal Justice*
Vince Warren, director ejecutivo del Centro Pro Derechos Constitucionales*
Cornel West
World Can’t Wait
Coronela Ann Wright,
diplomática estadounidense jubilada, Veteranos por la Paz
Andy Zee, vocero, Libros Revolución-Nueva York
David Zeiger, Displaced Films

*Para fines de identificación

Descargue el volante de este Llamado con firmantes

En los últimos meses hemos presenciado algo muy distinto en Estados Unidos. Unas personas de muchos sectores de la sociedad se unieron para ocupar espacios públicos en casi mil ciudades en Estados Unidos. Se enfrentaron a la despiadada violencia de la policía, abrieron paso en medio de los confines de "la protesta acostumbrada" y sobre la marcha, construyeron comunidad. Aun ante los intentos de los medios de comunicación de poner en ridículo, distorsionar y satanizar las protestas, su mensaje básico empezó a cundir en el público. Las personas en todo el país —y aun en todo el mundo— prestaron atención y se animaron por los actos de esos manifestantes valientes y creativos.

Empezaron a cambiar las condiciones políticas del discurso; el modo de pensar congelado de los estadounidenses empezó a descongelarse. Plantarse contra la brutalidad y arrestos injustos se volvió una medalla de honor. La gente empezó a escuchar y leer las historias de algunas de las víctimas de esta crisis económica y a compartir las suyas. Sobre todo, al extenderse las protestas a ciudad tras ciudad, la ocupación de espacios públicos por la gente hizo abrir el debate y suscitó grandes preguntas entre millones de personas acerca de qué clase de sociedad es ésta y lo que debería ser. ¿Por qué existe tal pobreza y necesidad en medio de un pequeño grupo relativo de personas que amasan obscenas cantidades de riqueza? ¿Por qué parece que las instituciones políticas de la sociedad sólo sirven a ese grupito? ¿Por qué tantos jóvenes tienen la impresión de que tienen ante sí un futuro tan incierto? ¿Por qué sigue acelerándose la demente destrucción del medio ambiente? Al final, ¿qué se necesita para superar todo eso?

Aquellos que de hecho ejercen el poder en este país consideraron que estas protestas, y estas preguntas, son peligrosas, y reaccionaron en consecuencia. Vez tras vez aquellos que ejercen el poder violaron sus propias leyes y ordenaron que la policía rocíe gas pimienta, golpee con porras y dispare botes de gas lacrimógeno contra las cabezas de aquellos que no hacían sino de manera no violenta expresar su disentimiento y buscar comunidad. En las últimas semanas la situación alcanzó su punto álgido en los ataques coordinados y sistemáticos contra todas las ocupaciones principales. De hecho, la alcaldesa de Oakland admitió por la BBC, que había participado en conferencias telefónicas que coordinaron la estrategia nacional contra los ocupantes. Para colmo, en otra demostración flagrante de fuerza y poder ilegítimo, procuraron impedir que los periodistas y fotógrafos cubrieran estos actos de represión, a menos que estuvieran "encamados" con la policía.

Hablando directamente pero con la verdad, el estado planeó y desató una violencia y represión franca y sistemática contra unas personas que intentaban ejercer unos derechos que supuestamente están garantizados. Esta respuesta de parte de aquellos que ejercen el poder en esta sociedad es pura vergüenza desde el punto de vista moral y es profundamente ilegítima desde el punto de vista legal y político.

Hoy, este movimiento está en una verdadera encrucijada. ¿Acabará disperso, orillado hacia los márgenes o cooptado? ¿O volverá con más fuerza? Esta misma pregunta se presenta hoy, de manera muy nítida.

Hay algo que ya está claro: si se permitiera que siguiera en pie esta ola ilegítima de represión... si las autoridades lograran reprimir o marginar a este nuevo movimiento... si la gente de nuevo resultara "acorralada", en los sentidos literal y simbólico, la situación sería mucho peor. ES NECESARIO OPONERSE EN MASA A ESTA REPRESIÓN Y ECHARLA POR TIERRA.

Además, hay algo más que también está claro: los movimientos crecen y solamente pueden crecer mediante su respuesta a la represión con una movilización aún mayor y poderosa.

La necesidad de tomar acción es urgente.

Como primer paso en la necesaria repuesta, muy pronto tiene que haber una enorme movilización política por un día, o días, que diga ¡NO! a este intento de suprimir con brutalidad y violencia el pensamiento y la expresión. Ante todo, esta movilización debería darse en Nueva York, donde nació el movimiento... pero a la vez debería repercutirse poderosamente por todo el país y sí, todo el mundo. Éste es un llamado a llevar a cabo enormes manifestaciones, pronto, en espacios públicos en que puedan tener el máximo impacto y efecto sobre la sociedad y en que las autoridades no puedan acorralar, reprimir y de otro modo intentar marginar a estas manifestaciones.

Estas manifestaciones tienen que ser lo suficientemente grandes como para demostrar claramente que la gente no tolerará lo intolerable... que la gente no se acomodará a lo que es tan manifiestamente injusto. Tales manifestaciones, junto con las iniciativas para llegar al pueblo y construirlas, pueden sacar a muchas más personas de la simpatía pasiva hacia el apoyo activo y pueden despertar e inspirar a otros millones de personas que todavía no han estado tocadas. Tales manifestaciones pueden responder poderosamente a los esfuerzos del "1%" de aplastar y/o desviar este movimiento amplio. Los miles y miles de personas en las calles, en acciones conjuntas, pueden hacerse de nueva iniciativa y cambiar la ecuación política entera. Las cuestiones urgentes que Ocupar ha planteado, y otras cuestiones urgentes que están por plantearse en este movimiento, pueden volver a repercutir, de manera más poderosa que antes.

No puede continuar sin respuesta la represión del movimiento Ocupar. A actuar.

 

* * * * *

Las siguientes Asambleas Generales adoptaron por consenso el Llamado a la acción el 28 de febrero:

NYCGA (Ocupar Wall Street) • Ocupar Chicago • Ocupar Cleveland • Ocupar Houston • Ocupar Minneapolis • Ocupar St. Paul

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/we-are-on-a-mission-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Estamos en una misión

Estamos en una misión para llevar a BA a Todas Partes. Una misión para conectarnos con aquellos que están profundamente inconformes con lo que pasa en esta sociedad y en el mundo y para encontrar las formas de desafiar la opinión común de que este sistema capitalista es lo mejor que la humanidad puede alcanzar. Una misión para recaudar muchísimo dinero para proyectar la visión y obra de Bob Avakian por toda la sociedad. Le damos la bienvenida y además nos proponemos suscitar controversia y contienda sobre las grandes cuestiones de la revolución.

Un llamado a las y los lectores:

Al desarrollarse la campaña, la salpicarán intensos esfuerzos de recaudar plata a fin de dar saltos sobre la marcha. En momentos álgidos, grandes cantidades de personas a través del país deberían unirse y se unirán para alcanzar las importantes metas económicas fijadas para proyectos como la promoción de la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) o para llevar la Gira del Autobús Lo BAsico a nivel nacional, tal como hicieron en 2011 cuando cientos de individuos trabajaron colectivamente a nivel nacional para recolectar el dinero para la película Con motivo de la publicación de Lo BAsico: Una celebración de revolución y la visión de un mundo nuevo o al fin del año cuando en fiestas por todas partes, se recaudó dinero para el proyecto piloto de la Gira del Autobús Lo BAsico.

Pero solamente es posible maximizar al alcanzar esas metas importantes y el impacto en toda la sociedad de tal recaudación nacional concentrada de fondos, al vincularlo con todo un movimiento empeñado en una misión de llevar BA a Todas Partes, un movimiento que halle las formas de ampliar su alcance, atraer a nuevas fuerzas a la campaña y recaudar plata constantemente y de muchas formas. Para llevar a cabo un cambio radical y fundamental del ambiente social y político de este país entero mediante la proyección de toda la visión y marco de BA en todos los rincones de la sociedad, es necesario tener esta dinámica o compenetración entre el movimiento BA en Todas Partes y estos momentos álgidos nacionales. Por ejemplo, una de las seis grandes ideas nuestras es facilitar que Raymond Lotta, Sunsara Taylor y Carl Dix recorran los planteles, contendiendo con todos en debates y diálogos. Pero para maximizar estas oportunidades, es crítico que la campaña BA en Todas Partes, y Lo BAsico, tengan un gran impacto en estas escuelas. Sacar anuncios en Facebook y escribir cartas a los periódicos universitarios. Hablar ante clases. Estimular debates en las residencias estudiantiles y comedores. Organizar actos de recaudación de fondos e incorporar a estudiantes que se aproximen a BA y la revolución. De ahí, con el zumbido ya de los estudiantes en torno a BA, el impacto será aún mayor cuando Lotta, Taylor o Dix se presente en un plantel en una conferencia. Mediante estos esfuerzos junto con las actividades mensuales de recaudación de fondos que se organicen, se recaudarán los fondos para llevarlos a los planteles.

Como decimos en un editorial anteriormente este año: "Lograr nuestras metas depende no solamente de recaudar muchísimo dinero sino de la manera de recoger esos fondos. La publicidad y promoción en sí no hará muy conocido el nombre de Bob Avakian. Alcanzar nuestras metas depende de quienes se acercan a esta batalla y de qué maneras y formas. Es crítico para la gente adentrarse en BA y específicamente en Lo BAsico. Esta campaña debe alcanzar a una amplia gama de personas, desde aquellos con muy pocos recursos hasta aquellos con recursos importantes, así como todos los de en medio".

Así que, ¡manos a la obra! Que sean bienvenidos el debate y la controversia. Encontremos las formas de llevar BA a Todas Partes, forjar un movimiento que aproveche todo camino para llevar esta campaña a todas partes. ¡Hagamos que BA sea conocido por toda la sociedad!

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/261scenes-from-ba-everywhere-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Escenas de BA en Todas Partes

Iniciamos aquí un nuevo artículo semanal, "Escenas de BA en Todas Partes", el que describirá los últimos acontecimientos de esta campaña multifacética y las muchas maneras en que recauda fondos y lleva toda la visión y marco de BA a todos los rincones de la sociedad. El periódico Revolución es el eje de los esfuerzos BA en Todas Partes, publicando informes de los que están participando en la campaña. Revolución juega un rol central en forjar una red organizada de personas a través del país uniéndose para hacer que BA llegue a ser muy conocido en la sociedad. Instamos a todos nuestros lectores a mandarnos sin demora correspondencia sobre lo que están haciendo como parte de la campaña.

Programa en Libros Revolución-Nueva York sobre el reto de Lotta a Žižek

8 de febrero. Raymond Lotta vino a Libros Revolución-Nueva York para lanzar su reto al filósofo y teórico cultural Slavoj Žižek a un debate. Ochenta personas participaron en una discusión crucial y agudamente reñida. Žižek, que se ha presentado como una voz del pensamiento radical de estos tiempos, ha lanzado un ataque sin escrúpulos contra la nueva síntesis del comunismo de BA y el PCR. Lotta ha respondido con una polémica fundamentada (la que se publicó en este periódico y en línea en revcom.us) y un reto público a Žižek a un debate sobre "la naturaleza del imperialismo, las perspectivas de una revolución y lo que significa el proyecto comunista". Después de una presentación con cortos de video de una entrevista televisiva a Žižek, Lotta invitó al público a una muy intensa sesión de preguntas y respuestas de hora y media, con un debate agudo entre Lotta y unas personas que defendían a Žižek, e intercambios entre los miembros del público.

Una velada increíble

De un partidario de Revolución: "Una increíble reunión de tres generaciones de inmigrantes tuvo lugar en una fiesta para recaudar fondos para mandar Lo BAsico a presos/as. Fue magnífico. Todos estaban familiarizados con la prisión. Unos la han experimentado de primera mano y la mayoría tienen seres queridos que la han experimentado. La gente trajo comida y postres y se alegraba de asistir. La fiesta fue un éxito, recaudando $300. Eso significaba mucho considerando que los fondos eran de personas que luchaban para mantenerse a flote..."

De un preso: "Me inspiraba a ser yo mismo un comunista"

Pasaje de una carta reciente de un preso que ha estado estudiando las obras de Bob Avakian: "Todos los libros que me han mandado ya han tenido un impacto tremendo en la manera en que veo el mundo, y en el papel que debo tomar. He leído literatura comunista en el pasado, pero sólo al leer Revolución y las obras de Bob Avakian me inspiraba a ser yo mismo un comunista. Prefiero leer tan ampliamente como sea posible, y ha sido muy poco probable que yo promueva los puntos de vista de cualquier individuo particular por encima de aquellos de una gama muy amplia de otros. He hecho una excepción necesaria en el caso de Bob Avakian. He venido a reconocer que la dirección que él da es indispensable en la lucha por un mundo mejor. He recomendado Lo BAsico para todos mis seres queridos en las calles y lo he estado discutiendo con todos los presos anuentes de escuchar. Es posible que nunca se me hubiera remediado mis puntos de vista pesimistas del futuro si no fuera por Bob Avakian y el PCR".

Discutiendo la obra de BA con artistas

De un lector: "La semana pasada, tuve la oportunidad de reunirme con media docena de artistas que han estudiado en grados distintos y desde perspectivas distintas la obra de Avakian. De forma colectiva escuchamos la entrevista que Michael Slate le hizo a BA sobre la Revolución Cultural de China y el papel del artista y la efervescencia en la nueva sociedad socialista (lo que acaba de salir en el periódico Revolución). ¡La discusión estuvo viva y abarcó mucho terreno! He aquí sólo un poco de lo que tratamos: ¿Cómo se debería abordar esta historia y es necesario discutirla de manera tan compleja? ¿Qué es la responsabilidad del artista hacia la sociedad y cómo deberíamos entender 'el arte político'? ¿Puede ejercer una influencia el arte abstracto, cuyo sentido tal vez no sea fácilmente entendible? ¿En la nueva sociedad socialista en la concepción de Avakian, cómo se trataría el arte que es racista o misógino? La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) habla de arte que puede financiarse a sí mismo, pero en ese caso ¿qué será el papel de las amplias masas en el debate en torno a ese arte? ¿Cómo entendemos ese proceso? ¿Y qué de la responsabilidad del artista hoy? ¿Se debería hacer el arte "más accesible" en forma y/o contenido para 'atraer un público'?

"Fue divertido y vigorizante. Una discusión con la profundidad de la cual mucha gente tiene sed. Fue otro importante ejemplo de lo que puede surgir mediante el estudio y debate sobre la obra de Avakian y las cuestiones candentes que él trata".

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/riders_on_the_basics_bus_tour-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Informe sobre los viajeros de la Gira del Autobús Lo BAsico

La Gira del Autobús Lo BAsico (proyecto piloto) salió de Los Ángeles (LA) hace una semana y media. Desde Watts y Pico Unión en LA, conducimos a sitios más lejanos del sur de California donde el movimiento para la revolución y la visión y obra de Bob Avakian no llegan sistemáticamente o ni llegan. La gira, con decoraciones llamativas, está esparciendo la revolución y la voz de BA a aquellos que le tienen sed en estas áreas distantes. Estamos en una misión de llegarle a una amplia gama de personas. Estamos hablando en las aulas, intercambiando con aquellos del movimiento Ocupar y yendo a los barrios pobres y cenando con los unitarios en su iglesia. Estamos poniendo grandes carteles en las plazoletas de las universidades y en las ventas de garaje. Nuestro mensaje: "No se puede cambiar el mundo sin conocer lo BAsico". "¡Éntrele a BA!". Mientras escribimos, estamos ahora en el norte de California y hemos pasado unos días en la Universidad de California-Davis, de infamia internacional por el policía que brutalmente esparcía gas pimienta a los estudiantes de Ocupar que estaban inmóviles sentados en el suelo.

Lo que sigue son algunas escenas instantáneas:

El condado de Orange

El condado de Orange ha sido el bastión icono del conservatismo por más de medio siglo. Es el hogar de Disneylandia y la infame iglesia fundamentalista Saddleback. Pero durante las últimas dos décadas, esta fortaleza de los conservadores ha cambiado desde que una gran cantidad de inmigrantes se han mudado allá. Existe también un sector rebelde de la juventud blanca y una cultura punk.

Mientras Orange es ahora más del 30% latino, los negros son menos del 2% de la población. Es una epidemia los incidentes de Negros Al Volante. Un hombre negro, caminando a su camioneta, recibió un disparo de muerte por agentes del sherifato cerca de la secundaria San Clemente. Manuel Levi Loggins, un marine, estaba en su diaria caminata de oración temprano en la mañana con sus hijos antes de ir a la escuela. Un informe de los medios dijo que encontraron su Biblia empapada de su sangre.

El mercado del condado de Orange

El domingo conducimos al mercado del condado, pusimos unos letreros y carteles y anduvimos alrededor. Vimos muchas cosas con los colores rojo, blanco y azul: incluyendo un puesto del Partido Republicano con un letrero "Si a la libertad, no al socialismo. Regístrese a votar aquí". Nuestro puesto con el autobús Lo BAsico como telón de fondo, atrajo muchas miradas y caras sorprendidas. Algunos lo odiaron. "El comunismo es para las hormigas. Me gusta la libertad y mi libre voluntad: no viviré en una colonia de hormigas", gritaba un blanco treintón. Otro blanco al escuchar las dos primeras citas de Lo BAsico sobre la esclavitud, se enojó y dijo que estaba "cansado de sentirse culpable". Una latina nos vio y exclamó "se acerca el fin de los tiempos. No necesitamos una revolución. Todas las cosas están en las manos de Dios. Todo está escrito". Respondimos: "La noción de un dios, o dioses, la inventó la humanidad en su infancia debido a la ignorancia". (Lo BAsico 4:17)

Otros eran más abiertos y a algunos les fascinó que hubiéramos venido. Un joven latino que nos vio rodando por su casa esa mañana compró Lo BAsico y estaba entusiasmado de habernos conocido. Una latina que compró el libro después de leer la cita "¿por qué gente de todo el mundo viene aquí?" (Lo BAsico 1:14), dijo que ella no estaba acostumbrada a escuchar hablar de esas cosas. Un inmigrante que asistió al Foro Social Mundial nos preguntó: "¿qué piensan ustedes de Marx, Noam Chomsky, Fidel Castro, Chávez?". Compró la charla Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es para chequear a BA. Muchas personas se detuvieron para leer el cartel Tres Strikes y fuera1. Dos personas que leyeron la cita compraron el libro.

Los unitarios de Anaheim

Una iglesia unitaria de Anaheim ofreció una cena con pizza para los del autobús y dieron contribuciones de dinero y comida para la gira. Después de la cena, los viajeros hicieron un programa corto, diciéndole a la gente de que se trata la gira y pidiendo apoyo financiero, leyendo citas de Lo BAsico del capítulo 2 "Un mundo completamente nuevo — y mucho mejor" y presentando una obrita teatral de "Todo gastado y trillado" que la gira ha estado desarrollando. Una agitada y estimulante discusión partió de ahí. La gente en el salón, la mayoría de 50 años o más, venían de diferentes lugares y jalaban la discusión en diferentes direcciones al mismo tiempo. ¿De qué se trata Lo BAsico y la gira? Hablemos sobre la revolución, socialismo y comunismo. El comunismo ha sido muy atacado y vilipendiado... ¿por qué tenemos que seguir usando el nombre "comunista"? ¿De qué trató la última protesta en Anaheim? Y ¿el paso a seguir del movimiento Ocupar? Lo discutimos todo.

El evento del libro Lo BAsico en Santa Ana

Santa Ana, la ciudad capital de Orange, tiene el más alto porcentaje de hispanoparlantes que cualquier otra en Estados Unidos. La Librería Martínez Books & Art Gallery (de acuerdo a su página web) es el más grande vendedor de libros en español de Estados Unidos. Cerca de 15 personas llegaron a la lectura, incluyendo un grupo de jóvenes de secundaria. Esos estudiantes estaban animados de conocernos y en especial hablaban de "Imaginemos que tuviéramos arte y cultura completamente diferentes..." (Lo BAsico 2:8) Un hombre de la Ciudad de México que compró Lo BAsico en un parque cercano esa mañana vino a la lectura. Ya había leído una buena parte del libro y comentó las secciones que le impresionan: sobre la religión, la toma del poder y conocer la experiencia del socialismo. "Esas son grandes soluciones a grandes problemas". Dijo que teníamos llegar a más jóvenes, a las escuelas, que "este libro tiene que llevar a la gente de todo el mundo".

Universidad de California-Davis

Un día o más antes de nuestra llegada a Davis ya se tenían noticias de la gira que suscitaron interés en la universidad. Después de escuchar de la gira, una persona ayudó a organizar una presentación del libro en la librería de la universidad y trató de hallar la manera de meter nuestro autobús completamente decorado dentro de la misma universidad. Llamadas a la emisora radial universitaria para hablar sobre la gira inspiraron a un número de DJ y a otros a correr la voz a sus amigos y otros DJ, animándolos a chequearla y, si fuera posible, mencionarla en sus programas.

Mientras que nos acercábamos a Davis, llamamos a la emisora y salimos al aire en su programa Local Dirt sobre el medio ambiente. Leímos la cita sobre "Este sistema y aquellos que gobiernan... No les importa nada de la exquisita diversidad en el medio ambiente y en la tierra...Ellos no son capaces de ser quienes cuidan este planeta". Hablamos sobre la Gira del Autobús y Lo BAsico y anunciamos que íbamos a estar en el plantel al día siguiente. Durante los dos días ahí, pegamos citas del libro en los edificios y en otras áreas de mucho tráfico temprano en la mañana y después nos pusimos una mesa en la plazoleta. La gente veía nuestra mesa y pancarta gigante de la cubierta de Lo BAsico. Querían saber sobre las citas, Lo BAsico y quién es Bob Avakian.

Otros estaban claramente muy incómodos de que estuviéramos allí, incluyendo a una mujer de un grupo pro-Israel de la universidad que estaba ofendida por una imagen que mostramos de la limpieza étnica a los palestinos junto con la cita de BA: "Después del Holocausto, la peor cosa que le ha sucedido al pueblo judío es el estado de Israel".

Otros, incluyendo una estudiante con una máscara de gas colgada del hombro, les gustó lo que veían y se detuvieron para platicar. Muchos recién se han despertado a la política por el incidente del gas pimienta. Algunos que vieron la cita sobre el rol de la policía nos preguntaron, si todavía existiera la necesidad de la policía, ¿cómo sería diferente su rol en la sociedad socialista? Les mostramos la cita sobre Tyisha Miller (Lo BAsico 2:16) que habla sobre cómo, cuando el proletariado tenga el poder y en una futura sociedad socialista, la policía del pueblo jugará un rol fundamentalmente diferente en la sociedad y dará primero su vida que "matar sin sentido a uno de las masas".

Un profesor expresó grandes diferencias con lo que estábamos diciendo, después nos invitó a ir a su clase, donde tuvimos 30 minutos de discusión sobre Lo BAsico, respondiendo a preguntas sobre la revolución, la experiencia de la historia del socialismo y el comunismo. Usamos citas de Lo BAsico sobre algunas de esas preguntas. Pero dijimos que no íbamos a tratar y que no era posible responder a todas esas preguntas en el tiempo limitado que teníamos. El desafío era que ellos participaran en algo muy radical y radicalmente diferente: entrarle a Lo BAsico y a Bob Avakian.

Una discusión con un estudiante radical

Varias veces habíamos visitado a los estudiantes que estaban protestando frente al banco en la universidad, bloqueando la entrada, pero no habíamos mantenido ninguna conversación seria. Por eso decidimos volver para hablar antes de irnos. Una mujer nos preguntó: "Pues, me di cuenta que ustedes hacen mucha alharaca sobre Bob Avakian, ¿que no? ¿Por qué Bob Avakian?", pero antes de que pudiéramos empezar, su amigo llegó y ella tuvo que irse. Otra joven dijo desdeñosamente: "Realmente, él no tiene mucha relevancia por lo que se refiere a lo que está pasando...." Le preguntamos si había leído una obra de BA y nos dijo: "No". Así que le pusimos un reto, diciéndole que no es correcto rechazar algo de forma tan superficial ¡sin saber nada de ello! Le dijimos que en el libro hay cosas que ella ignoraba y necesitaba chequear de manera seria. Se puso colorada un poco y se fue, pero esto motivó a su amigo a acercarnos y conversar.

La conversación abarcó temas desde cómo evaluar correctamente la historia de la experiencia socialista anterior hasta cómo las masas llegan a tener conciencia de clase. En algún momento del estire y afloje, quedó claro que no estábamos hablando de la misma cosa. Aunque el estudiante usaba muchas veces la palabra "revolución", lo que describía no era una revolución sino levantamientos y rebeliones. Mencionó Grecia y Egipto y dijo que las masas allá hizo "todo eso" sin una organización de vanguardia. En respuesta, leímos Lo Basico 6:2: "El tipo de organización que se necesita depende de lo que se trata de hacer. Si lo único que se propone hacer es llevar a cabo unas cuantas reformas, si no se trata de enfrentarse en serio al sistema entero y lidiar con él, si no se trata de hacer una revolución y transformar la sociedad y el mundo, no se necesita este tipo de partido de vanguardia".

Gafas protectoras

El primer día en Davis una joven corrió hacia nosotros muy emocionante: "Ustedes son como Ocupar pero con dirección y organización, ¿correcto?" Hablamos con ella y le mostramos Lo Basico. Salió corriendo al cajero automático y volvió para comprar el libro. Al día siguiente vino a ayudar con la mesa, llamando periódicamente a un estudiante transeúnte: "Oye, ¿quieres saber de la revolución y el comunismo?" Nos sentamos en el césped para platicar y ella sacó una sudadera roja con un martillo y hoz que ella había cosido y la colocó sobre las rodillas.

Estaba en la plazoleta el día del incidente del gas pimienta. "Yo me tenía puestas gafas protectoras, y estaba allí cuando el teniente Pike empezó a echar gas pimienta sobre los estudiantes sentados en el suelo. ¡No lo podía creer! Cuando eso pasó, los demás empezamos a acercarnos, y el oficial se friqueó, se dio la vuelta y nos echó gas pimienta también. Se le acerqué con una cámara, tratando de hacer el papel de observador legal y creo que Pike vio mis gafas y eso lo enfadó y me dio con el gas justo en la cara. Me sentí como, 'me hizo escocer mucho, pero me están bien los ojos', así que tomé una magnífica foto de él".

Había empezado a leer Lo Basico, "Sí, el mundo está realmente jodido, y este país está hecho una mierda. Estoy realmente de acuerdo con eso". Dijo que quería entender mejor lo que quiere decir revolución. "Algunas personas que conocí en Ocupar dicen que su misión es la revolución, en realidad no la es, pero sí les respeto por su foro abierto y el intercambio de ideas: que las personas tengan la oportunidad de decir lo que quieran. Es un lugar donde uno puede hablar de cosas como el comunismo sin que te callen tus pares. Pienso que es un rompe-hielos. De veras, no creo que la universidad hubiera permitido que ustedes vinieran aquí y vendieran este libro si no fuera por Ocupar.... NO quieren otro incidente como el del teniente Pike", se rió. "¡Gracias, teniente Pike!"

Nos hablamos sobre las citas en el Capítulo 3 de Lo Basico, "Haciendo la revolución" y la estrategia para la revolución.

Dijo que Lo Basico "es muy específico: habla de la metodología, lo que considero realmente importante". Dijo que le gustó mucho el primer capítulo pero ha encontrado a muchas personas que "dicen que no quieren saber de los horrores del mundo". Hablamos con ella sobre eso y el capítulo 4, "Conociendo el mundo", y que conocer la realidad sin temor con el pensamiento científico y crítico es una parte esencial de Lo BAsico de hacer la revolución y cambiar el mundo.

Mientras toda clase de interrogante le seguían circulando en la cabeza, está pensando en otras personas con que puede reunirse para discutir las ideas en el libro y habló de poner citas de Lo BAsico en Facebook y que quiere ayudar a introducir el libro en la biblioteca de la universidad. Se quedó con la mesa hasta que tuvimos que empacarla e irnos.

La próxima parada es Berkeley y el Valle Central, uno de los centros agrícolas del país... ¡que permanezcan sintonizados! Ver novedades [en inglés] en nuestro diario digital: basicsbustour@tumblr.com.

1.  "El libro de Michelle Alexander, The New Jim Crow, Mass Incarceration in the Age of Colorblindness, ha arrojado una luz brillante y muy necesaria sobre la realidad de la profunda injusticia que se halla en el mero meollo de este país.
     "Lo que me lleva de vuelta a un punto muy básico:
     "¿Qué ha representado este sistema, en este país, en toda la historia de su tratamiento del pueblo negro?
     "En primer lugar, la Esclavitud... Luego, Jim Crow... la segregación y el terror del Ku Klux Klan... Y hoy, El Nuevo Jim Crow — la brutalidad y el asesinato por parte de la policía, la criminalización al por mayor y el encarcelamiento en masa y, una vez más, la discriminación legalizada.
     "Ahora le toca a este sistema: ¡Tres strikes y fuera!" [regresa]

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/funds-to-take-ba-everywhere-to-south-by-southwest-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Se requieren fondos urgentemente para llevar la campaña BA en Todas Partes a la conferencia y festival de música South by Southwest (SXSW) a principios de marzo

SXSW (del 9 al 18 de marzo) es uno de los festivales más grandes y más conocidos en el mundo. Asisten más de 100.000 personas cada año y este año presentará música de más de 2.000 bandas y actos musicales de 55 países, junto con películas, paneles de discusión y más. En la estela y aprendiendo de la experiencia y el impacto positivo del proyecto piloto de la Gira del Autobús Lo BAsico en California, un equipo se está preparando para ir a Austin, Texas para llevar la campaña de BA en Todas Partes a la gente del SXSW. Hacer esto con éxito significa llevar muchas copias de Lo BAsico/Basics y también mucho material de promoción de Lo BAsico. Un objetivo especial del equipo es promover y popularizar "Todo trillado y gastado", un número de palabra hablada del líder y pensador comunista revolucionario más radical, Bob Avakian, con música de William Parker, uno de los más destacados músicos de free jazz en el mundo de hoy.

Se requieren pronto $5.000 para imprimir material de promoción. Alcanzar esta meta por medio de recaudación de fondos de diferentes formas depende de usted y de otros a través del país que están en la misión de la campaña de llevar en grande la campaña BA en Todas Partes. Sin recoger los fondos necesarios, en el sentido literal se perderá la oportunidad de llegar a los miles que necesitan conocer a BA y su obra. Enviar contribuciones a RCP Publications, Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654-0486, destinadas a la promoción de Lo BAsico.

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/avakian-democracy-concentrating-some-essential-understanding-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Un pasaje de

Forjar otro camino

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Nota de la redacción: A continuación publicamos un pasaje de un discurso que dio Bob Avakian a un grupo de simpatizantes del PCR en el otoño de 2006. Se puede descargar el discurso completo en revcom.us/chair_s.htm.

Democracia: Sintetizando algunos puntos esenciales

Ahora quisiera hablar de dos declaraciones breves sobre la democracia que publica con regularidad el periódico Revolución. Una es de dos oraciones y la otra de tres, y son una tentativa mía de captar aspectos esenciales de la realidad, y de concentrar de modo científico buena parte de la complejidad de esa realidad. Especialmente a la luz de lo que está sucediendo en el mundo hoy y de los argumentos que se propagan para justificar lo que hacen en el mundo el gobierno de Bush (y el imperialismo estadounidense en general), vale la pena examinar más a fondo estas declaraciones.

  

La esencia de lo que existe en Estados Unidos no es la democracia, sino el capitalismo-imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen. Lo que Estados Unidos lleva al resto del mundo no es democracia, sino imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen.

Lo BAsico 1:3

Veamos primero la declaración de dos oraciones; la primera oración comienza así: "La esencia de lo que existe en Estados Unidos no es la democracia, sino el capitalismo-imperialismo...". Ahora, uno podría enfrascarse en argumentos sobre esa declaración si no la entiende correctamente, y especialmente si la aborda de manera dogmática. [Con voz sarcástica:] "Pensé que dijiste que en Estados Unidos hay democracia, pero que es democracia burguesa". Sí, pero fíjense bien: esto se refiere a la esencia de lo que existe. Recalca que para entender las fuerzas esenciales y motrices de la sociedad, no se debe mirar la superestructura de la política e ideología —y no se debe mirar lo superficial— pero, ante todo, la base económica.

Eso es lo que recalca la primera oración completa: "La esencia de lo que existe en Estados Unidos no es democracia, sino capitalismo-imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen". Esas estructuras políticas podrían ser democráticas (o sea, democrático-burguesas) o podrían ser fascistas (o podrían ser la una en nombre de la otra). ¿Pero cuál es la esencia? ¿Y qué es lo fundamental?

La declaración continúa (la segunda oración es): "Lo que Estados Unidos lleva al resto del mundo no es la democracia, sino el imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen". Esa es la esencia de lo que difunden por todo el mundo. Las estructuras para imponer ese imperialismo podrían ser la familia real de Arabia Saudita — o una forma de gobierno democrático-burgués que descarta a la familia real. ¿Pero cuál es la esencia? ¿Cuáles son las fuerzas motrices? Es el imperialismo —el sistema capitalista en la etapa del imperialismo— un sistema mundial de explotación bajo el dominio del capital regido por las leyes de la acumulación capitalista, condicionado por el predominio de los monopolios, la inversión/exportación internacional de capital, el reparto del mundo entre los países imperialistas y la gran división del mundo en un puñado de países imperialistas y una enorme cantidad de naciones colonizadas y oprimidas.

  

En un mundo de profundas divisiones de clase y grandes desigualdades sociales, hablar de la “democracia” sin señalar su carácter de clase y a qué clase beneficia no tiene sentido o tiene implicaciones peores. Mientras exista la sociedad dividida en clases no puede haber “democracia para todos”: dominará una clase u otra, y la clase que gobierna defenderá y promoverá el tipo de democracia que concuerde con sus intereses y metas. Por eso, debemos preguntar: ¿qué clase dominará y si su gobierno, y sistema de democracia, sirve para continuar las divisiones de clase, y las relaciones de explotación, opresión y desigualdad que corresponden a estas, o lleva a abolirlas?

Lo BAsico 1:22

La declaración de tres oraciones sobre la democracia resalta puntos esenciales íntimamente relacionados con las dos oraciones que acabo de citar. He dicho varias veces que si yo estuviera enseñando un curso sobre el tema (sobre la naturaleza de la democracia y su relación con el carácter fundamental de la sociedad, basado en el sistema económico), leería esas tres oraciones y el resto del curso constaría de: explíquenlas. Porque esas tres oraciones concentran muchísimo que es muy importante comprender — y que no se entiende en general. ¿Cuántas personas de veras han bregado con la sustancia de esto? ¿Y cuántas personas necesitan hacerlo? Veamos entonces estas tres oraciones.

La primera es: "En un mundo de profundas divisiones de clase y grandes desigualdades sociales, hablar de la 'democracia' sin señalar su carácter de clase y a qué clase beneficia no tiene sentido o tiene implicaciones peores". ¡Cuánto más adelantados estaríamos si un sector grande de la población entendiera la esencia de eso! A menudo bromeo que una de las primeras cosas que debería hacer el nuevo estado revolucionario —la dictadura del proletariado— en cuanto triunfe la revolución socialista es prohibir la palabra "democracia" por 10 años, porque ha sido la fuente de tantos malentendidos y confusión. Pero, a fin de cuentas, esa es una broma y para que quede claro — no se puede hacer y no se debe intentar por muchas razones. Pero existe una gran cantidad de malentendidos y confusión sobre la cuestión de la democracia, y mucha gente, una y otra vez, ve toda clase de espejismos al respecto. Si un sector importante diera un salto a entender solo esta oración, imagínense cuánto más adelantados estaríamos.

La declaración continúa (la segunda y tercera oraciones dicen): "Mientras exista la sociedad dividida en clases no puede haber 'democracia para todos': dominará una clase u otra, y la clase que gobierna defenderá el tipo de democracia que concuerde con sus intereses y metas. Por eso, debemos preguntar: ¿qué clase dominará y si su gobierno, y sistema de democracia, sirve para continuar las divisiones de clase, y las relaciones de explotación, opresión y desigualdad que corresponden a éstas, o lleva a abolirlas?".

Repito, si persuadimos a las personas de bregar con esta declaración y si empiezan a entenderla, estaremos mucho más adelante. Esto no solo es importante como la abstracción teórica que es. Es sumamente importante bregar con esto como abstracción teórica. Pero también está íntimamente ligado con lo que está sucediendo en el mundo y con importantes luchas que hay que librar en el mundo hoy. Entender esto —captar la esencia de lo que sintetiza y concentra— o dejarse embaucar por los espejismos que se fomentan en oposición, es de suma importancia, literalmente con respecto a qué rumbo tomará el mundo. Porque el hecho es que no solo los imperialistas no entienden su propio sistema. Pero, sin negar las cosas positivas y las contribuciones que hacen y aportan, la verdad es que los muchos reformistas, populistas y demócratas que hay en el terreno político tampoco lo entienden.

Para ilustrar más los puntos esenciales, quiero mencionar otra gran cita de Marx (y en este caso de Engels también) sobre los tenderos. Como saben, Marx hizo una observación muy penetrante sobre la relación entre los intelectuales democráticos y los tenderos. Dijo que, en su vida cotidiana están a un mundo de distancia el uno del otro, pero comparten una unidad esencial: en su manera de pensar, los intelectuales democráticos no van más allá de donde van los tenderos en los asuntos prácticos; el uno, en la esfera teórica, y el otro, en la esfera del intercambio de mercancías, no van más allá del "estrecho horizonte del derecho burgués"1. La otra cita a la que me refiero es de La ideología alemana:

"Mientras que en la vida vulgar y corriente cualquier tendero es capaz de distinguir entre eso que cada uno pretende ser y eso que es en realidad, nuestra historia no ha podido llegar aún a formas tan elementales de conocimiento. Cree al pie de la letra lo que cada época explica sobre sí misma y las ilusiones que se hace sobre ella misma"2.

Esto capta algo muy profundo. ¿Cuántas personas conoce usted que aceptan lo que cada época, y en particular esta época, dice sobre sí misma al pie de la letra, y cree todo lo que se imagina de sí misma como si fuera verdad? ¿Con cuántas personas nos encontramos en el curso de nuestro trabajo que, como dije en la polémica contra K. Venu3, toma más en serio la democracia burguesa que la propia burguesía y, de diversas maneras en su modo de pensar y práctica, trata de perfeccionar esa democracia burguesa y convertirla en algo que no es y que no puede ser?

Esto vuelve a las dos oraciones y las tres oraciones que cité. Hay tanta gente que acepta al pie de la letra lo que dice de sí esta época en particular, la época burguesa, y que no va más allá de la superficie para llegar a la esencia — a las relaciones y dinámicas subyacentes que impulsan las cosas y establecen los cimientos del sistema y las instituciones políticas así como la cultura e ideología predominantes de cualquier sociedad y cualquier época y que en última instancia determinan su naturaleza. ¿Cuántas personas pasan por alto o simplemente ignoran la realidad fundamental de que en cualquier sociedad en cualquier época, hay que ver las estructuras, las instituciones y los procesos políticos precisamente en relación con la base económica subyacente y las dinámicas que parten de esa base económica — en las relaciones y contradicciones impulsoras que caracterizan a esa base económica? ¿A cuántas personas todavía es necesario convencer de ver el mundo de esa manera?

1. Este punto de Marx acerca de los tenderos y los intelectuales democráticos (resumido aquí) es del ensayo El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. He aquí el punto completo:

"...No vaya nadie a formarse la idea limitada de que la pequeña burguesía quiere imponer, por principio, un interés egoísta de clase. Ella cree, por el contrario, que las condiciones especiales de su emancipación son las condiciones generales fuera de las cuales no puede ser salvada la sociedad moderna y evitarse la lucha de clases. Tampoco debe creerse que los representantes democráticos son todos tenderos o gentes que se entusiasman con ellos. Pueden estar a un mundo de distancia de ellos, por su cultura y su situación individual. Lo que les hace representantes de la pequeña burguesía es que no van más allá, en cuanto a mentalidad, de donde van los pequeños burgueses en modo de vida; que, por tanto, se ven teóricamente impulsados a los mismos problemas y a las mismas soluciones a que impulsan a aquéllos prácticamente, el interés material y la situación social. Tal es, en general, la relación que existe entre los representantes políticos y literarios de una clase y la clase por ellos representada". (Marx, El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, Marx y Engels, Obras escogidas, Tomo 1, p. 434, Editorial Progreso, Moscú, 1973, énfasis en el original) [regresa]

2. Este pasaje de La ideología alemana lo cita el artículo "Sobre Imperio, de Negri y Hardt: ¿Comunismo revolucionario o 'comunismo' sin revolución?", en la revista Un Mundo Que Ganar #2006/32. Este artículo tiene un análisis importante de la concepción del mundo y las posiciones políticas básicas de los libros Imperio y Multitud, y una polémica en contra de ellos: Michael Hardt y Antonio Negri, Imperio (Editorial Paidós SAIFC, Buenos Aires, Argentina, 2002) y Michael Hardt y Antonio Negri, Multitud (Random House, Mondadori, Barcelona, España, 2004) [regresa]

3. K. Venu era un "maoísta" de India que, en cierto momento, a raíz de los cambios en la Unión Soviética que inició Gorbachov y los sucesos de la plaza Tiananmen en China a finales de los años 80, empezó a analizar de manera esencialmente negativa la experiencia histórica del socialismo del siglo 20, tanto en la URSS como en China. Venu adoptó una posición que, a fin de cuentas, sostiene que la democracia burguesa es el objetivo más alto que se puede lograr — y oculta el hecho de que la democracia burguesa es en realidad una forma de dictadura burguesa y que el estado socialista, la dictadura del proletariado, crea una democracia mucho más amplia y profunda para las masas populares, pero de manera aún más fundamental, este estado socialista es esencial y establecen los vehículos para el avance al comunismo por todo el mundo, con la abolición de la división de la sociedad en clases y por lo tanto la eliminación de la necesidad de todo tipo de estado.

La polémica contra K. Venu, titulada "Democracia: Más que nunca podemos y debemos lograr algo mejor", salió en la revista Un Mundo Que Ganar #1992/17. Se puede descargar en el internet en: revcom.us/chair_s.htm. [regresa]

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/thoughts_on_basics_from_joe_veale-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Reflexiones sobre Lo Basico, suplemento 6

Joe Veale

En el ensayo suplemental del capítulo 6 de Lo BAsico, "El potencial revolucionario de las masas y la responsabilidad de la vanguardia", de la página 197, BA va directamente al grano al decir:

Una de las cosas que yo veo, algo que no he perdido de vista, es esto: veo toda la fuerza de la clase dominante, pero también veo la forma de salir al otro lado, veo lo que está detrás, todas las contradicciones de la sociedad — veo una fuerza de la sociedad que, si se desarrollara y se transformara en un pueblo revolucionario, tendría una buena posibilidad de hacer una revolución, de ser la columna vertebral de una revolución, cuando maduren las condiciones. Veo una fuerza de millones y millones y millones —jóvenes y otros— para quienes este sistema es un horror: los jode a diario, sin necesidad de una crisis catastrófica. Lo irónico es que la clase dominante también los ve. Los que no los pueden ver son los que han perdido la perspectiva revolucionaria — o los que nunca la han tenido.

¿Cómo entiendes esta frase? "...si se desarrollara y se transformara en un pueblo revolucionario, tendría una buena posibilidad de hacer una revolución, de ser la columna vertebral de una revolución, cuando maduren las condiciones..."

Que quede claro. Nuestro propósito, nuestro objetivo, es la revolución comunista. Una revolución que conduce primero a la dictadura del proletariado (el socialismo) como un punto de transición a una nueva era de la historia humana, en que los antagonismos sociales de cualquier tipo ya no existan y efectivamente no puedan existir.

Esto es una parte muy fundamental de lo es esta revolución. Dirigir, formar a aquellos que están más brutalmente explotados y oprimidos bajo este sistema — formarlos, forjarlos como la columna vertebral, los líderes de esta revolución. Dirigirlos para alcanzar todo su potencial. Para hacerse emancipadores comunistas. Eso sólo puede pasar si nos adentramos profundamente en BA con ellos. En la esencia de lo que él ha forjado. Lo esencial de su obra, su método y enfoque.

El comunismo y la nueva síntesis. Reclutarlos para este equipo. Entrenarlos en el modo de jugar de este equipo que BA ha desarrollado. Prepararlos, capacitarlos para ser líderes de la causa de llevar a cabo esta transición histórico-mundial.

Cuando vamos a las masas o cuando ellas vienen a nosotros, esto tiene que inspirarlas y retarlas. Las dos cosas. Inspirar y retar.

Deberían dedicar la vida a la revolución comunista. ¿En comparación con qué? Sin duda habrá todo tipo de lucha ideológica sobre toda clase de ideología, ideas y actividad. El nacionalismo. La religión. Las teorías de conspiraciones que son sumamente reaccionarias y dañinas, como la "orden de los Iluminados". O el revisionismo que es el falso comunismo — un comunismo sin la revolución y sin ninguna transición histórica de ninguna clase. O la mentalidad del buscavidas. Para mencionar sólo unas pocas de las cosas sobre las que tenemos que librar mucha LUCHA ideológica con las masas populares, algunas de las cosas con las que tenemos que guiarlas a romper para que puedan alcanzar todo su potencial.

Rápidamente: tenemos que librar una lucha ideológica con los que están bajo la influencia de la mentalidad del buscavidas. Utilizando a otros para sacar provecho. Donde uno puede "treparse" estafando a otros. Engañar a los demás como un modo de sobrevivir. En lo fundamental se trata del "yo primero" y el "yo y los míos contra los demás". Es una expresión de las relaciones de mercancías. Eso está en aguda contradicción con todo lo que esta revolución representa.

Muchas personas vendrán a la revolución bajo la influencia de la mentalidad del buscavidas así como de otras cosas, otras maneras de entender/ver su relación con el mundo, es decir, con otras ideologías. Cuando leen a BA, ven la charla Revolución (Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es), estudian el periódico Revolución, la mayoría de las veces tratan de adecuar eso a lo que ya piensan. No se les va a "pegar" espontáneamente. Tenemos que luchar contra todo el marco ideológico que han desarrollado para interactuar con el mundo y conocerlo.

Estas ideologías están en agudo conflicto entre sí. Además, las masas abandonarán la revolución tarde o (lo más probable) temprano a menos que hagan una ruptura, que rompan con este modo de pensar (esas otras ideologías). Ahí entra nuestra responsabilidad. Tenemos que luchar con las personas sobre eso y muchas otras tonterías. Las personas pueden cambiarse. Pueden llegar a ser revolucionarios comunistas.

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Estarán haciendo eso mientras luchan contra el poder, mientras se defienden a sí mismos y a otros, mientras arden de furia, mientras interiorizan espontáneamente las tonterías que este sistema les inculca. Mientras indagan o buscan el movimiento para esta revolución. Ese es un componente clave de todo el proceso de "luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución" (con énfasis en transformar al pueblo, para la revolución) que expone el ensayo suplemental del capítulo 3 de Lo BAsico sobre la estrategia para la revolución.

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo? Si no estamos esforzándonos constantemente para medir, evaluar y agudizar eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Conectar a BA con las personas es lo fundamental. Lo fundamental para darles los cimientos científicos. Lo fundamental para templar, fortalecer y guiar la profunda furia que surge a diario, hora tras hora de parte de aquellos que sufren los golpes más duros de este sistema, templándola con un conocimiento revolucionario y científico. Ese tipo de fundamentación y pensamiento estratégico prepara a las personas para hacer la revolución y además para ser los gobernantes de una sociedad completamente diferente y mejor.

Piense en qué tanto importa entre los presos y presas que han leído a BA y Lo BAsico. Qué tanto importa a los que respondieron a Lo BAsico 3:16 en el número 247 de Revolución. Cómo BA y Lo BAsico han resonado con aquellos metidos en una situación en que les ofrecen las opciones de la humillación, por un lado, y más humillación, por otro, todos aquellos que el sistema ha desechado de muchas formas.

¿Cómo entender eso? ¿El efecto de leer y reflexionar sobre BA? ¿Qué significado ha tenido para ellos? ¿El potencial revolucionario que demuestra? ¿Qué vamos a hacer con esto?

Existe mucho más potencial de aquellos que respondieron a Lo BAsico 3:16, un potencial para ser los iniciadores de una nueva etapa de la revolución comunista, para ser los líderes, para ser una fuerza impulsora para esta revolución (no la única fuerza impulsora, pero muy definitivamente un elemento fundamental para forjar la columna vertebral, y un elemento imprescindible como una de las fuerzas impulsoras de esta revolución). Hoy es posible alcanzar a miles de personas, atraerlas y entrenarlas de una manera revolucionaria, e influenciar a millones de personas más, aun antes de darse una situación revolucionaria, y luego cuando surja una situación revolucionaria, esos miles de personas pueden formar una columna vertebral y fuerza central para ganar a millones de personas a la revolución y organizarlas en la lucha para llevar a cabo la revolución.

Que no nos contentemos y digamos: "Qué bueno, hay personas que están respondiendo a Lo BAsico 3:16". Tenemos que ganar a estas masas para que sean los líderes de esta revolución. "Ganarlas" quiere decir librar una lucha ideológica con ellas.

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Una cosa que dicen a menudo los de abajo de la sociedad es que cuando tengamos a líderes como BA, las autoridades gobernantes (y sus secuaces contrarrevolucionarios) los van a sacar del juego. Las masas básicas entiende esto muy bien. Nuestro reto es llevar este entendimiento a los que lo entienden y desarrollarlo como parte de construir un movimiento activo para la revolución y el comunismo. Un movimiento tan grueso entre los de abajo de la sociedad que efectivamente se convierta en un "muro" muy que muy grueso alrededor de este liderazgo, que se mantiene firme contra todo esfuerzo de atacar a nuestro liderazgo y resuelto a frustrar tales esfuerzos.

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Hoy tenemos que apuntar alto para encontrar las formas audaces, creativas y poco convencionales para alcanzar y atraer a miles de personas al movimiento para la revolución, para formarlas y convertirlas en partidarios apasionados y activos de la causa comunista, y para muchos ¡en miembros del partido! Junto con miles de estudiantes, intelectuales, la clase media más amplia, aquellos que tal vez no reciban los golpes más duros pero sí son objeto de la degradación, denigración y alienación por lo que hace este sistema y que a menudo se indignan por ello.

Si no nos basamos en eso, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

Durante los últimos 30 años, BA ha desarrollado un conjunto de obras que aborda y soluciona problemas difíciles con los que Rusia y China lidiaron durante nuestros primeros intentos para alcanzar esta transición histórico-mundial al comunismo. Se puede conseguir una buena parte de estas obras en audio y video y en la forma de citas cortas y ensayos en Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian.

Es posible ver y apreciar seriamente la manera en que BA se esfuerza constantemente para hacer que la obra que está desarrollando sea accesible para aquellos que tienen el mayor interés en esta revolución. Pero también se ve que BA confía en que las masas, con la clase indicada de dirección, la dirección comunista, puedan dirigir, puedan responsabilizarse de la revolución para emancipar a toda la humanidad.

Las personas tienen que conocer eso. Que tienen a un líder como éste, un líder que se la juega todo para ellos de esta manera para que puedan alcanzar todo su potencial.

Esto representa solamente una muestrita del amor profundo y confianza igualmente profunda que tiene el presidente Avakian en el potencial revolucionario de las masas. Las personas tienen que avanzar y desafiar, defender y proteger a este líder valioso y poco común.

Eso lleva a un punto afín del mismo ensayo del capítulo 6 de Lo BAsico:

...Los que el sistema ha mantenido analfabetos son capaces de ser líderes de una revolución y de una nueva sociedad que superará las cosas que las mantuvieron analfabetos. Tenemos que luchar muy duro, ideológicamente y en la práctica, para que dejen de ser analfabetos; pero inclusive si no aprenden a leer, pueden desempeñar un papel dirigente en la revolución. ¿Cómo dirigen los no profesionales a los profesionales? Así es como se hace — con ideología, ideología y metodología comunista en el sentido más pleno; y con la comprensión correcta de esta ideología.

Con el poder estatal podemos solucionar y sí solucionaremos este problema. Esto es uno de los objetivos históricos de la revolución comunista: desarraigar y superar la gran brecha entre los trabajadores mentales y manuales. El modo en que este proceso se realizará y se abordará se encarna en toda la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) de nuestro partido. Les insto a todos a leerla.

Pero no podemos esperar hasta ese momento para empezar a transformar esto. Si hacemos eso, no habrá ningún poder estatal revolucionario en primer lugar.

Es preciso que seamos científicos acerca de esto, lo que quiere decir tener intrepidez y materialismo al captar que trabajar con las ideas es una cualidad/característica humana y no es algo innato en algunas personas pero no en otras. No luchar con las personas básicas y tratarlas como si no pudieran hacerlo representa una perspectiva diferente a la del comunismo. No es una perspectiva científica. Creer que las personas básicas y oprimidas no pueden cambiarse comprendiendo la teoría revolucionaria y el interés más alto y fundamental de la humanidad de eliminar la opresión y la explotación representa la condescendencia y "la arrogancia del ilustrado". Esa perspectiva pertenece al pasado. El comunismo y la nueva síntesis pertenecen al futuro.

Si no actuamos según esa base, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

¿Qué se puede aprender de esto?

En este ensayo del capítulo 6, BA hace hincapié en las masas básicas, los desechados, en que lleguen a ser los líderes de esta revolución. Estoy de acuerdo con ese énfasis. Eso es un elemento fundamental para que haya una revolución. Los de abajo de la sociedad tienen que jugar un rol dirigente. Eso es una parte importante de la realidad objetiva. Sólo se puede manifestar por medio del partido, que todo nuestro equipo se base profundamente en nuestra comprensión de la manera en que BA aborda esto. Un enfoque materialista y científico. Lleno de confianza y profundo conocimiento de la manera en que la vanguardia tiene que desempeñar su papel para este potencial revolucionario latente de las masas, de la base de la sociedad así como de las capas medias, y que lo desencadene y guíe.

Si no actuamos según esa base, pues ¿QUÉ estamos haciendo?

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/sunsara-taylor-forced-motherhood-equals-femaile-enslavement-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Protestar contra la iglesia católica Y contra la capitulación de Obama
La maternidad obligada = la esclavización de la mujer

A continuación una transcripción levemente redactada de un clip de YouTube del 10 de febrero de Sunsara Taylor:

Acabo de leer en el New York Times que el presidente Obama anunciará mañana un acuerdo acomodaticio con las instituciones religiosas que están en rebeldía contra el nuevo requisito de que el seguro médico cubra el control de la natalidad. Obama, o su gobierno, dice dudar que el acuerdo aplaque la iglesia católica o calme a los precandidatos republicanos que están haciendo campaña, pero espera que su anuncio demuestre al público en general y a los demócratas indecisos que él es sensible a las creencias religiosas.

Bueno, quiero alzar mi voz a favor de la insensibilidad ante ciertas creencias religiosas. Yo, por mi parte, soy totalmente insensible a un papa que no dejó de condenar los condones hasta finales del año 2010, lo que causó que millones de personas por todo el mundo murieran del VIH y de enfermedades relacionados al SIDA. Soy totalmente insensible a una institución católica y a otras instituciones religiosas que condenan la homosexualidad como un tipo de “pecado”. Soy insensible a las enseñanzas de la iglesia católica de que el divorcio es un “pecado”, que a lo largo de cientos de años ha causado que muchísimos millones de mujeres permanecieran en matrimonios abusivos y se cargaran de culpa, porque cuestionar ese matrimonio y querer un divorcio es supuestamente un “pecado contra dios”. Soy totalmente insensible a una arremetida religiosa fascista, que se ha acumulado durante varias décadas, contra el derecho y el acceso de la mujer al control de la natalidad y al aborto. La maternidad obligada es la esclavización de la mujer. ¿Y saben qué? Soy insensible a la esclavización de la mujer.

Finalmente, soy insensible a todos los argumentos, que seguramente algunos plantearán, de que: “Ay, no puedes criticarle a Obama. Eso no lo quieres hacer, porque si echas un gran escándalo por lo malo que ha hecho Obama, nos vamos a quedar con los republicanos”. Soy insensible a esa noción, porque elegir entre republicanos fascistas cristianos y un comandante en jefe del imperio más asesino que haya existido que continuamente busca puntos en común con esos fascistas cristianos y capitula ante ellos, y que una y otra vez transige en los cuerpos y vidas y derechos de la mujer, ese es un marco ilegítimo. No es elección. Es solamente una dinámica en que el ultraje de ayer se convierte en la solución de compromiso de hoy, y mañana en el límite de lo que se pueda imaginar. Hoy la lucha es en torno al control de la natalidad. Repito, la maternidad obligada es la esclavización de la mujer. La mujer no es incubadora. Soy insensible a la iglesia respecto a eso. Soy insensible a los acuerdos de compromiso y la capitulación de los demócratas en eso. Y soy insensible a todo argumento que rechace ver que ahora mismo se está lanzando una guerra total contra las mujeres. Nos toca a nosotros dejar atrás los brazos cruzados, salir a la calle, apoyarnos en nosotros mismos y darle revés a todo eso. Es hora de luchar. Estoy convocando a todos a ponerse de pie y protestar contra esta decisión hoy. Protestar contra la iglesia católica, protestar contra la capitulación del presidente y hacer planes para mayores protestas en el futuro.

Este año, con motivo del Día Internacional de la Mujer, vamos a celebrar una protesta el 10 de marzo en la Ciudad de Nueva York. Repito, el Día Internacional de la Mujer, 10 de marzo, aquí en la Ciudad de Nueva York, vamos a salir a la calle. Vamos a protestar frente a los muchos lugares donde se llevan a cabo la esclavización, la opresión y la denigración de la mujer. Les explicaré más en detalle en un futuro clip de YouTube. Iremos a los clubes de strip-tease, iremos a la plaza Times Square, iremos a las oficinas de reclutamiento militar, iremos a los falsos centros de crisis de embarazo que mienten a las mujeres y promueven un programa de oposición al aborto.

Pero fíjense bien, vamos a comenzar la marcha al mediodía y nos juntaremos para una protesta frente a la catedral de San Patricio, la mayor institución católica en la Ciudad de Nueva York, la más importante y preeminente. Vamos a llevar la protesta a la iglesia y decirle: “La mujer no es incubadora. ¡La maternidad obligada es la esclavización de la mujer!” Y somos insensibles a todo eso y más que eso.

Más que eso, estamos indignados por eso.

Ustedes necesitan ser parte de esto. Pónganse en contacto conmigo directamente  en stoppatriarchy@gmail.com. Lean mi blog en sunsara.blogspot.com. Corran la voz. Organicen a las y los amigos. Movilicen un contingente. Envíen un mensaje de apoyo. Manden dinero para que todos se enteren de esto y lo popularicen. Una guerra se está haciendo contra la mujer y nadie que ocupe una posición de poder va a poner fin a ella. Eso depende de nosotros.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/who-is-the-real-nuclear-threat-in-middle-east-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Examinemos los hechos:

¿Quién es la verdadera amenaza nuclear del mundo?

Se intensifican peligrosamente las tensiones, amenazas y el peligro de un ataque estadounidense-israelí contra Irán. Estados Unidos e Israel dicen que Irán representa un grave peligro por el enriquecimiento del uranio y, según dicen, la búsqueda de la capacidad técnica de construir un arma nuclear. "No quitaremos de consideración ninguna opción", dijo el presidente Obama en una entrevista transmitida durante el Supertazón, "y he puesto muy en claro que haremos todo lo que podamos para impedir que Irán consiga un arma nuclear..."

Las armas nucleares en las manos de cualquiera son peligrosas. La República Islámica de Irán es una teocracia represiva y reaccionaria cuyos propios intereses la impulsan a aumentar su influencia y posición (aunque esas aspiraciones se mantengan bien dentro de la operación del actual orden mundial opresivo). Pero dado que Estados Unidos e Israel han planteado el asunto de las armas nucleares, cabe examinar los hechos y lo que demuestran concretamente acerca de quién es la amenaza nuclear más grande al planeta, sin par.

Examinemos los hechos:

¿Cuánto gasta Irán para sus fuerzas militares?
$7.044.000.000.

¿Cuánto gasta Estados Unidos para sus fuerzas militares?
$687.105.000.000 (sin contar las guerras en Irak y Afganistán). Esto es casi 100 veces lo que gasta Irán.

¿Cuántas bases militares fuera de sus fronteras tiene Irán?
Ninguna.

¿Cuántas bases militares fuera de sus fronteras tiene Estados Unidos?
Oficialmente tiene 737 bases militares en 132 de los 190 estados miembros de la ONU. El verdadero número puede sobrepasar 1.000.

¿Cuántas armas nucleares tiene Irán?
Ninguna.

¿Cuántas armas nucleares tiene Israel?
Entre 75 y 200 cabezas nucleares.

¿Cuántas armas nucleares tiene Estados Unidos?
Aproximadamente 5.113 cabezas nucleares activas e inactivas y aproximadamente 3.500 cabezas nucleares fuera de servicio a la espera de ser desmanteladas. El arsenal nuclear de 5.113 cabezas nucleares activas e inactivas incluye 1.790 cabezas estratégicas desplegadas, aproximadamente 500 armas tácticas funcionales y aproximadamente 2.645 cabezas nucleares inactivas.

Las afirmaciones de que Irán "violó las obligaciones de no proliferación (Tratado de No Proliferación Nuclear, o TNP)".
Irán y otros cuestionan esa afirmación, pero ¿y qué de Israel? Israel se niega a firmar el TNP ni permitir que inspeccionen sus instalaciones nucleares. El 18 de septiembre de 2009, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) pidió a Israel que se uniera al TNP y abriera sus instalaciones nucleares para inspecciones. Israel, con el respaldo de Estados Unidos, se negó.

¿Cuál es el único país que ha lanzado una bomba nuclear?
Estados Unidos. En agosto de 1945, lanzó bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki en Japón y dejó de 150.000 a 240.000 muertos (y muchos más por los efectos de la radiación en los años siguientes).

¿No es el caso que después de Hiroshima y Nagasaki, Estados Unidos jamás ha usado armas nucleares?
En verdad, no. Daniel Ellsberg, el ex analista del Pentágono (vuelto activista contra la guerra), escribe que desde entonces: "Vez tras vez, en general a escondidas del público estadounidense, Estados Unidos ha usado armas nucleares, por motivos muy distintos: de la misma manera que se usa una pistola al apuntársele a la cabeza de alguien en un enfrentamiento directo, se dispare o no... En 1981 resumí una lista de once incidentes en que existían evidencia autoritativa que habían apuntado el arma nuclear estadounidense", cuando un presidente estadounidense "creyó que tenía que considerar u ordenar serios preparativos para el potencial inicio inminente de parte de Estados Unidos de una guerra nuclear táctica o estratégica, en medio de una intensa crisis o conflicto no nuclear en marcha".

Aunque Estados Unidos tiene muchas armas nucleares, ¿no es cierto que "nuestros" líderes son gente racional que quiere evitar el conflicto, mientras que los líderes de Irán son lunáticos inestables en que no se puede confiar con armas nucleares? (O como lo dijo Obama en 2009 en Oslo: "La tecnología moderna permite que unos pocos hombres con furia desmesurada asesinen a gente inocente en una escala horrorosa".)

Veamos a unos de esos hombres que amenazan al mundo con la destrucción nuclear. Daniel Ellsberg denunció que durante los años 1950 y 60 Estados Unidos formuló planes para librar una guerra nuclear que habría arrasado "la mayoría de las ciudades y personas en el hemisferio norte". Escribió: "Según los cálculos del Estado Mayor Conjunto, el saldo de muertos de un ataque nuclear ofensivo estadounidense, principalmente contra la Unión Soviética y China, sería unos 600 millones de muertos. Cien holocaustos".

En 1969 el presidente Richard Nixon casi lanzó una guerra nuclear por medio de su política arriesgada "de hombre loco" en que tomó una decisión consciente de que sería bueno si los rivales de Estados Unidos lo vieran como lo suficientemente loco para realmente usar armas nucleares, como parte del "juego del gallina".

En 1984, el presidente Ronald Reagan (elogiado como icono estadounidense por los líderes republicanos y demócratas) dijo "en broma": "Mis compatriotas estadounidenses: Me alegra decirles hoy que firmé un proyecto que proscribirá a Rusia para siempre. Comenzamos a lanzar las bombas en cinco minutos". Además, dijo que acogía con agrado el Armagedón, el fin del mundo. Amitabh Pal escribió: "En 1971, le dijo a un compañero en una cena: 'Por la primera vez en la historia, todo está preparado para la batalla de Armagedón y la segunda venida de Cristo'. En 1980, le dijo al evangelista Jim Bakker en su programa de televisión: 'Puede que seamos la generación que ve el Armagedón'".

¿Y qué de Obama hoy? ¿No es cierto que vienen eliminando paso a paso las armas nucleares del arsenal y planes militares de Estados Unidos? No. El plan "Guía de defensa estratégica de 2012" que redactó la administración de Obama declara: "Movilizaremos las fuerzas nucleares que, en toda circunstancia, pueden confrontar a un adversario con la posibilidad de daños inaceptables". La estrategia de defensa de Obama, "Prioridades para la defensa en el siglo 21", mantiene los tres elementos de "la tríada" de armas nucleares estadounidenses que permite que lancen armas nucleares "desde submarinos con misiles balísticos, desde silos subterráneos con misiles balísticos intercontinentales y desde bombarderos B-52 y B-2". El presupuesto de 2013 que Obama ha propuesto pide el mayor nivel de erogaciones para armas nucleares en la historia de Estados Unidos.

Los fundamentalistas islámicos reaccionarios son irracionales e insensibles para con la vida humana. Pero también lo son aquellos que gobiernan Estados Unidos, con una diferencia importante: aquellos que gobiernan Estados Unidos tienen exponencialmente más capacidad para desencadenar horrores nucleares. Todo ataque nuclear sería irracional (e inmoral) desde el punto de vista de la humanidad. Pero la lógica y dinámica de su sistema de explotación y opresión global impulsa a aquellos que gobiernan en Estados Unidos. Refuerzan y defienden ese sistema capitalista imperialista con violencia y la amenaza de violencia. Y por eso aquellos que gobiernan en Estados Unidos exigen un monopolio de la capacidad de desatar la devastación nuclear.

Fuentes

Base de datos de SIPRI sobre los gastos militares (Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz) (también: Lista en Wikipedia)

Bush's Amazing Achievement, Jonathan Freedland, 14 de junio de 2007, New York Review of Books

Nuclear Weapons: Who Has What at a Glance, Arms Control Association

Q&A: Iran nuclear issue, BBC News Middle East, 12 de enero de 2012

A Hundred Holocausts: An Insider's Window Into U.S. Nuclear Policy, Daniel Ellsberg, Truthdig.org, 10 de septiembre de 2009

Nixon's Madman Strategy, James Carroll, Boston Globe, 14 de junio de 2005

"Los discursos de Obama en West Point y Oslo: Más tropas en Afganistán y conservando el dominio nuclear estadounidense... ¿Es éste el camino hacia la eliminación de los horrores de la guerra?", Larry Everest, Revolución en línea, 28 de diciembre de 2009 [add link: http://revcom.us/a/187/obama_speeches-es.html]

Bombing Iran Is not the Answer, Amitabh Pal, The Progressive, 3 de febrero de 2012

Sustaining U.S. Global Leadership: Priorities for 21st Century Defense, Departamento de Defensa estadounidense, enero 2012

U.S. to fight modern wars with Cold War machines, Pentagon says, Robert Burns, Associated Press, 2 de febrero de 2012

Questioning Obama's nuclear agenda, Marylia Kelley, San Francisco Chronicle, 15 de febrero de 2012

 

Permalink: http://revcom.us/a/259/end-pornography-and-patriarchy-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

¡Fin a la pornografía y el patriarcado:
La esclavitud y la denigración de la mujer!

¡Aborto a solicitud y sin disculpas!

¡Luchar por la emancipación de la mujer en todo el mundo!

Nos dicen que "se ha ganado la igualdad para la mujer" y que "no hay límites para lo que las jóvenas puedan lograr". ¡MENTIRAS!

Cada 15 segundos una mujer es golpeada. Todos los días tres o cuatro mujeres mueren a manos de sus parejas. Una de cada cuatro estudiantas de universidad será violada o sexualmente asaltada durante los años de la universidad.

En los últimos años, la pornografía se ha tornado cada vez más violenta, cruel, denigrante hacia la mujer; se refieren a las mujeres como "ranuras para semen" y "cubetas para corridas"; eyacular en la cara de la mujer es la norma; la humillante crueldad —como la penetración violenta "del culo a la boca"— es algo normal; y el prejuicio racista es sexualizado. Al mismo tiempo la cultura en general ha sido pornificada: enseñan el baile del tubo en los gimnasios, "sextear" es un fenómeno nacional entre los adolescentes y se acepta el club de striptease como lugar de compañerismo entre machos. Todo esto va de la mano y refuerza la compraventa de millones de mujeres y jóvenas como propiedad esclavizada en la industria internacional del sexo.

Esta sociedad NO está llegando a sentirse más cómoda con el sexo. La está saturando la denigración sexualizada de la mujer. Si no te puedes imaginar el sexo sin porno, ya te jodiste.

Al mismo tiempo, por un embate impulsado por los fundamentalistas cristianos, peligran el aborto, el control de la natalidad, la verdadera educación sexual y la vida de las mujeres. Las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgéneras (LGBT) que no se conforman con las normas patriarcales tradicionales del género y sexo son objeto de la satanización y amenazas. Asesinan a los doctores que practican abortos. Estigmatizan a las mujeres que buscan abortar o incluso el control de la natalidad. El año 2011 presenció la mayor avalancha de restricciones legales sobre el aborto desde Roe v. Wade en 1973.

¡HAY QUE DETENER TODO ESTO!

¡El feto no es bebé! ¡La mujer no es incubadora! ¡El aborto no es crimen!

La mujer no es objeto. No es cosa para el placer sexual de los hombres NI es incubadora. ¡ES UN SER HUMANO CAPAZ DE PLENA IGUALDAD EN TODA ESFERA!

Desde hace mucho ya es hora de que esta nueva generación se ponga de pie, rechace y SE OPONGA RESISTENCIA a esta cultura de violación y pornografía; esta cultura que tacha a las mujeres de "egoístas" si eligen no ser madres; esta cultura que reduce a las mujeres y jóvenas a objetos sexuales a la vez que les privan de su plena humanidad multidimensionada (con su derecho, como un elemento esencial, de explorar su sexualidad sin vergüenza ni estigma); esta cultura sataniza y mangonea a las personas LGBT.

Nuestro propósito NO es cabildear para una nueva legislación que prohíba la pornografía ("las leyes de la moral y las buenas costumbres" siempre han servido para reprimir más la homosexualidad, el arte que va contra los límites y la educación sexual científica). Nos oponemos a la criminalización de las mujeres en la industria del sexo. Nuestra misión es llamar a la nueva generación en particular a que libre una férrea resistencia política y cultural que despierte a otros y geste una nueva cultura liberadora que celebre la plena igualdad y liberación de la mujer.

Contacto: stoppatriarchy@gmail.com

 

Permalink: http://revcom.us/a/259/IWD-2012-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

¡Fin a la pornografía y el patriarcado:

La esclavitud y la denigración de la mujer!
¡Aborto a solicitud y sin disculpas!
¡Luchar por la emancipación de la mujer en todo el mundo!

Celebremos el Día Internacional de la Mujer
Protesta y marcha, Ciudad de Nueva York
Sábado 10 de marzo - 12:00 mediodía

Foto: Faris Mansor

Cita cerca del St. Patrick's Cathedral (punto preciso por anunciarse):

MARCHA al TIMES SQUARE:

¡MARCHA a CLUBES DE STRIPTEASE (por anunciarse) por el rumbo!

POR EL CAMINO: Protestar contra los Centros de Crisis del Embarazo (CPC) Anti-Aborto y Celebrar el Día de Aprecio de los Proveedores del Aborto

 

Contribuya a que suceda el
Día Internacional de la Mujer:

  • Organice una marcha/protesta con motivo del Día Internacional de la Mujer donde usted vive para poner ¡Fin a la Pornografía: La esclavitud y denigración de la mujer! ¡Díganos qué hace!
  • Lleve un contingente a la marcha en la Ciudad de Nueva York
  • Ofrézcase de voluntario: ¡Venga a la Ciudad de Nueva York en los días previos al 10 de marzo!

Contacto:
stoppatriarchy@gmail.com

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/repression-of-occupy-must-not-stand-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

No dejen que siga la represión del Movimiento Ocupar
A actuar el 28 de febrero

Y ahora la descabellada acusación de terrorismo interno

El 28 de enero en Oakland, los manifestantes Ocupar salieron a la calle para ocupar un edificio propiedad del municipio que lleva seis años desocupado. Las autoridades respondieron con una de las más grandes olas de arrestos en masa en la historia de la ciudad. Por tercera vez en tres meses, con balas de goma, disparos de pólvora en bolsas, gas lacrimógeno y granadas aturdidoras, reprimieron el disentimiento legítimo y la ocupación de espacios públicos. Los periodistas establecidos que cubrían la situación resultaron arrestados. Aplicaron un nivel de fuerza y violencia estatal que provocó graves lesiones, hizo que al menos dos personas fueron a dar a unidades de cuidados intensivos y cientos más a hospitales y cárceles.

Estos ataques fueron parte del desencadenamiento sistemático, planeado y nacional de violencia y represión contra el Movimiento Ocupar, coordinado desde los más altos niveles del país. La repetida violencia estatal en ciudad tras ciudad tiene por objeto sacar al movimiento de los espacios públicos, y de esa forma, de la imaginación y participación del público.

Acorralaron a los manifestantes Ocupar: los metieron en corralones sin salida y sin forma de dispersarse, y luego los gasearon. Al día siguiente, el concejal del municipio Ignacio de la Fuente, entrevistado por el noticiero de la CBS, salió en defensa de las acciones del gobierno: "Las indicaciones para el departamento de policía y nuestra gente eran hacer lo que fuera necesario para cerciorarse de que esas personas captaran el mensaje de que nosotros no seguiremos tolerando esto". ¡Incluso los acusó de ser terroristas internos! Dijo: "Creo que en lo esencial, a mi parecer, lo que constituye una versión de terrorismo interno, es cuando esas personas empiezan a tomar edificios y a costarle al municipio una increíble cantidad de recursos..."

La acusación de que la resistencia abrumadoramente no violenta del Movimiento Ocupar es terrorismo interno porque le cuesta al municipio una "increíble cantidad de recursos" sería risible si no fuera tan peligrosa. En un momento en que el gobierno aprueba proyectos de ley como el Acta de Autorización de Defensa Nacional de 2012 que le da poderes a las fuerzas armadas para que hagan cumplir las leyes en la sociedad civil y que suspende selectivamente el debido proceso legal y el habeas corpus, así como otros derechos para aquellos que el gobierno identifica como terroristas, tal clase de etiquetación es completamente inaceptable. Hay que tomarla muy en serio. Los esfuerzos de este tipo para satanizar a los manifestantes y marginar al Movimiento Ocupar tienen por objeto justificar el uso de la violencia contra los manifestantes e intimidar al pueblo. No es sino una contrainsurgencia oficial contra el disentimiento y para silenciar el movimiento, contenerlo y separarlo de su muy amplia base de apoyo público. Hay que desenmascarar esos esfuerzos y responderles con la movilización de un amplio apoyo público. Hay que responderles con poderosas expresiones en los espacios públicos de parte de las personas que tomen partido con Ocupar y en contra de la represión del Movimiento Ocupar.

También es peligroso y desmesurado que ciertas personas le hagan eco a las siniestras acusaciones de la alcaldesa de Oakland Jean Quan y De la Fuente porque identifican erróneamente los obstáculos muy reales que ha levantado la escalada de represión oficial, al decir que los problemas están en su mayor parte al interior de Ocupar. Cabe ponderar algunas lecciones de la historia. En Alemania, a instancias de los nazis, las autoridades locales y los líderes comunitarios judíos pidieron que la Judenrat entregara los "judíos menos deseables" a los nazis. En su mente, justificaron esta acción en nombre de proteger la comunidad judía mayor. Esa lógica letal terminó por ayudar y legitimar de manera incrementada cada medida que allanara el camino para los campos de exterminio, y cuando empezaron a gasearlos, nadie salió ileso, ni la Judenrat.

Una y otra vez los críticos por todo el país han pisoteado las formas de expresión y disentimiento protegidas bajo la Constitución. Una y otra vez han reprimido el disentimiento en la plaza pública. Utilizan la fuerza, la intimidación y la violencia estatal contra personas que simplemente protestan de manera no violenta. Eso es, según la declaración que llama a una acción de masas contra la represión del Movimiento Ocupar, pura vergüenza desde un punto de vista moral, y es profundamente ilegítima desde el punto de vista legal y político.

"Hay algo que ya está claro: si se permitiera que siguiera en pie esta ola ilegítima de represión... si las autoridades lograran reprimir o marginar a este nuevo movimiento... si la gente de nuevo resultara 'acorralada', en los sentidos literal y simbólico, la situación sería mucho peor".

Como primer paso para plantarse contra la represión de Ocupar, en todas partes las personas deberían salir en manifestaciones y además enviar declaraciones de apoyo desde los cuatro rincones del país a la manifestación convocada para el 28 de febrero en Union Square, Ciudad de Nueva York, y en otras ciudades.

 

Permalink: http://revcom.us/a/259/prison_industrial_complex-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Pregúntale a un comunista:

Hay 2.4 millones de personas en prisión en Estados Unidos — ¿Por qué? ¿Qué HAREMOS al respecto? ¿Qué tiene de malo la noción de un "complejo industrial de prisiones"?

En los últimos 30 años hemos presenciado en este país un encarcelamiento masivo y sin precedentes de millones de personas. Por ejemplo, ¡la actual cantidad de personas en las prisiones supera más de ocho veces la de 1970! En total, 2.4 millones de personas (y eso ni siquiera incluye los "centros de deportación", muchos de los cuales son peores que prisiones, en que 363.000 inmigrantes están a la espera de la deportación). Además, controlan a millones de personas más mediante la libertad condicional. Ningún otro país en el planeta se acerca a esta cifra, ni tiene una proporción tan alta de personas presas en la población.

El aspecto fundamental de este encarcelamiento masivo, casi más importante que la cantidad misma de presos, ha sido el hecho de que se centra en los negros y latinos en particular. Por ejemplo, la proporción de presos negros a blancos se ha duplicado en los últimos 40 años; y hoy encarcelan a negros a un ritmo 7 veces mayor que a los blancos. Un estudio de 2007 señala que "un varón negro joven sin diploma de secundaria tiene una probabilidad de 59% de ser encarcelado antes de que cumpla 35 años"1. Hoy en Estados Unidos, ¡hay más hombres negros en prisión o atrapados de otra forma en el sistema penal mediante la libertad condicional, etc. que hombres esclavizados en 1860!

Mientras tanto, las condiciones en las prisiones se han empeorado aún más y se han vuelto más severas, con aproximadamente 50.000 personas encerradas en aislamiento ¡en condiciones que el derecho internacional ha denunciado como tortura!

Este programa tiene elementos genocidas ahora mismo y un claro rumbo genocida. Hemos visto en la historia lo que pasa cuando, sea por medio de explícitas leyes raciales o simplemente por el aparente "funcionamiento del sistema", quitan de la sociedad a grupos enteros de personas, los estigmatizan como enemigos de "la GENTE decente", y luego los almacenan en prisiones o condiciones parecidas; el genocidio no tiene que darse de la noche a la mañana, se puede desarrollar por etapas. Es preciso que la gente no se deje engañar, embaucar o intimidar de modo que acepte todo eso. Al contrario: necesitamos —necesitamos urgentemente— un movimiento enorme y resuelto que se niegue a aceptar eso y ponga en tela de juicio la legitimidad misma de un sistema que cometería semejante crimen.

La explicación errónea del "complejo industrial de prisiones"

Sí, existe un creciente movimiento en contra de eso. En este movimiento, hay debate y lucha sobre la causa del problema y la solución de esta horrorosa atrocidad. ¿Qué motiva la destrucción de literalmente millones de vidas, lo que también pone en la sombra a otras decenas de millones?

Una explicación popular es que este problema se rige por un "complejo industrial de prisiones". Angela Davis, la más prominente de aquellos defensores de esa explicación, o línea, ha escrito que este encarcelamiento masivo surgió como una oportuna "respuesta de primer recurso a muchísimos problemas sociales que pesan sobre la gente que está encerrada en la pobreza"2. Una vez que se da eso, escribe ella, la encarcelación en masa de la gente de las comunidades oprimidas "se convierte en un gran negocio en el sentido literal". Agrega:

Todo este trabajo, que solía ser de la competencia primaria del gobierno, ahora lo hacen también corporaciones privadas, cuyos enlaces con el gobierno en el campo que se llama eufemísticamente "correccionales" resuenan de manera peligrosa con el complejo militar-industrial. Los dividendos que se devienen de las inversiones en la industria de castigos, como aquellos que se devienen de las inversiones en la producción de armas, simplemente constituyen la destrucción social. Teniendo en cuenta las similitudes estructurales y la rentabilidad de los eslabonamientos negocios-gobierno en las esferas de la producción militar y el castigo público, el sistema penal en expansión ya se puede caracterizar como un "complejo industrial de prisiones"3.

Otras personas que sostienen este punto de vista señalan que casi siempre se construyen estas prisiones en zonas rurales, aunque la mayoría de los presos ahí son de las zonas urbanas. Cuentan a esos presos como habitantes de esas zonas rurales aunque no les dejan votar allí ni en ninguna otra parte. Eso aumenta la influencia y recursos para los lugares rurales de esas prisiones en detrimento a los de las zonas urbanas. Por último, algunos que plantean esta explicación, entre ellos Davis, vinculan eso a lo que ella llama "el racismo estructural en la economía" y la satanización del pueblo negro y otra gente de color en las instituciones y la cultura en general, así como toda la historia de la supremacía blanca. Además, dicen que el supuesto complejo industrial de prisiones está relacionado directamente con los recortes de la asistencia social, el destripamiento de la educación y el sistema de salud y otras necesidades esenciales, y que un movimiento contra todo eso podría hacer que al contrario, ese dinero se erogue para esas necesidades.

Algo de eso revela una parte de la verdad sobre la encarcelación en masa; una vez emprendido este programa, varias corporaciones sí metieron el hocico en el comedero y ahora existe toda una estructura de intereses que tiene una especie de vida propia y trata de influenciar la situación. Pero una buena parte de eso está mal. Este programa NO fue una especie de respuesta equivocada o incluso cínica a la delincuencia ni menos a los "problemas sociales que pesan sobre la gente que está encerrada en la pobreza". Eso no causó el destripamiento de la educación, la salud y la vivienda, tampoco "liberará" dinero para dichas necesidades la revocación de ese programa entero (dinero y necesidades por los que definitivamente hay que luchar). (Eso se debe a la manera en que los imperialistas estadounidenses ven sus "opciones" en un período de competencia despiadada sumamente intensa con sus rivales internacionales. Se tiene que recortar todo el que no sea absolutamente esencial para el mantener y expandir su proporción del saqueo mundial; y hasta las fuerzas armadas, las que estiman que son un elemento esencial de su proporción del saqueo mundial, y las mismas prisiones, las que estiman que son un elemento esencial para reforzar el orden y la estabilidad "en el frente interno", están sujetas a ciertos recortes "quirúrgicos" a la vez que las prisiones siguen reventándose, hacinadas de formas que se remontan a los barcos negreros de los "albores" del capitalismo, y las fuerzas armadas retienen su aplastante ventaja contra otras potencias y los países oprimidos en el campo de matanzas y destrucción.)

Este paradigma del "complejo industrial de prisiones" en su conjunto está muy equivocado. NO describe el problema acertadamente y por ello, le quita el filo a la necesaria lucha y lleva a callejones sin salida.

Ello, por dos grandes razones:

Una: La tremenda expansión del encarcelamiento, principalmente contra los negros y otra gente de color, NO se ha dado porque algunos grupos de presión divisaron una manera de sacarle dinero y manipular la maquinaria del gobierno, haciendo uso del racismo blanco para hacerlo; tampoco y de ningún modo fue una respuesta a los "problemas sociales que pesan sobre la gente que está encerrada en la pobreza" (de nuevo, haciendo uso de la descripción extrañamente neutral de Davis). Principalmente se ha dado porque a aquellos que tienen el poder les sacudieron profundamente los años 1960 y en particular la lucha de la liberación negra y el crecimiento del sentimiento revolucionario. Para lidiar con eso, emprendieron esfuerzos para aplastar el movimiento para la revolución e impedir que surgiera de nuevo. Con ese fin y además, para lidiar con otros cambios y trastornos sociales generados por el funcionamiento del capitalismo, "reestructuraron" y reforzaron las profundas raíces de la opresión del pueblo negro y de otras minorías. El resultado: un "nuevo Jim Crow", es decir, una nueva etapa aún más perversa y peligrosa de la opresión del pueblo negro y otras minorías de parte de este sistema. Al no captar esto o en el mejor de los casos, al subestimarlo, la línea del complejo industrial de prisiones tapa las raíces profundas de la opresión del pueblo negro en este país, el potencial revolucionario del levantamiento de masas en los años 1960 y el salvajismo del contraataque de los que tienen el poder.

Dos: Esta línea describe o da a entender que las instituciones núcleo del estado —las cortes, policía, prisiones, ejército, burocracia y poder ejecutivo— son neutrales o al menos es posible usarlos para algo bueno. Dice o da a entender que es posible usar el estado para servir a los grupos oprimidos así como al opresor, como si esos grupos oprimidos pudieran aprender a trabajar la maquinaria del sistema en beneficio propio. De hecho, históricamente se desarrolló y estructuró esta maquinaria estatal —tanto sus herramientas de represión violenta como sus "procedimientos democráticos"— para servir a los intereses de la clase capitalista imperialista. Es una dictadura burguesa (capitalista imperialista) que sirve a los intereses burgueses. No puede servir a los intereses de ninguna otra clase. Tratar de hacer que lo haga no sólo no llevará a ningún cambio fundamental sino que le hará el juego a los gobernantes y a fin de cuentas ayudará sus esfuerzos para impedir el desarrollo de un movimiento para la revolución entre el pueblo y a aplastarlo si surgiera y echara raíces. Eso no quiere decir que no es posible obtener concesiones, que no se puede cambiar el modo de entenderlo de la sociedad, que las masas no pueden transformar su conciencia y que no es posible poner a la defensa a la clase dominante en el sentido político. Todo eso sí es posible como consecuencia de una lucha de masas resuelta e implacable y en ciertas ocasiones, esa lucha podría ser muy importante y se tendría que librar, como parte de "preparar mentes y organizar fuerzas para la revolución" y además para impedir que el pueblo salga amolado y pulverizado, tal como sucede ahora. Pero, esos cambios serán parciales y temporales sin una revolución, lo que se evidencia en mucha historia amarga. En una palabra, la línea del complejo industrial de prisiones oculta la verdadera naturaleza de la maquinaria estatal capitalista — las prisiones, las fuerzas policiales, las cortes, los ejércitos, etc.

Para determinar correctamente tanto el diagnóstico como la cura, hay muchísimo en juego; usamos de manera muy seria la formulación "elementos genocidas y un claro rumbo genocida". Así que examinemos ambos puntos.

Punto número uno: La encarcelación en masa es consecuencia de la opresión sistémica del pueblo negro y otras minorías, y la intensifica

En muchas obras publicadas por nuestro partido4, explicamos cómo la supremacía blanca —la opresión del pueblo negro, al igual que el genocidio contra los pueblos indígenas, el robo de las tierras de México y muchos otros horrores— ha estado un pilar de Estados Unidos desde el primer día. Esta opresión ha experimentado cambios a medida que se vaya desarrollando el sistema y la gente se vaya levantando en lucha contra la supremacía blanca. Pero a cada paso del camino, inclusive después de la guerra de Secesión de los años 1860, aun después de la lucha de liberación negra de los años 1960, a diferencia de abolir esa opresión, los capitalistas que en realidad gobiernan esta sociedad la desarrollaron con nuevas formas.

El movimiento de los años 1960 llegó a ser uno con un empuje revolucionario y sacudió al sistema, poniéndolo a la defensiva. Pero no se hizo una revolución y los gobernantes de este sistema —el capitalismo-imperialismo— se reagruparon y contraatacaron. Como una parte clave de este contraataque, estos opresores desarrollaron el programa de encarcelación en masa a niveles sin precedentes.

Este horroroso programa no era la creación de unos pocos "intereses especiales". El programa de la encarcelación en masa era y es parte de toda una ofensiva a múltiples niveles orquestada desde los niveles más altos y diseñada para aplastar la revolución e impedir que nuevos movimientos revolucionarios echen raíces. El programa de la encarcelación en masa lo desarrollaron importantes dirigentes de la clase dominante de los imperialistas, y lo ha mantenido y empeorado cada representante político de alto nivel de este sistema durante los últimos 40 años, a partir de Nixon, pasando por Reagan, Clinton (quien presidió la duplicación de la población carcelaria y la mutilación de los derechos legales), Bush padre e hijo y sí, Barack Obama, con su odioso discurso del "Día del padre" que le echa la culpa de este desastre directamente al mismo pueblo negro.

Esta estrategia imperialista contrarrevolucionaria abarca muchas cosas, de las que solo podremos tratar algunos aquí. Reprimieron violentamente a una buena parte de la organización y liderato revolucionario de ese tiempo y respaldaron a otras fuerzas que llamaban a "trabajar dentro de este sistema". Abrieron algunas oportunidades para una minoría de los negros y otras nacionalidades oprimidas en la educación, empleo, cultura y pequeños negocios, a la vez que se empeoraban las condiciones para la mayoría de esas comunidades. (Luego, también atacaron a estas concesiones, como la acción afirmativa). Los políticos desataron abiertamente por toda la nación a los blancos racistas como una fuerza aún más potente y fea.

Además de esta política consciente de los imperialistas y un motivo de esa política, se dieron importantes sacudidas y cambios en la economía de Estados Unidos. Las dinámicas económicas del sistema, es decir, las leyes del capitalismo de "la ganancia al mando", "expandirse o morir" y "explotación al máximo", han seguido desarrollándose. Estas dinámicas llevaron a la eliminación de muchos trabajos industriales en que trabajaban los negros en los años 40, 50 y 60. Agilizaron la producción fabril y la trasladaron desde los centros urbanos a las zonas suburbanas o al exterior. La tasa del desempleo de los afroamericanos en los centros urbanos se disparó por las nubes. En respuesta, los gobernantes capitalistas intensificaron una política de encerrar a los negros en los centros urbanos (o en algunos casos, en las zonas suburbanas más viejas y derruidas) y recortaron dramáticamente la educación, el cuidado de salud y la vivienda, y reforzaron a la policía, dándoles extensos poderes nuevos y armas.

Una parte clave de todo eso fue la llamada guerra contra la droga. Las autoridades canalizaron las drogas hacia los ghettos y barrios, para aumentar la adicción y la desmoralización de las masas Y ADEMÁS para dar un pretexto para expandir dramáticamente la población carcelaria y los poderes y armas de la policía. Este tráfico de drogas también llenó el vació económico causado por el retiro de la industria. Como parte de todo eso, permitieron que floreciera y se reforzara toda una cultura de "perro-come-perro", "valerse del yo primero" y "nuestro vecindario primero que todo" en torno a las pandillas y el "pandillerismo".

A la vez, eso fue parte de una ofensiva ideológica mayor (es decir, una ofensiva para moldear el modo de pensar de la gente) no solo para echarle la culpa a los afroamericanos por los problemas de su opresión, sino para hacer que los negros se culparan a si mismos. Esto último abarcaba no solamente la promoción de la vileza de Bill Cosby sino su reforzamiento especialmente por parte de Clinton y Obama, y eso también abrió paso al mayor fortalecimiento de la iglesia en la comunidad afroamericana.

Una piedra angular de esta ofensiva acerca del modo de pensar de la gente fue la siguiente noción de la clase dominante y sus títeres: "Ahora los negros son iguales. Nos libramos de esas viejas leyes que los discriminaban. Así que si las personas tienen 'problemas' —si carecen de educación, o están desempleadas o desalojadas, o terminan en la prisión—, eso es resultado de 'lo que eligieron mal' y por lo tanto es su propia culpa". Pero la realidad es lo siguiente: se han reemplazado las viejas formas de desigualdad por nuevas formas que son más profundas y brutales, precisamente porque están enmascaradas. No han abolido la desigualdad — la han "reestructurado" y le han dado una nueva forma aún más letal, engañosa y destructiva.

Y los gobernantes lanzaron una gran campaña en la esfera de la política, los medios informativos y las instituciones educativas con el objeto de revocar los verdaderos logros que se habían hecho en los años 1960: insistieron en la mentira de que se había alcanzado la igualdad y que ahora el problema era que los negros, al igual que los latinos, los indígenas y otras nacionalidades oprimidas, exigían demasiado y no "trabajaban duro", y que eran los blancos los que supuestamente eran blanco de la discriminación. Ahora, para repetir, le echaron la culpa a las mismas victimas por sus condiciones opresivas — las que se intensificaban para la mayoría de los afroamericanos y otras nacionalidades oprimidas.

Para resumir este primer punto: el núcleo del problema no es que algunos grupos de presión, haciendo uso del profundo racismo que existe en Estados Unidos, aprovecharon su influencia en el gobierno para enriquecerse a si mismos encarcelando a millones de personas y que de ese modo han privado a esas comunidades de los necesarios servicios sociales. Sí, eso ha sucedido — y eso es un feo testimonio de cómo funciona el sistema. Pero no obstante, eso es una descripción, no un diagnóstico correcto, y es una descripción que pasa por alto la parte más importante. El rol del racismo, que es en realidad un componente central, no se trata principalmente de que esos intereses se aprovechen de ese racismo o que lo promuevan para sacar ganancias — no, el rol de la enorme promoción nueva de la basura racista en la sociedad a) está vinculado mucho más directamente a una ofensiva contrarrevolucionaria multifacética que se ha lanzado desde los niveles más altos de la clase dominante en contra del legado de los años 1960 y en particular el empuje revolucionario del movimiento de liberación negra; b) su propósito se orienta mucho más a impedir que otra vez surja cualquier levantamiento futuro que posiblemente pudiera formar parte de un movimiento para la revolución contra el sistema; y c) es una campaña verdaderamente insidiosa para justificar de alguna forma las horrendas condiciones de los afroamericanos e impedir que cualquier lucha seria que pudiera desarrollarse gane aliados de otros sectores del pueblo. (Tienen cierto fundamento los escritores o pensadores, algunos de los cuales están vinculados a la clase dominante, que hayan denominado dinamita social en potencia a la juventud de las minorías en los centros urbanos y también se hayan preocupado de su influencia sobre la cultura más amplia).

Ni se trata del problema de que la llamada "democracia americana" no está cumpliendo su supuesta promesa. El problema es que "la democracia americana" siempre ha implicado la opresión sistémica y sistemática del pueblo negro y otras nacionalidades oprimidas; que "la democracia americana" siempre ha respondido a cada cambio y desafío adoptando nuevas formas de esta opresión y no aboliéndola; y que ahora "la democracia americana" le ha dado a esta opresión una nueva forma más enmascarada y más intensa y potencialmente más letal.

Al dar a entender que su causa estriba en los reducidos intereses de este u otro sector de los capitalistas, la teoría del "complejo industrial de prisiones" encubre el carácter esencial del auge de la encarcelación en masa: esta es una política forjada desde los niveles más altos para reforzar los cimientos supremacistas blancos del imperio de Estados Unidos de una nueva forma. Al quitarle el carácter concientemente contrarrevolucionario a esta ofensiva, la línea del "complejo industrial de prisiones" subestima en mucho la profundidad, el carácter sistémico y la dirección del ataque — y subestima y encubre el potencial latente de un movimiento para la revolución.

Punto número dos: El poder estatal en Estados Unidos sirve, y solo puede servir, a la clase capitalista imperialista; no es posible reformarlo para que sirva al pueblo, hay que desmantelarlo y reemplazarlo con un nuevo poder estatal revolucionario

Así llegamos al punto dos: la naturaleza del aparato estatal. Al hablar del "estado", NO estamos hablando de las diferentes regiones geográficas que forman Estados Unidos, como el estado de Illinois, el estado de Georgia, etc. Aquí "el estado" quiere decir las instituciones centrales del gobierno: el poder ejecutivo (el presidente, el gabinete y la burocracia) y la maquinaria de fuerza que este ejerce o encarna, que incluye las prisiones. Este es el centro del gobierno porque aquí recae el monopolio del "uso legítimo de la fuerza armada y la violencia": estas son las instituciones principales que la clase dominante usa para ejercer su dominación sobre las demás clases de la sociedad y para promover sus intereses en el mundo.

El estado NO es un instrumento neutral. No es una maquinaria que puede servir igualmente a una clase que a otra. Las instituciones centrales de este estado —el ejército, la policía, las prisiones y los tribunales— las moldeó una forma específica de dominio de clase y fueron desarrolladas para servir y asegurar dicha forma: el capitalismo, que ahora ha evolucionado mundialmente en el imperialismo. El capitalismo-imperialismo estadounidense se cimentó durante los primeros 90 años de su existencia (y durante 150 años antes cuando fue una colonia de Gran Bretaña) en la esclavitud, en la guerra abiertamente genocida contra los pueblos indígenas y en el robo por medio de la guerra de vastos territorios de México, todo ello realizado y defendido por el ejército. Esta forma de dominio de clase también ha llevado a cientos de guerras, ocupaciones y acciones militares contra otros países, todas ellas al servicio de la construcción o la defensa de construir y defender un imperio mundial de saqueo5.

Con respecto específicamente a las prisiones, el sistema de encarcelamiento en Estados Unidos ha reflejado hasta hoy las profundas huellas de la esclavitud en esta sociedad (tal como plantea convincentemente la entrevista de Revolución a Robert Perkinson, el autor del libro Texas Tough6). Y hay cientos de ejemplos en que instituciones como las prisiones, la policía, los tribunales y el ejército se han moldeado para reflejar, conservar y reforzar los valores de una clase y un sistema que se ceban de la explotación de miles de millones de personas, que oprimen a la mayoría de los países y nacionalidades del planeta como un aspecto de eso, que está saturado hasta la médula de supremacía blanca y que subyugan a la mitad de la humanidad, las mujeres. Además de los numerosos ejemplos en este artículo, se puede leer sobre esto cada semana en este periódico.

Ningún intento de reformar tal maquinaria jamás ha cambiado ni nunca cambiará su carácter esencial de ser la maquinaria de dominación de la clase capitalista imperialista. A pesar de toda la palabrería acerca de la "democracia", no existe ninguna democracia por encima de las clases; como Bob Avakian ha dicho:

En un mundo de profundas divisiones de clase y grandes desigualdades sociales, hablar de la "democracia" sin señalar su carácter de clase y a qué clase beneficia no tiene sentido o tiene implicaciones peores. Mientras exista la sociedad dividida en clases no puede haber "democracia para todos": dominará una clase u otra, y la clase que gobierna defenderá y promoverá el tipo de democracia que concuerde con sus intereses y metas. Por eso, debemos preguntar: ¿qué clase dominará y si su gobierno, y sistema de democracia, sirve para continuar las divisiones de clase, y las relaciones de explotación, opresión y desigualdad que corresponden a estas, o lleva a abolirlas? (Lo BAsico 1:22)7

Es más: no existe ninguna democracia que no sea también una dictadura, que no ejerza un monopolio del uso de la fuerza y la violencia "legítimas" contra "aquellas fuerzas cuyos intereses están en oposición de manera importante a ese dominio y/u oponen resistencia a dicho dominio"8. Mientras que existan diferentes clases en la sociedad, todo estado será o una dictadura de la burguesía, con una democracia (y una dictadura) que reflejan y refuerzan el mantenimiento y la expansión de la explotación y la opresión... o será una dictadura del proletariado, con una democracia (y una dictadura) cuyo objetivo es superar las relaciones de explotación y opresión y las instituciones e ideas que reflejan y refuerzan dichas relaciones y, con el tiempo, superar la necesidad de un estado en sí. Éste es lo que se necesita: un nuevo poder estatal que "tome como base y punto de partida los intereses fundamentales de aquellos que fueron explotados y oprimidos de la manera más despiadada bajo el... sistema [capitalista] y las masas populares en general, y les proporcione los medios para que desempeñen un papel cada vez mayor en el ejercicio del poder político y el funcionamiento de la sociedad conforme a dichos intereses, a fin de continuar la lucha para transformar la sociedad, con la meta de arrancar de raíz y por fin eliminar todas las relaciones opresivas y explotadoras entre los seres humanos, y los conflictos antagónicos y destructivos a que dan origen" 9.

Estas dos líneas en torno al estado — "un instrumento neutral que diferentes clases o grupos de personas pueden utilizar" en oposición a "una maquinaria de represión desarrollada por la clase dominante de capitalistas imperialistas y que solo pueda servirles a éstos"— concentran a final de cuentas dos caminos muy distintos. La segunda línea va al meollo del problema y demuestra con precisión los motivos de la encarcelación en masa: sus profundas raíces históricas en la opresión del pueblo negro en este sistema y las actuales necesidades de la clase dominante de mantener esa opresión en nuevas formas. Demuestra que la encarcelación en masa era en realidad parte de la respuesta contrarrevolucionaria a la turbulencia revolucionaria de los años 1960. Señala el camino hacia delante en un movimiento para la revolución, que desencadena al pueblo de nuevo, pero esta vez con un análisis más claro del problema y de la solución y con una dirección revolucionaria que tenga la visión, la estrategia y las formas de organización y de lucha que pueden llevar las cosas a la plena liberación, una vez que surjan las condiciones que posibilitan eso. Aquellos que hagan suya esta línea participan en la lucha contra la encarcelación en masa y la construyen, llegando a sectores tan amplios como sea posible y luchando con una férrea determinación, como parte de construir ese movimiento para la revolución.

La línea del "complejo industrial de prisiones" oculta la verdadera naturaleza del estado y de esa manera ata a la gente a los confines de este sistema. Hace que las personas desvíen la mirada de qué tan profundas son las raíces del problema y qué tan radical tiene que ser en realidad la solución, y las deja pensando que unas pocas reformas pueden solucionar el problema. Así lleva a las personas por un camino de pequeños ajustes a la maquinaria de opresión, en lugar de llevarlas a arrancar de raíz esa opresión y a desmantelarla ahí donde está su fuente. A últimas instancias las conducirá a entrar, o tratar de entrar, en esa misma maquinaria. Tal es la lógica de esa línea; y esa lógica se impondrá a pesar de las buenas intenciones de muchos que la sostienen y la plantean. En resumen, esa línea no sólo es incorrecta sino, de seguirla, conducirá al desastre.

Respecto a Angela Davis, ella tiene una larga trayectoria de promover conscientemente la reforma en oposición a la revolución. A pesar del hecho de que el estado la atacó a ella dura e injustamente en 1970, en realidad el papel que ella desempeñó durante ese tiempo, mediante la línea que puso en práctica y para la cual luchó y la organización que construyó, fue el de trabajar para apaciguar las expresiones más revolucionarias del movimiento. En un tiempo en que el Partido Pantera Negra (PPN) y otras fuerzas trataban en serio de construir un movimiento revolucionario, ella trabajaba para desviar a la gente hacia un partido que se hacía pasar por comunista, pero que de hecho no trabajaba para derrocar el estado pero para entrar en él: el llamado Partido "Comunista", EUA10. El P"C"EUA durante ese tiempo hizo un esfuerzo concertado de apartar al PPN del camino de la revolución, y Davis fue un elemento importante de ese esfuerzo. Hoy ella resume ese período de una manera que borra el contenido revolucionario de grupos como los Panteras y lo mezcla con fuerzas que en realidad se oponían al camino de la revolución y que trabajaban para la reforma, como Martin Luther King11. (Ver por ejemplo, "The Two Nations of Black America"12, una entrevista a Angela Davis en el programa de PBS Frontline, en que ella reduce la lucha entre el PPN y la tendencia cultural-nacionalista a un debate sobre si los jóvenes debieron unirse a las "campañas contra la violencia policial" o si debieron "ponerse ropa africana", sin mencionar el contenido revolucionario del PPN y su lucha a favor de una posición internacionalista, incluida su orientación hacia la China revolucionaria en un tiempo en que Mao la dirigía).

Hoy, esta línea del "complejo industrial de prisiones" trafica con la indignación y la furia de las personas, despistándolas en cuanto a la causa. Las lleva por un camino falso que deja sin tocar la fuente del problema y deja el imperialismo en el poder. Además, oculta este punto esencial: ESTE SISTEMA NO PUEDE FUNCIONAR NI FUNCIONARÁ DE ACUERDO A LOS INTERESES DEL PUEBLO Y HAY QUE VOLTEARLO RADICALMENTE.

Otras personas adoptan esta línea por diferentes motivos. De hecho, algunas nunca han escuchado una explicación revolucionaria o una comparación penetrante de las dos líneas. Otras se oponen sinceramente a las grotescas disparidades y horrores del imperialismo, pero al mismo tiempo se atraen por los análisis que sitúan el problema fuera del funcionamiento esencial del sistema mismo. Les atraen la idea de que el problema surgió porque las personas en el poder violaron las reglas del sistema y que la solución tiene que ver con hacer que esas personas obedezcan esas reglas, en oposición a la pura verdad de que las mismas "reglas" (la división básica en clases y las relaciones sociales del capitalismo, y lo que el capitalismo requiere para funcionar) SON el problema. Al final de cuentas, esta perspectiva refleja la posición en la sociedad de los que se encuentran "atrapados en el medio" entre los capitalistas imperialistas de arriba, por un lado, y los que "viven las más duras formas de este infierno todos los días bajo este sistema"13, por el otro, y cuyos intereses más fundamentales solo pueden satisfacerse mediante una revolución total.

Así que, una vez más, esa posición de aquellos que están "en el medio" da lugar a esfuerzos para hallar soluciones que estén por encima del antagonismo o conflicto fundamental que divide a la sociedad y que tienden a negar la profundidad de dicho conflicto; pero eso es imposible, porque dicho antagonismo define y condiciona todo en la sociedad, y solo es posible resolverlo o en una dirección (hacer la revolución que lleve a la emancipación) o en otra (continuar e intensificar la explotación y la opresión). Los revolucionarios tienen que bregar con esta cuestión del verdadero problema y la verdadera solución con las personas que se dejan atraer por esa línea del complejo industrial de prisiones y/o que plantean esa línea, al mismo tiempo que nos unimos a éstas a fin de seguir adelante en la lucha contra ese ultraje.

En estos momentos, la batalla contra la encarcelación en masa es crucial. El programa de encarcelación en masa tiene elementos genocidas y una dinámica genocida. Ya es una catástrofe humana de dimensiones horribles; si no se logra dar marcha atrás a ese rumbo, se empeorará muchísimo. Las personas se sumarán y deberían sumarse a esta lucha a partir de muchos distintos puntos de vista, y es sumamente importante unir a todos los que se puedan unir. Eso debería significar que se juntaran personas con muchas diferentes perspectivas sobre por qué esto está pasando y qué se debe hacer al respecto, para decir ¡NO! Y debería significar y tiene que significar que haya discusiones animadas y lucha para tener claridad sobre el verdadero problema y la verdadera solución, y que los comunistas revolucionarios planteen y luchen por un análisis científico. Tal lucha, sobre una base de principios, puede fortalecer la unidad y dar mayor impulso a un movimiento... y es esencial para preparar la base para la lucha por un mundo en que la humanidad en realidad PUEDA emanciparse de todas las relaciones de explotación, de todas las instituciones que reflejan esas relaciones y las mantienen en pie y todas las ideas que surgen de esa explotación y esa opresión y las refuercen.

 

1. Douglas Massey, Categorically Unequal: The American Stratification System, Russell Sage Foundation, Nueva York, 2007. [regresa]

2. Angela Davis, "Masked Racism: Reflections on the Prison-Industrial Complex", colorlines.com, 10 de septiembre de 1998. [regresa]

3. Aquí Davis usa de manera explícita la formulación "un complejo militar-industrial" la que desarrolló el mismísimo Dwight Eisenhower, ex presidente y general estadounidense. Eso en realidad es aleccionador: Eisenhower señaló ciertos efectos de la enorme expansión del imperio de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y el galopante gasto militar que la acompañó, como advertencia de ciertos "efectos no intencionados" de este imperio y NO del imperio en sí ni hablar de pedir que lo desmantelara (¡!), de que algunas industrias de defensa y las propias fuerzas armadas pudieran poner sus propios intereses, concebidos estrechamente, por encima de los del imperio (nuestra palabra, y no la de Eisenhower) en conjunto. Como veremos, el complejo industrial de prisiones también examina ciertos efectos, pero, al igual que el complejo "militar-industrial" de Eisenhower, se aleja de un conocimiento acertado de cómo el sistema requiere esa expansión del poder estatal y hace que la gente crea que se puede solucionar este problema según los términos y el marco de este sistema. [regresa]

4. Bob Avakian, Communism and Jeffersonian Democracy (El comunismo y la democracia jeffersoniana) (Chicago: RCP Publications, 2008), en inglés. "La opresión  del pueblo negro, los crímenes de este sistema y la revolución que necesitamos", Revolución #144, 5 de octubre de 2008. Se puede descargar ambas obras en línea en revcom.us. [regresa]

5. En la guerra de Secesión, el ejército se desplegó en contra de la clase esclavista, pero eso sucedió porque el sistema de esclavitud había entrado en conflicto con una mayor expansión del capitalismo; y después de la guerra, habiendo sometido a esa otrora clase de esclavistas, se volvió a integrar relativamente pronto en las estructuras gobernantes, aunque en una forma distinta, y el ejército se convirtió una vez más en un instrumento de dominación del pueblo afroestadounidense. [regresa]

6. "La entrevista de Revolución — 'Robert Perkinson: Texas duro: El auge del imperio carcelero de Estados Unidos'", Revolución #208, 25 de julio de 2010. [regresa]

7. Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian (Chicago: RCP Publications, 2011). [regresa]

8. Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), p. 3. [regresa]

9. Obra citada, p. 2. [regresa]

10. Rebasa el ámbito de este artículo una discusión de todo el papel e influencia del P"C"EUA — el cual funcionó como instrumento de los intereses imperialistas de la Unión Soviética, que en ese tiempo ya era socialista en nombre aunque imperialista en su esencia, ADEMÁS de fomentar, como parte de eso, su propio programa de reformismo y de buscar hacerse parte del sistema. Como partido, el P"C"EUA desempeñó el papel doble de atacar abiertamente las expresiones más avanzadas de ese tiempo —en particular cualquier tendencia o individuo atraído por el ejemplo y la línea de lo que era entonces el ejemplo revolucionario de China, dirigida por Mao Tsetung— y también de socavar esas fuerzas, en unos casos procurando forjar unidad sin una base de principios, para lo cual usó como palanca la influencia que sí tenía entre ciertos sectores del pueblo y en ciertas instituciones de la sociedad. Ese partido era revisionista: afirmó ser marxista (o marxista-leninista, en su caso), pero le quitó (o revisó) del comunismo todo su espíritu revolucionario. [regresa]

11. Como hemos dicho en otros lugares, "Martin Luther King hizo muchos sacrificios, incluso el máximo sacrificio, al buscar realizar lo que externó en su discurso de 'Tengo un sueno'. Pero, como indicó ese discurso, su perspectiva era precisamente la de buscar que Estados Unidos 'cumpliera sus promesas', aunque esas promesas siempre se han tratado, como uno de sus elementos básicos, de primero esclavizar directamente al pueblo negro y después continuar oprimiendo al pueblo negro con otras formas horrorosas... De hecho, a pesar de la intención de King, la realización de ese sueño solo se podría dar, a lo sumo, para un porcentaje reducido de la población negra, y en realidad se daría a las costillas de las masas negras, y de millones, incluso miles de millones, de personas más aquí y en el mundo a las cuales el funcionamiento de este sistema capitalista imperialista y de su explotación y opresión sistemáticas e inmisericordes, con el aval de su máquina organizada de matanza en masa y destrucción, seguirá cazando y haciendo sufrir de manera horrorosa.

"De acuerdo con esta perspectiva, el programa de King proponía abiertamente las reformas, se oponía directa y explícitamente a la revolución..." (de: "Por qué el 'sueño' es un callejón sin salida", de la sección "Falsos caminos y callejones sin salida", en "La opresión del pueblo negro, los crímenes de este sistema y la revolución que necesitamos", Revolución #144, 5 de octubre de 2008) [regresa].

12. "The Two Nations of Black America: Interview Angela Davis", Frontline, PBS. [regresa]

13. "Una declaración del Partido Comunista Revolucionario: Sobre la estrategia para la revolución", Revolución en línea, 12 de febrero de 2011. [regresa]

 

Fuentes adicionales:

"Immigration Detention", Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU)

"Conservatism, Christian Fundamentalism, Liberalism and Paternalism ... Bill Cosby and Bill Clinton ... Not All "Right" But All Wrong!"(Conservatismo, fundamentalismo cristiano, liberalismo y paternalismo... Bill Cosby y Bill Clinton... ¡no todo está "bien" sino mal!), audio en inglés, Bob Avakian, 2006

"Promueven ese veneno de responsabilidad personal: Obama, primera voz en coro 'Echarle la culpa a los pobres'", Carl Dix, Revolución #139, 10 de agosto de 2008

"Why Does the United States Lock Up So Many People?", Karen Franklin, Psychology Today, 30 de enero de 2012

"Hellhole: The United States holds tens of thousands of inmates in long-term solitary confinement. Is this torture?", Atul Gawande, New Yorker, 30 de marzo de 2009

"The Caging of America: Why do we lock up so many people?", Adam Gopnik, New Yorker 30 de enero de 2012

"1 in 31 U.S. Adults are Behind Bars, on Parole or Probation", Pew Center on the States, 2 de enero de 2009

"Subjective and Objective Indicators of Racial Progress", Betsey Stevenson y Jason Wolfers, 12 de mayo de 2010

"Prisoners in 2010", Departamento de Justicia del gobierno estadounidense, Buró de Estadísticas sobre Justicia, 15 de diciembre de 2011

"Jail Inmates at Midyear 2010", Departamento de Justicia del gobierno estadounidense, Buró de Estadísticas sobre Justicia, 14 de abril de 2011

 

Permalink: http://revcom.us/a/257/raymond-lotta-at-harvard-pt1-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Todo lo que te han dicho sobre el comunismo es falso:
El capitalismo es un fracaso,
La revolución es la solución

Nota de la redacción: Revolución publica por entregas un importante discurso dado por Raymond Lotta durante su gira nacional por las universidades en 2009-2010. Esta versión del discurso dada en la universidad de Harvard en abril de 2010 tiene leves modificaciones, y notas que están en la versión en línea en revcom.us. Esta serie salió por partes en Revolución: #257, #258, #259, #261, #262, #264 y #268, 29 de enero, 5, 12 y 26 de febrero, 11 de marzo, 1° de abril y 13 de mayo de 2012.

Me da mucho gusto estar aquí en Harvard para hablar con ustedes del comunismo. Mi discurso tiene cinco temas principales:

Espero un intercambio vigoroso y fructífero durante la sesión de preguntas y respuestas. Pues emprendamos la marcha.

Introducción: La ignorancia institucionalizada

Imagínense una situación en la cual los creacionistas fundamentalistas cristianos hayan tomado el poder general, y hayan suprimido todo conocimiento de la evolución. Imagínense que incluso hayan ejecutado o encarcelado a los científicos y profesores más importantes que insistieran en enseñar la evolución y traerle al público conocimiento al respecto. Que calumniaran y denunciaran el hecho bien comprobado de la evolución, que la ridiculizaran como una teoría defectuosa y peligrosa que contradice la "verdad" que todos saben del cuento bíblico de la creación y va en contra de la "ley natural" y el "orden divino".

Para continuar con esta analogía, imagínense que en esta situación muchas "autoridades" intelectuales, junto con otros que les siguen los pasos, siguieran el rebaño, y declararan: "No sólo fue ingenuo sino criminal creer que la evolución era una teoría científica bien documentada, y no debíamos haber impuesto esa creencia a la gente". Que algunas autoridades intelectuales hicieran declaraciones como: "Pero ahora podemos ver que 'todos lo saben', no nadie cuestiona, y tampoco lo cuestionaremos; podemos ver que todos saben que la evolución encarna una cosmovisión y lleva a un comportamiento que son desastrosos para los seres humanos. Nos dejamos engañar por la confianza arrogante de los que propagaban esa idea. Podemos ver que todo lo que existe, o que ha existido, no pudo haber surgido sin la mano guía de un 'diseñador inteligente'".

Al continuar este "experimento en el pensamiento", pongamos que incluso muchos intelectuales progresistas radicales se desorienten y se desmoralicen. Se callan intimidados.1

Bueno, esa es una analogía a la situación que existe en la vida y discurso intelectual cuando se trata del comunismo. El veredicto que ya se acepta sin cuestionar es que el comunismo es un fracaso. Pensadores radicales que antaño desmentían las falsedades anticomunistas, se abrían los ojos y les abrían los ojos a los estudiantes hacia la experiencia verdadera y liberadora de la revolución comunista — muchos de esos estudiosos progresistas se han tragado el veredicto sin pensarlo dos veces.

Miren, en los años sesenta, el mundo hervía con revolución. La revolución en China inspiró a gente por todo el mundo. Los movimientos más revolucionarios y de más alcance de los sesentas —sean de los Panteras Negras o la liberación femenina radical— contaron con la influencia de la revolución comunista, y especialmente la Revolución Cultural, en China. Por su parte, esa dinámica influyó en las universidades —incluso aquí mismo en Harvard— en la perspectiva que tenían los estudiantes sobre sus vidas y el sentido y propósito del trabajo intelectual. Pero a partir de la derrota de la revolución en China en 1976, durante casi 35 años, una ofensiva ideológica ha estado arremetiendo sin cesar contra la revolución comunista. Y eso trae consecuencias concretas.

Yo sé que hay personas en este salón que desean hacer algo que tiene sentido con sus vidas, en beneficio de la humanidad. Quizás algunos de ustedes quieran dedicar sus energías a solucionar la emergencia ambiental... o dar educación en las zonas urbanas marginadas... o explorar por medio de las artes en la esfera de la imaginación y metáfora cómo es la gente y cómo podría ser, cómo es el mundo y cómo podría ser.

Pero, sin importar sus pasiones y convicciones, el sistema obra por su propia lógica que moldea todo. Hablo de un sistema que opera a base de las ganancias. Hablo de una economía que es la base territorial de un imperio: un sistema global de explotación en el cual Estados Unidos se arroga el "derecho" a librar guerras e invadir y ocupar países. También hablo de un sistema económico defendido por instituciones gubernamentales y una máquina militar de muerte y destrucción. Hablo de los valores e ideas que dicha sociedad promueve.

Uno sabe que urgen medidas radicales para invertir la marcha hacia una catástrofe ambiental inminente. Pero lo que pasa —realmente lo que no pasa para lidiar con la emergencia ambiental, siendo la cumbre en Copenhague el más reciente ejemplo indignante— lo impulsa y lo limita el funcionamiento del mercado global capitalista... el balance financiero capitalista... las relaciones del poder y luchas por el poder entre Estados Unidos y las otras potencias opresoras.

¿Uno quiere enseñar "verdades incómodas" sobre la verdadera historia estadounidense y su papel en el mundo? Bueno, es justo y debido, pero lo van a presionar y amenazar, y es probable que se quede sin trabajo. Se es una mujer que quiere zafarse de las convenciones y estereotipos. Pero toda la vida será el blanco de miradas amenazantes, peligro de ataques físicos e imágenes sexuales degradantes que reflejan y refuerzan tradiciones esclavizantes y la subordinación.

Necesitamos un sistema diferente. La humanidad necesita la "revolución total": en la economía, la política, la cultura y la moral. Y el hecho es que podemos crear un mundo sin explotación, en el cual la humanidad puede florecer. Sin embargo, y he aquí una ironía cruel, exactamente en un momento cuando el capitalismo está en crisis, cuando toda su irracionalidad y el sufrimiento que inflige están intensificándose exponencialmente, en este mismo momento, nos dicen: "No se puede superar el capitalismo; lo más que se puede hacer son pequeños ajustes en el margen".

Es como si pegaran una etiqueta de aviso sobre el discurso respecto a la posibilidad humana. Peligro: todo lo que desafíe fundamentalmente al capitalismo es, en el mejor de los casos, un sueño imposible y, en el peor, una utopía impracticable impuesta desde lo alto que resultará una pesadilla. Advertencia: el proyecto de hacer la revolución y construir una economía y una sociedad que promueva y sirva el bien común contradice la naturaleza humana, la lógica económica y el curso de la historia. Alerta: hemos llegado al fin de la historia: la sociedad occidental representa el objetivo mayor y el punto final del desarrollo humano.

En la Universidad de California-Los Ángeles, NYU (Universidad de Nueva York) y la Universidad de Chicago, distribuimos un "examen sorpresa" tipo opción múltiple, acerca de unos datos básicos sobre el comunismo. No eran datos esotéricos. Hicimos preguntas tales como: ¿cuál era el único país en Europa Oriental durante la década de los 1930 que tomó posición contra el antisemitismo? La respuesta es la Unión Soviética2. Preguntamos: ¿cuál era el único país en el mundo en los años 60 donde el gobierno y los líderes instaban al pueblo a alzarse contra la autoridad institucional opresiva? La respuesta es la China bajo Mao3. Los resultados del examen eran pésimos: el promedio de respuestas correctas era de 58 por ciento. Es decir, reprobaron.

Eso es una vergüenza. En el siglo veinte, ocurrió algo histórico mundial y la gente no sabe ni un comino al respecto. Las primeras sociedades socialistas se forjaron por medio de revoluciones monumentales, el levantamiento de los parías de la Tierra: en la Unión Soviética de 1917 a 1956, y en China de 1949 a 1976. Eran los primeros esfuerzos en la historia moderna de crear sociedades libres de explotación y opresión: el socialismo. Y la experiencia de esas revoluciones... lo cambia todo. El mundo no tiene que ser así, y podemos lograr más y hacerlo mejor en una nueva ola de revolución.

El socialismo y el comunismo explicados

Así que, ¿qué es el socialismo? Aclaremos unas confusiones. El socialismo no es la propiedad gubernamental de algunas empresas o una que otra regulación gubernamental — pues eso lo hacen todos los gobiernos capitalistas. Y el socialismo no es lo que está haciendo Obama — de socialista Obama no tiene nada.

En realidad, el socialismo consta de tres cosas:

Primero, el socialismo es una nueva forma de poder político en el cual los anteriormente oprimidos y explotados, en alianza con las clases medias y profesionales y la gran mayoría de la sociedad, gobiernan la sociedad con la dirección de un partido visionario de vanguardia. Esta nueva forma de poder estatal mantiene refrenados a los explotadores tantos los antiguos como los nuevos. Posibilita una democracia que a) desencadena la creatividad e iniciativa de la gente hacia muchas direcciones y b) defiende el derecho y la capacidad de las masas populares de cambiar el mundo y participar en la toma de decisiones con sentido, que fomenta el debate de más alcance y protege los derechos del individuo. Este nuevo estado socialista del cual estoy hablando sirve de trampolín para la revolución en otras partes del mundo.

Segundo, el socialismo es un nuevo sistema económico donde los recursos y capacidades productivas de la sociedad son propiedad social por medio de la coordinación del estado socialista, donde la producción se organiza y se planifica conscientemente para satisfacer las necesidades sociales y para superar las desigualdades de la sociedad capitalista de clases, como la opresión de las nacionalidades minoritarias y la subordinación de la mujer. Es una economía organizada para fomentar la revolución en el mundo y proteger el planeta. La explotación y las ganancias ya no reinarán sobre la sociedad y la vida de las personas. Las mega-farmacéuticas y los conglomerados financieros-aseguradores ya no dictarán sobre los servicios médicos y la investigación médica. Ya no existirán. Tampoco existirá un General Motors ni un Boeing para distorsionar el desarrollo del transporte y la producción de energéticos a fin de sacar ganancias.

Tercero, el socialismo es un período histórico de transición, entre el capitalismo y el comunismo, un período de lucha y experimentación revolucionaria para transformar todas las estructuras económicas, todas las instituciones y arreglos sociales, y todas las ideas y valores que perpetúan la división de la sociedad en clases.

¿Y qué es el comunismo? Quisiera leerles una parte de la declaración, "La revolución que necesitamos... La dirección que tenemos", del Partido Comunista Revolucionario:

El comunismo [es] un mundo en que las personas trabajen y luchen juntas por el bien común... en que todos contribuyan a la sociedad lo que puedan y reciban lo que necesitan para tener una vida digna de un ser humano... en que ya no haya divisiones entre las personas en que algunas gobiernan y oprimen a otras, arrebatándoles no sólo los medios para obtener una vida digna sino también el conocimiento y un medio para entender bien el mundo y tomar acciones para cambiarlo4.

Ahora bien, las revoluciones en Rusia y China, durante lo que equivale a un "nanosegundo" en la historia humana, lograron cosas asombrosas en la dirección que estoy describiendo. Claro, tenían sus problemas y hasta serias limitaciones... pero el tiempo en que existían, esas revoluciones lograron grandes cosas a pesar de grandes obstáculos en su contra.

¿Por qué eran tan grandes los obstáculos? Primero, los imperialistas hacían lo imposible para aplastar esas revoluciones. Las revoluciones socialistas del siglo 20 plantearon una amenaza mortal (y también moral) al orden global establecido de explotación, privilegio y desigualdad. Abrieron nuevas posibilidades para la humanidad y nuevos caminos para realizarlas.

Los imperialistas no venían platicando a Lenin o a Mao: "Ah, bueno, quieres intentar crear una nueva sociedad basada en la cooperación, quieres crear una economía planificada que prioriza la satisfacción de las necesidades humanas, quieres resolver los problemas de salud y educación y vas a intentar capacitar a los de abajo a que la administren cada vez más. Órale pues, haz tu lucha durante unos veinte años, y luego nos ponemos a comparar los resultados, ¿qué les parece? De ahí veremos cuál sistema funciona mejor".

¡No! Las potencias capitalistas imperialistas cercaban, presionaban y pretendían sofocar esas revoluciones. A unos meses del triunfo de la revolución bolchevique en octubre de 1917, Francia, Inglaterra, Japón, Estados Unidos y 13 potencias más enviaron dinero, armamento y soldados en ayuda de las fuerzas contrarrevolucionarias en Rusia que pretendían restaurar el viejo orden de explotación y oscurantismo religioso.

¿Cuántos de ustedes saben que aplicaron el primer embargo del petróleo en el mundo contra la revolución soviética? ¿Cuántos de ustedes saben que durante todos los años entre 1917 y 1950, la nueva sociedad socialista de la Unión Soviética o se estaba preparando para la guerra, estaba en guerra, o se estaba recuperando de los daños de guerra?

O consideren las circunstancias ante la revolución china al tomar el poder en 1949. Dentro de sólo un año, tropas estadounidenses estaban avanzando por la península coreana y amenazando con invadir a China. ¿Cuántos de ustedes saben que el presidente estadounidense Eisenhower en su informe sobre el estado de la Nación amenazó con usar armas atómicas, si fuera necesario, contra la nueva República Popular China?5 Ésa es la historia verdadera.

Fue en esas circunstancias históricas el que millones de personas en la Unión Soviética y China hicieron la revolución y cambiaron profundamente sus condiciones y su modo de pensar. También enfrentaban grandes obstáculos porque esas revoluciones no se desenvolvieron en un vacío. Ocurrieron, al igual que en las revoluciones futuras, en sociedades aún manchadas con las cicatrices del viejo orden social, incluyendo las divisiones de clase y las ideas y tradiciones del pasado. Todo eso también forma parte de la realidad y el reto de hacer la revolución.

¿Es eso lo que han estado aprendiendo sobre la historia del siglo veinte? ¿Les enseñaron que en los años 1920, una época en la cual linchaban a los negros en Estados Unidos y una de las estrellas de la cultura estadounidense era la película racista que ensalza al Ku Klux Klan, El nacimiento de una nación — les enseñaron que en la Unión Soviética estaba ocurriendo algo completamente diferente? En ese mismo momento en la Unión Soviética, estaban haciendo enormes esfuerzos para superar las desigualdades entre las nacionalidades.

La nueva sociedad socialista estaba luchando contra el chovinismo histórico de la nacionalidad rusa dominante. Canalizaron recursos económicos y técnicos a las regiones con concentraciones de nacionalidades minoritarias. El nuevo estado soviético estableció formas de gobierno autónomo en esas regiones que capacitaban a la gente ahí a encargarse de su administración. Fomentaba la igualdad de idiomas e incluso creó formas escritas de idiomas que antes no las tenían6.

Fue un cambio radical asombroso. Antes de la revolución bolchevique, Rusia fue conocida como la "jaula de naciones", tristemente famosa por pogromos contra los judíos y la dominación de naciones enteras. Fue una sociedad que antes de la revolución prohibía a ciertas nacionalidades minoritarias hablar en su propio idioma en las escuelas.

La mayoría de ustedes no saben de eso porque se ha prohibido este conocimiento en el mundo académico y en la sociedad. Los rodea y les inculca la narrativa oficial de que nada bueno resultó de esas revoluciones — que fracasaron y no pudieron más que fracasar.

Las mentiras y los métodos detrás de las mentiras

Hay un problemita con "lo que todos saben" sobre el comunismo. Se fundamenta en la completa distorsión de la historia concreta de la revolución socialista; se basa en mentiras descaradas.

Asombra, por desgracia, lo que se considera rigor intelectual cuando se trata del comunismo. También asombra, tristemente, lo que se tragan las personas que se creen intelectualmente escrupulosas.

Quiero deconstruir tres ejemplos muy típicos, notorios y cargados, de lo que estoy describiendo.

Chang/Halliday tergiversan por completo las palabras de Mao

Empecemos con el libro: Mao: La historia desconocida de Jung Chang y Jon Halliday. Los medios de comunicación establecidos lo ensalzaron como la biografía de Mao de mayor autoridad. Salió en la listade libros más vendidos del New York Times. Jung Chang y Jon Halliday quieren que ustedes crean que Mao era un hedonista cínico que asesinó a diez veces más inocentes que Hitler. Insisten que era un asesino a sangre fría — pero ya que no podían comprobarlo con hechos, llenaron su libro de mentiras y distorsiones.

Veamos el capítulo 40 del libro, que trata el año 1958. Cada página trae el encabezado: "El Gran Salto: 'Puede que tendría que morir la mitad de la población de China'"7. Los autores citan un discurso de Mao en noviembre de 1958 en el cual dice, "puede que tendría que morir la mitad de la población de China".

Hacen esa referencia como prueba concluyente de que a Mao no le importaban la vida humana: es decir, deja que se muera la mitad de la población de China con tal de realizar una visión descabellada de una nueva sociedad. Pero si uno lee ese discurso de Mao, lo que en realidad dice es todo lo contrario.

"En la construcción de obras de riego, entre el invierno pasado y esta primavera, removimos más de 50 mil millones de metros cúbicos de tierra y piedra por todo el país, pero entre este invierno a la próxima primavera queremos remover más de 190 mil millones de metros cúbicos por todo el país, un aumento de bastante más del triple. Tendríamos que lidiar con todo tipo de trabajos: acero, cobre, aluminio, carbón, transporte, las industrias de procesamiento, la industria química — [todos] requieren un montón de gente. En este tipo de situación, yo creo que si hacemos [todas esas cosas simultáneamente], la mitad de la población de China sin duda morirá, si no es la mitad, sería una tercera parte o un diez por ciento, que serían 50 millones de muertos.... Anhui quiere hacer tantas cosas, está muy bien hacer mucho pero tomen como un principio no causar ninguna muerte"8.

Mao está diciendo que el plan económico pretende abarcar demasiados proyectos mayores al mismo tiempo, y si insistiéramos en seguirlo, pues... "la mitad de la población de China sin duda morirá" — ¡y eso no lo queremos! Está advirtiendo de los peligros del entusiasmo exagerado — que podría resultar en el exceso de trabajo, agotamiento y muerte— y lo está haciendo de una manera muy dramática.

Chang y Holliday sacaron esa frase de Mao completamente fuera del contexto e invirtieron su sentido. Mintieron. Por sí sola esa mentira sería atroz. Pero se la repite en reseñas, periódicos y blogs. Se difunde tanto y se cita tanto que se vuelve un hecho establecido y nadie se ve obligado a documentar nada. Es un caso cerrado: Mao era peor que Hitler. Es increíblemente fraudulento y atroz, pero es lo que pasa por erudición.

Investigación académica chapucera de MacFarquhar se convierte en "verdad"

Ahora paso a una fuente académica prestigiosa con un barniz de rigor estudioso. Estoy hablando del libro Mao's Last Revolution, de Roderick MacFarquhar, el estudioso célebre sobre China aquí en Harvard, y Michael Schoenhals. Se publicó en 2006 y en amplias esferas se considera la historia "de mayor autoridad" de la Revolución Cultural.

MacFarquhar establece el contexto en el cual Mao inició la Revolución Cultural. Lo hace de este modo: "Varios comentarios indican que Mao ansiaba cierta cantidad de terror catalizador para arrancar la Revolución Cultural. No le remordía la conciencia tomar vidas humanas. En una conversación con gente de confianza más adelante durante la Revolución Cultural, el presidente hasta dio a entender que la señal de un verdadero revolucionario es precisamente su intenso deseo de matar". Luego MacFarquhar presenta esta declaración que Mao supuestamente hizo: "Ese hombre Hitler era aún más feroz. Entre más feroz, mejor, ¿no les parece? Entre más gente mate uno, más revolucionario será"9.

Buena, eso es una declaración bastante repugnante. Así que pasé a examinar las notas y fuentes en la parte final del libro, y esto es lo que dice la nota, "De una fuente muy confiable vista por uno de los autores"10. ¿Lo creen? Se supone que se están documentando pruebas de la sed de sangre que supuestamente impulsaba a Mao y la Revolución Cultural. ¿Cuál documentación presenta MacFarquhar? Pónganse a pensar un momentito en ese ultraje intelectual. La prueba de que Mao era un monstruo se basa en un rumor sin ninguna prueba e imposible de comprobar.

Eso es atroz. Siempre lo mismo: "Créenme, no puedo divulgar el discurso, la conversación, el artículo... pero créenme, es fidedigno". Hace recordar a George Bush al librar la guerra en Irak: "Miren, Saddam Hussein está haciendo armas de destrucción masiva. No puedo divulgar las pruebas, pero créenme, mis fuentes son fidedignas". Este rumor se hace pasar por prueba contundente.

De ahí que los medios de comunicación establecidos y otros grandes señores del mundo académico vienen repitiendo esa declaración que nunca se ha atribuido a Mao de ninguna manera real ni demostrable ni citan ningún contexto de importancia. Andrew Nathan, un estudioso liberal de renombre y profesor de la Universidad Columbia, cita esa declaración atribuida a Mao en su reseña del libro en The New Republic11. Seguí  la pista de la reseña, y se publicó en diferentes blogs y websites de reseñas de libros.

Supongamos que uno de ustedes en el público está tratando de aprender sobre la Revolución Cultural y busca en Wikipedia, y hete aquí, en la página sobre la Revolución Cultural encuentras la declaración de Mao Tsetung, la cual presentan como parte de la instrucción de Mao para la Revolución Cultural: "entre más gente mate uno, más revolucionario será".  ¿La fuente? Ya la adivinaron: Roderick MacFarquhar, esa eminencia gris de los estudios chinos12.

Mi pregunta es: ¿por qué no examinaron esa nota otros estudiosos, en vez de repetir esa calumnia sensacionalista sobre Mao? Pues no se sienten obligados a documentar nada: "ya se sabe" que el proyecto comunista fue un horror y un desastre. Muchos de esos mismos dizque estudiosos y otros han colaborado en tejer una narrativa sobre las revoluciones bolchevique y china basada en semejantes distorsiones y tergiversaciones de lo que esas revoluciones se propusieron hacer, lo que realmente lograron y los obstáculos que se les plantearon.

He retado públicamente a Roderick MacFarquhar a un debate, y mi reto menciona esa nota del final del libro. Los organizadores de esta gira lo convirtieron en un anuncio pagado y lo mandaron a publicar en el Harvard Crimson la semana pasada13. ¿Saben qué pasó? El presidente del Crimson rechazó publicar el anuncio pagado por "muy controvertido". Pues si de eso se trata....

¿Dónde están los estudiosos progresistas? ¿Por qué no denuncian todo eso? Porque muchos de ellos se han tragado esos veredictos, dentro de un ambiente de ataques sin cesar contra el proyecto comunista — y otros se han intimidado por "lo que todos saben" y lo que han llegado a ser las normas del discurso intelectual: antes de decir una palabra sobre el socialismo, aunque sea positiva, uno tiene que repudiar la experiencia de la revolución socialista en el siglo 20.

Naomi Klein hace tercio

De hecho, el pensamiento político progresista está imbuido de esas distorsiones anticomunistas. Se encuentra un ejemplo en la activista y crítica social Naomi Klein. Aquí estoy aplicando un análisis que hizo Bob Avakian que se publicó en el periódico Revolución14. En las primeras páginas de su libro La doctrina del schock, Klein describe la situación en Estados Unidos tras el 11 de septiembre de 2001 y cómo la aprovechó la administración de Bush.

Klein dice: "De repente, nos encontramos viviendo en una especie de Año Cero, en el cual todo lo que sabíamos acerca del mundo anterior podía desecharse despectivamente con la etiqueta de 'antes del 11-S'". Ahí tiene la razón. Pero luego saca esta analogía: "Aunque la historia jamás ha sido nuestro punto fuerte, Norteamérica se había convertido en una tabla rasa, una verdadera 'página en blanco' sobre la cual se podían 'escribir las palabras más nuevas y hermosas', como Mao le decía de su pueblo"15. En realidad, Klein hace referencia a un ensayo breve de Mao de 1958, "Presentación de una cooperativa". Pero ella la citó completamente fuera del contexto para hacer parecer que se tratara del control mental sobre las masas sin estudios, por parte de unos líderes totalitarios.

Pues veamos lo que Mao dijo en realidad:

"Entre las características que distinguen a los seiscientos millones de chinos, se destaca su 'pobreza y desnudez'. Esto podría parecer malo, pero en realidad es bueno. La pobreza impulsa el anhelo de cambio, de acción, de revolución. En una hoja de papel en blanco, desnuda, se pueden escribir las palabras más nuevas y hermosas y pintar los cuadros más originales y bellos"16. De ahí Mao celebra que las masas populares están escribiendo y desplegando carteles grandes en las zonas urbanas y rurales para llevar a cabo el debate y la lucha ideológica a escala generalizada — y dice que es un maravilloso antídoto a la atmósfera "pesada" en la sociedad.

En otras palabras, Mao no estaba diciendo, "qué a todo dar, los campesinos son como masilla y los líderes podemos moldearlas a nuestro gusto". Dice lo contrario de lo que Klein da de entender. Dice que el de ser "pobre y desnudo" no sólo hace que la gente anhele el cambio radical sino que también la hace muy capaz de tomar la iniciativa para luchar por ese cambio radical. También queda claro, cuando uno lee el ensayo, que Mao está diciendo que "las palabras más nuevas y hermosas" y "los cuadros más originales y bellos" los están escribiendo y pintando los campesinos mismos, y sí, eso está ocurriendo con dirección comunista.

En el principio del ensayo, Mao observa: "Nunca como ahora se vio a las masas populares tan animadas y pletóricas de audacia y combatividad". "Animados", "con audacia y combatividad": ¡no es exactamente el mundo que quiere para nosotros George Bush, ni Barack Obama! Tampoco no cuadra con el estereotipo que Klein da de entender, de líderes comunistas que convierten a la gente en una bola de robots.

Bueno, ahí tenemos tres ejemplos diferentes de la difusión de notorias mentiras y distorsiones que refuerzan la ignorancia sobre el comunismo: los autores reaccionarios de Mao: La historia desconocida; el liberal anticomunista Roderick MacFarquhar con su Mao's Last Revolution; y la crítica social progresista Naomi Klein en su libro La doctrina del shock. Como he venido recalcando, no se puede sobreestimar los efectos de eso: reducir las aspiraciones miradas, robarle de entendimiento a toda una generación de jóvenes.

La Revolución Cultural de China: De qué se trataba en realidad

En el resto de esta charla, aplicaré los análisis en El comunismo: El comienzo de una nueva etapa, Un manifiesto del Partido Revolucionario Comunista, Estados Unidos17. Este Manifiesto hace un resumen de la historia de la revolución comunista hasta la fecha, sus grandes avances y lecciones. Explica cómo el comunismo se ha desarrollado como una ciencia viva, creativa y flexible, desde su principio con Marx, luego con Lenin, Mao y Bob Avakian. Este Manifiesto establece un marco para iniciar una nueva etapa de la revolución comunista. Permítanme comentarles que uno no puede decir que es estudiado y actualizado con respecto al pensamiento humano emancipador si no ha leído este Manifiesto.

Ahora bien, una de las cosas que oímos tanto al discutir el comunismo con estudiantes es: "bueno, puede que sea una buena idea, pero no funciona en la práctica". Quiero responder retomando precisamente la Revolución Cultural y adentrándome más en qué se trataba y qué logró.

Unos antecedentes históricos

La Revolución Cultural de 1966 a 1976 era la cima de la revolución socialista del siglo 20 y toda la primera etapa de la revolución comunista que se inició con la Comuna de París. La Revolución Cultural era la lucha más radical y de más alcance en la historia humana para sacar de raíz la explotación y opresión y para cambiar la sociedad y forjar nuevos valores y nuevos modos de pensar18.

Sin embargo, la "narrativa maestra" burguesa es que la Revolución Cultural era una purga vengativa contra sus adversarios de parte de un Mao sediento de poder: una orgía de violencia sin sentido y persecución generalizada que inundó a China en una década de caos. Esta narrativa no tiene ni chispa de verdad. Pero antes de responder directamente, quisiera contextualizar la Revolución Cultural hablando un poco sobre la sociedad china antes de la revolución de 1949.

La vasta mayoría de la población china eran campesinos que trabajaban las tierras pero tenían muy poca o ninguna tierra propia. Vivían bajo el dominio de terratenientes que reinaban sobre la economía local y la vida del pueblo. Los campesinos sobrevivían a duras penas. En los años flojos, muchos tenían que comer hojas y corteza, y era común que las familias campesinas se vieran obligadas a vender sus hijos con tal de cumplir con las deudas. La agricultura estaba plagada de ciclos repetidos de inundaciones y sequías y hambruna. Las mujeres vivían un infierno en vida: golpizas del marido, vendaje doloroso de los pies, matrimonios arreglados y para las jóvenes, tener que hacerse concubina del terrateniente o cacique.

En la ciudad más grande, Shanghái, equipos de sanidad recogían aproximadamente 25.000 muertos de la calle al año. Al mismo tiempo, los distritos bajo control extranjero resplandecían. El país de 500 millones de habitantes sólo contaban con 12.000 doctores educados en la medicina moderna, y 4 millones de personas morían al año de enfermedades epidémicas o contagiosas19.

Es por eso que la gente hace la revolución. Es por eso que millones de personas en China participaron conscientemente en la lucha que Mao dirigió para conquistar el poder estatal y crear una nueva sociedad.

Las distorsiones comunes sobre la Revolución Cultural

Distorsión una: Los dizques expertos como Roderick MacFarquhar hablan de la "obsesión" de Mao con la revolución, combatir el revisionismo e impedir la contrarrevolución, como si Mao imaginara o manipulara a los enemigos para servir sus caprichos políticos.

La verdad es que la revolución de 1949 derrocó la dominación extranjera, los capitalistas grandes y el latifundismo. Pero desde el principio, hubo fuerzas dirigentes de esta revolución cuya visión de la nueva sociedad no rebasaba la de convertir a China en una potencia industrial importante con un lugar en la economía mundial y el sistema internacional de estado-naciones. Estas fuerzas formaron una nueva clase capitalista concentrada en el Partido Comunista de China y el estado, y ya para mediados de los años sesenta, se posicionaban para tomar el poder. Sus líderes, como Liu Shao-chi y Deng Xiao-ping, tenían objetivos coherentes y un programa coherente para China: acabar con el socialismo, instituir de nuevo la explotación en nombre de la eficiencia y abrir China al capital extranjero en nombre de relacionarse con el mundo moderno. Por eso Mao advertía del peligro del revisionismo, lo cual es un programa y un punto de vista capitalista expresado en terminología marxista.

Distorsión dos: Relatos burgueses pintan la Revolución Cultural como el intento horroroso de Mao de incitar una histeria colectiva en el pueblo.

La verdad es que la Revolución Cultural era un levantamiento revolucionario popular en el cual cientos de millones de personas participaron en una lucha profunda e intensa sobre el rumbo de la sociedad:

¿La China socialista seguiría avanzando sobre el camino socialista al comunismo: a una comunidad mundial de la humanidad sin clases, donde se haya superado toda forma de explotación y desigualdad social, donde el hombre ya no domine sobre la mujer, donde ya no existan naciones dominantes y otras dominadas y el propio mundo ya no se divida en naciones, donde se haya eliminado la división de la sociedad entre los que trabajan principalmente con las manos y los que trabajan principalmente en la esfera de las ideas, donde ya no se necesite un estado para reforzar el dominio de un grupo de la sociedad sobre otro?

¿O la China socialista tomaría el camino capitalista de regreso a los maquiladoras y explotación, a la urbanización desenfrenada por millones de migrantes desesperados de encontrar empleo, a la subordinación de la mujer y el resurgimiento de la prostitución y la cosificación de la mujer — en pocas palabras, se convertiría China en la China de hoy?

Distorsión tres: La narrativa burguesa de la Revolución Cultural habla de la "promulgación desastrosa de fantasías utópicas" de Mao.

La verdad es que Mao y los revolucionarios que dirigían la Revolución Cultural tenían objetivos coherentes y visionarios. ¿Cuáles eran esos objetivos?

• Movilizar a la gente en la sociedad para derrocar esas nuevas fuerzas capitalistas y revolucionar el propio Partido Comunista.

• Infundir nuevo vigor a la revolución sometiendo la autoridad y la dirección en todos los niveles a la crítica y el cuestionamiento popular.

• Promover los valores socialistas de "servir al pueblo" y priorizar los intereses de la humanidad mundial y luchar contra la moral capitalista de maximizar el interés particular y el auto-enriquecimiento así como la mentalidad confuciana de arrodillarse ante la autoridad y la convención.

• Moldear y revolucionar las instituciones y la estructura de la sociedad: a) para crear un sistema de educación que, en vez de producir una élite privilegiada, contribuyera concretamente a elevar el conocimiento y la capacidad de la sociedad y a superar las grandes divisiones sociales; b) forjar una nueva cultura revolucionaria, como las obras modelo revolucionarias de ópera y ballet que dieron mayor énfasis a los obreros y campesinos y su resistencia a la opresión (en lugar de los viejos dramas de la corte imperial) y transmitían imágenes poderosas de mujeres revolucionarias fuertes e independientes; c) crear nuevas instituciones de base dentro de las fábricas, escuelas y hospitales, que concretamente investían de poder a las masas populares.

Esos eran los objetivos cruciales de la Revolución Cultural; no se trataba de un "utopismo descabellado".

Una revolución auténtica

Pongámoslo en claro, la Revolución Cultural era una revolución auténtica. Desbarataba la rutina de la vida normal; hervía de invento e innovación; inspiró a decenas de millones pero también perturbó y sobresaltó a decenas de millones en el principio. Se cerraron las escuelas; los jóvenes se aventaron al campo para vincularse con los campesinos, estudiantes de Beijing fueron a Shanghái para fomentar protestas en las fábricas, los obreros fueron animados a alzar la cabeza y preguntar: "¿Quién realmente manda aquí?". Era toda una revoltura. El debate político e intelectual era generalizado: reuniones en la calle, protestas, huelgas, manifestaciones, cartelones de caracteres grandes que criticaban y comentaban sobre políticas y líderes. Les proporcionaban el papel y la tinta gratis, les ponían a su disposición edificios públicos para reuniones y debates20.

Se trataba de cambiar la sociedad y cambiar el mundo de una manera cada vez más consciente. Nunca, jamás, en la historial mundial había surgido un movimiento revolucionario a esa escala y con ese nivel de conciencia. Mao veía a los jóvenes como una fuerza catalizadora para despertar y movilizar la sociedad. En Beijing, hubo más de 900 periódicos en 1966 a 1967.

En Shanghái en el otoño de 1966, hubo unas 700 organizaciones en las fábricas. Al final, los obreros revolucionarios, con dirección maoísta, lograron unir amplios sectores de la población de la ciudad para derrocar a los seguidores del camino capitalista que habían tomado el mando de la ciudad. Lo que ocurrió luego fue extraordinario: la gente empezó a experimentar con nuevas instituciones de autoridad política municipal; y la dirección maoísta sacó lecciones y resúmenes de esa experiencia y esos debates21. En el campo, los campesinos debatían sobre la influencia que aún perseveraba de valores confucianos y el patriarcado.

Y ¿la violencia?

Las historias típicas del Occidente afirman que los ataques violentos contra personas y la eliminación física de la oposición contaban con el beneplácito oficial de Mao — y que la violencia tipo hampona era lo normal. Ambas afirmaciones son falsas.

La orientación de Mao respecto a la Revolución Cultural se especificó en documentos oficiales muy difundidos. En la Decisión de los 16 Puntos que guiaba la Revolución Cultural, decía: "Durante el debate, se debe recurrir al razonamiento y no a la coacción o la fuerza"22. Sí, hubo violencia durante la Revolución Cultural. Sin embargo: 1) eso no era el carácter principal de la Revolución Cultural, y sus principales formas de lucha eran el debate de masas, la movilización política de masas y la crítica de masas; b) cuando los jóvenes activistas Guardias Rojos y otros recurrieron a la violencia, la dirección revolucionaria maoísta la condenaba tajantemente y luchaba contra eso — por ejemplo, en Beijing, los obreros que seguían la línea de Mao entraron a las universidades a parar las peleas entre diferentes facciones de estudiantes y a ayudarlos a identificar y resolver sus diferencias; y c) una buena parte de la violencia que ocurrió durante la Revolución Cultural la azuzaron los altos dirigentes que seguían el camino capitalista para defender sus puestos privilegiados.

La mencionada Decisión de los 16 Puntos no era una directiva intrapartidista poco difundida a la cual pasaron por alto nuestros estudiosos académicos tan brillantes. De hecho, ¡se diseminó en toda China como una guía de las metas, los objetivos y los métodos de esa revolución!

Logros concretos sin precedente

La Revolución Cultural logró cosas asombrosas sin precedente.

• Nos dicen que Mao era anti educación y anti intelectual. Eso es mentira.

¿Cuántos de ustedes saben que durante la Revolución Cultural el número de matriculas en escuelas secundarias en el campo aumentó de 14 a 58 millones?23 ¿O que el número de obreros y campesinos matriculados en las universidades se disparó? La razón por la cual tildan de "anti educación" a Mao es que la Revolución Cultural desafió la idea burguesa-elitista de que el estudio es una escala por la cual un individuo "sobresale", o una manera de aprovechar las capacidades y conocimiento para aventajarse por encima de los demás.

No se trataba de anti intelectualismo sino de usar el conocimiento para servir a una sociedad que andaba en camino de romper las desigualdades sociales. Cambiaron el viejo plan de estudios en las universidades, y combinaron el estudio con el trabajo productivo. Criticaron los viejos métodos de enseñanza que consideraban a los estudiantes como recipientes pasivos de conocimiento y a los maestros e instructores como autoridad absoluta.

• Nos dicen que a Mao no le importaba la vida humana. Eso es mentira.

China, un país relativamente atrasado, logró algo que el país más rico del mundo, Estados Unidos, no ha podido: ofrecer la asistencia médica universal. Como resultado de la Revolución Cultural, se estableció un sistema de servicios sanitarios que cubriera y resolviera las necesidades de los campesinos en el campo chino que constituían el 80% de la población de ese país.

En poquito más de una década tras la toma del poder en 1949, la revolución logró eliminar enfermedades epidémicas como la viruela y la cólera. Lanzaron campañas de masas para luchar contra la adicción al opio24. Junto con la movilización de las masas, hubo educación en masa. Un rasgo muy importante y distintivo de la asistencia médica en la China socialista era el de maximizar la participación comunitaria y de concientizar y responsabilizar la base sobre asuntos y cuestiones de salud. Asignaron desde el centro recursos médicos necesarios, y al mismo tiempo se dio muchísima descentralización25.

Uno de los resultados más emocionantes de la Revolución Cultural fue lo que llamaron el movimiento del "médico descalzo". Eran campesinos jóvenes y jóvenes urbanos enviados al campo a los cuales les enseñaron rápidamente los servicios médicos básicos para satisfacer necesidades locales y tratar las enfermedades más comunes. En 1975, hubo 1.3 millones de esos "médicos descalzos"26.

Los resultados asombran. La expectativa de vida bajo Mao se duplicó de 32 años en 1949 a 65 años en 197627. Amartya Sen, el economista premiado de Nobel, hizo un cálculo: si India contara con el mismo sistema de asistencia médica que tenía China bajo Mao, pues en India hubieran muerto 4 millones de personas menos al año desde su independencia en 1948 — que equivale a 100 millones de muertes innecesarias en India en el curso de 25 años28.

A ver: díganme cuál sistema económico social valora la vida humana y cuál no.

La naturaleza humana puede cambiarse

Muchas personas dicen que el comunismo no podría funcionar porque va contra la naturaleza humana... que la gente es egoísta y sólo buscará su propio interés... que no tendrá ningún motivo para trabajar si no se le permite competir y aventajarse a los demás. Pero estas no son declaraciones científicas que describen una naturaleza humana inmutable. Describen la naturaleza humana bajo el capitalismo, tratan la manera en que ESTA sociedad moldea el modo de pensar y el comportamiento de las personas.

El capitalismo produce y requiere cierto modo de pensar: de que "primero son mis dientes que mis parientes" (o, que "poderoso caballero es Don Dinero") que tanto tienes tanto vales. Ese punto de vista y esos valores imprimen todo, todas las instituciones y relaciones en la sociedad. Las personas tienen que competir por el empleo, por la vivienda, por posición en el sistema educativo. Incluso tienen que competir y perfeccionarse en el "mercado" de las relaciones humanas. ¿Sorprende, pues, que las personas sean indiferentes, insensibles, hasta crueles entre sí en esta sociedad?

Eso es lo que cambió el socialismo, la revolución socialista. Abre una esfera totalmente nueva de libertad para que la gente cambie sus circunstancias y su modo de pensar. Eso es lo ocurrió durante la Revolución Cultural.

En China durante la Revolución Cultural, el sistema económico se basó en dedicar los recursos al beneficio de la sociedad y de la revolución mundial. Se dieron nuevas relaciones sociales e instituciones que facilitaban que las personas se cooperaran y contribuyeran al máximo posible a una sociedad liberadora y a la emancipación de la humanidad. El sistema educativo promovía los valores de servir al pueblo, usar el conocimiento por el mejoramiento de la sociedad y la humanidad y no por sacar ventaja personal. Durante la Revolución Cultural, la gente medía su vida y las acciones de los demás a través del lente moral de "servir al pueblo".

Pueden leer entrevistas y libros de estudiosos como Dongping Han, Bai Di y Mobo Gao. Eran jóvenes durante la Revolución Cultural y participaron en ella y escriben de cómo era crecer en el ambiente social de la Revolución Cultural, el impacto de un marco social que valoraba la cooperación y la solidaridad. Hablan de cómo eso afectó sus actitudes hacia las demás personas, su sentido de responsabilidad social y el impacto de la Revolución Cultural en lo que les importaba y le daba sentido a la vida29.

Repito, no estoy hablando de una suerte de utopía y tampoco estoy diciendo que todo se hacía bien perfecto en la China maoísta. Pero sí se cambió la gente porque la sociedad socialista crea este nuevo marco que posibilita que la gente cambie a sí misma conscientemente.

Y cuando se restauró el capitalismo en China en 1976 y se impusieron de nuevo las relaciones económicas en las cuales "por dinero baila el perro", la gente cambió de nuevo: otra vez con lo de "primero mis dientes", de que "cada uno quiere llevar el agua a su molino y dejar en seco el del vecino". La gente se cambió, no porque se haya reafirmado alguna naturaleza humana primigenia, pero porque la sociedad había regresado al capitalismo.

Aprendiendo de la Revolución Cultural y yendo más allá de ella

La Revolución Cultural que Mao inició en 1966 fue derrotada en 1976. Tras la muerte de Mao, un núcleo de seguidores del camino capitalista lanzó un golpe de estado militar. Estas fuerzas contrarrevolucionarias encarcelaron a los camaradas más cercanos de Mao, mataron a miles de personas e instituyeron el capitalismo bajo cierto camuflaje del socialismo.

¿Cómo pudo ocurrir eso? En primer lugar, a la Revolución Cultural se le oponían férreamente poderosas fuerzas neocapitalistas con posiciones dirigentes en la sociedad china: en el Partido Comunista, el gobierno y las fuerzas militares. Dichas fuerzas, como Mao había señalado, eran parte de un fenómeno histórico-social de la revolución china: eran "demócratas burgueses" que se habían convertido en "seguidores del camino capitalista". Permítanme explicar.

El imperialismo había subyugado a China como nación. El feudalismo no permitía que la sociedad saliera de la pobreza y el atraso. A ojos de muchos de los que se sumaron al Partido Comunista antes de la toma de poder en 1949, la revolución china en esencia servía para romper el control imperialista y convertir a China en una sociedad moderna e industrializada. Una vez que la revolución logró quitarse de encima el imperialismo, esas fuerzas, muchas de las que entonces estaban en posiciones dirigentes, consideraban la tarea ante la revolución la de fortalecer el poder económico de China, por los métodos que parecieran ofrecer mayores resultados. Esos "demócratas burgueses" convertidos en "seguidores del camino capitalista" contaban con bastante poder e influencia.

Además, la China revolucionaria era el blanco de enormes presiones internacionales. La Unión Soviética, que ya no era un país socialista en los años 60 y 70, amenazaba con librar una guerra, incluso con bombas nucleares, contra la China socialista. Ese peligro fortaleció a las fuerzas conservadoras en el partido. Éstas insistían que la efervescencia y la innovación de la Revolución Cultural ponían en peligro la seguridad, que ya era hora de ponerle fin, que se tenía que concentrar los esfuerzos en la defensa, la estabilidad y la modernización rápida. Organizaron y movilizaron fuerzas sociales en aras de ese programa.

Y más allá de esos factores concretos inmediatos, a nivel más profundo, el hecho es que la revolución socialista va contra miles de años de relaciones entre amo y esclavo, de tradición y de la fuerza ideológica de la costumbre, como el de deferir a la autoridad y la convención.

Esos factores objetivos —la fuerza de la contrarrevolución y el reto monumental de transformar la sociedad dividida en clases— son las razones principales por la derrota del socialismo en China en 1976. Pero influyeron en esa derrota, aunque de importancia secundaria, algunos errores de orientación y concepción por parte de Mao y los revolucionarios.

Para adentrarnos en eso, es preciso captar que un acontecimiento de estas proporciones histórico-mundiales —la derrota de una revolución verdaderamente transformadora que duró 27 años, en un país de casi mil millones de personas— requiere un análisis profundo. La única persona sobre este planeta que analizó lo que ocurrió en China, desde el punto de vista de por qué fue derrotado la revolución, qué implica y cómo hay que defender y extender la experiencia liberadora sin precedente de la Revolución Cultural y al mismo tiempo aprender de sus problemas e ir más allá de ella para iniciar una nueva etapa de la revolución comunista... era Bob Avakian.

La nueva síntesis del comunismo de Bob Avakian

Lo dicho nos lleva a la última parte de mi discurso: cómo la nueva síntesis del comunismo de Bob Avakian posibilita que la humanidad avance aún más y haga aún mejor la revolución comunista en el mundo de hoy.

Bob Avakian ha planteado que no sólo tenemos que defender las grandes victorias de la primera oleada de revoluciones socialistas, sino también analizar abiertamente sus problemas. Tenemos que entender más profundamente cuáles eran las deficiencias de estas revoluciones y cómo hacerlo mejor. Tenemos que interrogar sin tregua la experiencia de la revolución proletaria, no solamente los errores y rasgos negativos sino sus adelantos y apogeos. No tenemos miedo a la verdad; al contrario, tenemos sed de la verdad.

En esta discusión, estoy aplicando las ideas y descubrimientos de las obras de Avakian, tales como Observations on Art and Culture, Science and Philosophy y "Hacer la revolución y emancipar a la humanidad"30.

Bob Avakian ha examinado profundamente la experiencia soviética y la de la Revolución Cultural.

En la Unión Soviética a fines de la década de 1930, al crecer el peligro de un ataque de Alemania y al movilizarse la sociedad para la guerra, se restringió y se anquilosó cada vez más la vida política e intelectual31.

Durante la Revolución Cultural de China, muchos artistas e intelectuales no podían dedicarse a su trabajo. Sí se crearon muchas obras modelo revolucionarias, que eran maravillosas. Sí florecían las artes entre los obreros y los campesinos, quienes anteriormente estuvieron excluidos de esas esferas, al igual que en la sociedad capitalista. Pero hubo un problema de poner demasiada atención en crear obras modelo revolucionarias y facilitar la participación de las masas populares en las artes — exclusivamente. Manejaron las cosas con demasiado detenimiento32.

Tenemos que hacer mejor las cosas.

Pongámoslo claro: es grandísimo obtener el poder estatal socialista. Permitir que la contrarrevolución arrebate el poder sería una traición no solamente a los sacrificios de las masas que han hecho la revolución sino a las esperanzas del mundo entero.

La revolución tiene que mantener un control firme sobre ese poder Y ADEMÁS asegurarse que dicho poder valga la pena defender: tiene que ser verdaderamente revolucionario y emancipador. Un nuevo poder estatal y la dirección general de un partido de vanguardia son indispensables para forjar un nuevo mundo.

Avakian dice que tiene que haber un "núcleo sólido" en la sociedad socialista — un núcleo sólido cimentado en el principio de alcanzar el comunismo y emancipar a toda la humanidad, y de mantener el poder sobre esa base. Eso es esencial para seguir concretamente el camino hacia una sociedad en que ya no exista ninguna necesidad de una dirección institucionalizada.

Sobre la base de este núcleo sólido, también tiene que haber una "máxima elasticidad": una efervescencia y ambiente contestatario en la sociedad, el brote de cosas nuevas e inesperadas. La dirección tiene que aprender de todo eso al mismo tiempo que tiene que darle dirección general para que esta elasticidad contribuya al rico proceso de llegar al comunismo.

Éste es un salto en nuestra comprensión y visión. Requiere que la dirección se ejerza en maneras que son diferentes, en ciertos sentidos importantes y cruciales, a la concepción y práctica en las sociedades socialistas anteriores.

La revolución tiene que establecer el marco. Pero no debe hacerlo a costa de inhibir el disentimiento, de sofocar la riqueza de la expresión individual o de subyugar el amplio sector medio de la sociedad. Hemos aprendido que no se puede llegar al comunismo sin hacer que la sociedad salte por los aires, sin fomentar una profunda compenetración de experiencia, descubrimiento e ideas innovadoras, para abrir nuevos caminos al cambio.

La nueva síntesis y la efervescencia intelectual y el disentimiento en la sociedad socialista

Bob Avakian ha forjado un nuevo entendimiento y un nuevo aprecio del papel crucial del trabajo intelectual y la efervescencia intelectual en la sociedad socialista. Tienen que florecer a una escala que es inimaginable en la sociedad capitalista. A la vez que luchar para superar una situación en que sólo unas cuantas personas, relativamente, tienen acceso a la esfera de "trabajar con las ideas", también se tiene que dar margen y espacio a los intelectuales, artistas y científicos.

Ahora bien, hay que luchar contra ciertas actitudes y valores de parte de los intelectuales que surgen de su posición relativamente privilegiada y su separación relativa de las masas en la sociedad de clases. Pero la ideología burguesa afecta a todos en la sociedad, entre ellos los de abajo, y también hay que luchar contra eso. El pensamiento de todos, trátese de obreros que sean deferentes o resentidos para con los intelectuales o de intelectuales e profesionales que desprecien a las masas populares... es necesario transformar el pensamiento de todos. Eso es parte de llegar a ser emancipadores de la humanidad.

Manejar correctamente todo eso es un gran reto. Repito, la revolución comunista tiene el objetivo de acabar con la opresiva división social de trabajo de la sociedad de clases, pero para lograrlo entiende que la efervescencia intelectual y científica es esencial para la búsqueda de la verdad, para aumentar el caudal del conocimiento humano, a fin de capacitar a las masas populares para que conozcan el mundo más profundamente, para así transformarlo más profundamente.

Y otra cosa. El carácter investigador y buscador de la actividad intelectual puede contribuir al dinamismo y al espíritu crítico y explorador de los cuales la sociedad socialista debe imbuirse. Todo eso es parte del proceso de descubrir y luchar sobre los problemas y defectos en la sociedad. Tal efervescencia contribuye a un ambiente en el cual se debaten y se interrogan por toda la sociedad las políticas, las estructuras, el rumbo y el liderazgo de la sociedad.

Ahora bien, la sociedad socialista promoverá el marxismo. Pero no se puede imponer el marxismo como una "ideología oficial", a la cual las personas tienen que adoptar para participar de lleno en la sociedad. Eso ha sido un problema en las sociedades socialistas anteriores. Es necesario promover el marxismo en un ambiente en el cual se compenetre y converse con otras corrientes y discursos intelectuales y que se enriquezca en ese proceso. Y, en última instancia, las personas tienen que llegar al marxismo por sí mismas.

El disentimiento y la elasticidad

Este modelo de la sociedad socialista que Avakian viene forjando da gran importancia a la necesidad no sólo de permitir sino fomentar el disentimiento, la protesta y la contienda en la sociedad socialista. El socialismo debe hervir de descubrimiento y agitación. No se lo logrará si las cosas están fuertemente controladas, si la gente se siente vigilada o "se cuida de lo que dice" por miedo de caer en lo incorrecto.

Hay muchas personas que nos preguntan: "Ahora abogan por las protestas, pero y ¿qué de las universidades bajo el socialismo, habrá movimientos y protestas estudiantiles?". La respuesta es: "¡Que sí, y con creces!" Las universidades en la sociedad socialista tienen que hervir de debate intelectual y disentimiento de gran alcance, con protesta y contienda que provocarán, por supuesto, trastornos. Se trata de una sociedad vibrante de debate y protesta que rebasa con mucho lo que existe en la sociedad capitalista.

Como parte de esta gira, escribí una carta abierta y un reto al debate a Jeffrey Sachs. Él es catedrático de la Universidad de Columbia y aboga ávidamente por lo que él caracteriza como un capitalismo "socialmente consciente", se opone tajantemente al comunismo y cree que el mercado garantice la libertad. Ahora bien, las personas como Jeffrey Sachs o los críticos sociales como Naomi Klein, y los Roderick MacFarquhar, tienen que tener la capacidad y tendrán la capacidad de expresar, diseminar y defender sus ideas ampliamente en la sociedad socialista. Habrá gran debate en la sociedad sobre esas ideas como parte de la lucha de conocer y cambiar el mundo. No llegaremos al comunismo sin este tipo de efervescencia.

Ahora voy a tratar otro aspecto de esta nueva síntesis. Al resumir la experiencia de la revolución socialista en la Unión Soviética bajo Lenin y Stalin, y en China bajo Mao, Avakian ha planteado un problema particular. Sí, es crucial y necesario que la sociedad socialista se centre en ciertos esfuerzos concretos, sea luchar para liberar a la mujer de las cadenas del patriarcado o solucionar con urgencia la crisis ambiental. Sí, es crucial y necesario que la dirección desarrolle políticas, convenza a la gente para que capte la necesidad de mantener las cosas en el camino general hacia comunismo y que luche decididamente para mantener la revolución en camino hacia adelante.

Pero hay que entender eso de una nueva manera. Sí, la sociedad socialista tiene que moverse hacia adelante en un sentido general hacia el comunismo. Pero al mismo tiempo, las personas tienen que perseguir sus propias visiones. Es necesario que tengan la posibilidad de abrir toda suerte de caminos diversos y creativos, sean artistas y científicos o sean las masas populares.

Eso no desvía de la creación de un mundo nuevo y liberador. Esta "elasticidad" es una parte esencial de la dinámica de llegar hasta ese mundo. Las personas llegan a tener un entendimiento más exacto de la sociedad solamente por medio del debate más amplio posible para forcejear entre lo correcto y lo incorrecto y para que ellas por sí mismas experimenten, descubran cosas nuevas, cometan errores y puedan reflexionar y relajarse.

Bueno, eso es otro enorme reto, lleno de riesgos: no sólo permitir sino fomentar que las cosas se disparen en toda suerte de direcciones descabelladas e inesperadas; pero además es necesario hace todo eso sin perder de vista las prioridades, y sin soltar el poder. Tengámoslo bien claro: los imperialistas y los contrarrevolucionarios harán lo imposible para restaurar el viejo orden. Existe la realidad de la contrarrevolución, de atentados activos y organizados para sabotear y derrocar la nueva sociedad. Pero también existe la realidad de que no llegaremos hasta el comunismo sin que la sociedad hierva de efervescencia y experimentación, disentimiento y protesta. La Constitución y la estructura de leyes de la sociedad socialista tienen que reflejar ese análisis y distinguir correctamente entre esos elementos.

Lo que esta nueva síntesis recalca es que esa efervescencia intelectual y disentimiento no sólo contribuyen a un conocimiento nuevo y más profundo de la sociedad, no sólo contribuyen a abrir esas nuevas brechas hacia una sociedad sin clases, sino también, y críticamente, son de vital importancia en el proceso de elevar la capacidad de las personas para que cambien la sociedad y a sí mismas, cada vez más consciente y voluntariamente.

Otro mundo mejor es posible

He hablado sobre la experiencia de la revolución comunista en el siglo 20 y sobre la nueva síntesis de Bob Avakian. El Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos ha estado aplicando esta nueva síntesis. Ha estado trabajando en cómo una nueva sociedad socialista, lograda sobre la base de hacer una revolución que derriba este sistema, lidiaría con importantes cuestiones sociales.

Lidiar con el racismo y la opresión nacional en una nueva sociedad socialista

Miremos el crucial problema del racismo y la opresión de los negros, latinos y otras nacionalidades minoritarias en esta sociedad.

Las fuerzas policiales que hoy degradan y brutalizan a los jóvenes y masas en los ghettos y barrios serían desmanteladas inmediatamente. El nuevo estado establecería nuevas fuerzas de seguridad para proteger los derechos e intereses de las masas del pueblo y para ayudar al pueblo a resolver las contradicciones y disputas sin antagonismos, sin recurrir a la violencia.

El nuevo estado revolucionario tomaría en posesión las fábricas, tierras y minas, la maquinaria y tecnología. La nueva economía socialista utilizaría estos medios de producción para desarrollar una economía que responde a las necesidades del pueblo, que cuida los ecosistemas del planeta y promueve la revolución mundial.

Inmediatamente, el estado revolucionario canalizaría recursos económicos y sociales a los antiguos ghettos y barrios. Reuniría la gente en las comunidades con los especialistas como arquitectos, planificadores del estado y científicos ambientalistas. El pueblo debatiría y determinaría qué tipo de viviendas, instalaciones de recreo y clínicas de salud se necesita.

La juventud no solamente tendría trabajos, sino trabajos con sentido que podría importar en la vida en las comunidades y en la sociedad en general. La sociedad movilizaría a los profesionales de la clase media, quienes también tienen un deseo de hacer algo con sentido con su vida y tienen destrezas para compartir. Las personas aprenderían unas de otras en el contexto de transformar la sociedad. Forjarían nuevas relaciones cooperativas y llevarían a cabo debates y librarían lucha ideológica sobre el rumbo de la sociedad.

El nuevo estado socialista prohibiría inmediatamente la segregación en la vivienda y el sistema educativo parecido al apartheid en los Estados Unidos y promovería la integración por toda la sociedad. La nueva sociedad fomentaría intercambios de experiencias e ideas entre diferentes sectores del pueblo, como los latinos y los negros.

A la vez, el nuevo estado socialista apoyaría el derecho a la autodeterminación para los afroamericanos, o sea, el derecho de formar un estado independiente. La nueva sociedad también haría posible formas de auto-gobierno y autonomía para los afroamericanos, chicanos, pueblos indígenas y otras nacionalidades anteriormente oprimidas y proporcionaría recursos para que todo eso fuera real y vibrante. El sistema educativo y los medios de comunicación combatirían las ideas racistas y de la supremacía blanca y los mitos hirientes.

El estado revolucionario le daría iniciativa y apoyo a las personas quienes combaten las ideas racistas que todavía existirán y las maneras que todavía influirán en la manera en que las personas se relacionen entre sí y que perpetúan la desigualdad. Las artes, los medios de comunicación y el sistema educativo darían voz y expresión a una rica diversidad cultural, en un ambiente que promueve la comunidad humana.

Continuando la lucha en la sociedad socialista

Bob Avakian ha señalado que la sociedad socialista hervirá de "contradicciones todavía sin resolver". Todavía se tendrá que librar enormes luchas sociales y batallas ideológicas para superar el patriarcado y el legado de la opresión de las nacionalidades de minorías. Todavía existirán diferencias sociales entre los profesionales e intelectuales y aquellos quienes principalmente trabajan con sus manos... todavía se tendrá que usar dinero... todavía habrá brechas en el desarrollo entre las regiones.

Estas diferencias y contradicciones que todavía existen suscitarán cuestionamientos y gestarán nuevas ideas pero también engendrarán descontento y críticas y prenderán lucha y hasta conmociones. ¿Es todo eso algo bueno o malo? Avakian estima que todo eso no es sino una fuerza impulsora para continuar la revolución.

Lo importante es que el mundo no tiene que ser como es hoy y la nueva síntesis sobre el comunismo de Bob Avakian abre vistas increíblemente apasionantes para hacer una revolución en el mundo actual.

Piensen en cómo una economía socialista y una sociedad socialista guiadas por la clase de principios que he venido comentando podrían lidiar con la emergencia ambiental que enfrentamos. Imagínense una sociedad que haya desencadenado energías creativas y haya librado luchas inspiradoras para emancipar a la mujer y transformar las relaciones entre los hombres y las mujeres, interrogando las tradicionales nociones sobre el género, y la misma idea de lo que quiere decir ser un hombre o una mujer. Piense en cómo el arte podría florecer a lo largo de tal sociedad y cómo una nueva cultura revolucionaria con un contenido liberador profundo e innovaciones formales ricas, podría echar raíces en la sociedad... a la vez que echarían vuelo la imaginación social y la experimentación artística.

Conclusión

Tú deberías de conocer la experiencia de la revolución comunista y la nueva síntesis de Bob Avakian. No se trata meramente de cuestiones históricas o filosóficas interesantes. No hablamos de una discusión "más equilibrada" en el mundo académico. De lo que hablamos es de la suerte del planeta y del futuro de la humanidad. De lo que hablamos es de la verdad histórica y de las posibilidades humanas.

Tú has estado excluido del conocimiento de la dinámica historia del comunismo, los verdaderos conceptos y el verdadero desarrollo del comunismo. Tú has estado excluido de un debate serio y con contenido acerca de estas cuestiones. Todo lo que te han dicho sobre el comunismo es falso. Los veredictos y la "opinión común" acerca del comunismo constituyen un profundo obstáculo a lo que más se necesita: una política emancipadora y un discurso emancipador. Pero nosotros estamos cambiando todo eso.

Bien, por fin te han contado algo sobre el comunismo que no es falso. Así que entrémosle.

Muchas gracias

 

Notas:

1.  Se toma esta analogía de El comunismo: El comienzo de una nueva etapa, Un manifiesto del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos (Chicago: RCP Publications, 2008), p. 19. (revcom.us/Manifesto/Manifesto-es.html) [regresa]

2.  La revolución rusa de 1917 había traído la emancipación política y social a los judíos en un país con una historia de virulento antisemitismo y violentos pogromos contra los judíos. La igualdad de derechos para los judíos continuó bajo José Stalin durante los años 1930 y la Segunda Guerra Mundial. En contraste, los judíos en Hungría, Rumania y Polonia enfrentaron movimientos fascistas organizados y el antisemitismo institucional en los años 1930, y más tarde, los campos de exterminio. Ver Arno Mayer, Why Did The Heavens Not Darken? (Nueva York: Pantheon, 1988), pp. 55-89. [regresa]

3.  Al comienzo de la Revolución Cultural, Mao promovió el lema "se justifica la rebelión contra los reaccionarios" y llamó al pueblo a "cañonear al cuartel general" de los seguidores del camino capitalista quienes estaban llevando a cabo políticas elitistas y opresivas. La provisión de recursos para carteles y periódicos, transporte en trenes gratis para los estudiantes y el apoyo en la prensa eran formas clave en que promovían la crítica y la lucha de masas. Ver "Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria" (adoptada el 8 de agosto de 1966), en Importantes documentos de la Gran Revolución Cultural Proletaria de China (Pekín: Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1970), en línea en: www.marxists.org/espanol/tematica/china/documentos/com.htm. [regresa]

4.  revcom.us/a/170/Revolution_we_need-es.html. [regresa]

5. Acerca de las amenazas nucleares y planes para librar una guerra nuclear contra la China maoísta a inicios de los años 1950, ver John Wilson Lewis y Xue Lita, China Builds the Bomb (Stanford: Stanford University Press, 1988), capítulos 1 y 2; Rosemary J. Foot, "Nuclear Coercion and the Ending of the Korean Conflict", International Security, invierno 1988/89 (Vol. 13, No. 3); Matthew Jones, "Targeting China: U.S. Nuclear Planning and 'Massive Retaliation' in East Asia, 1953-1955", Journal of Cold War Studies, otoño 2008 (Vol. 10, No. 4); y "For Eisenhower, 2 Goals if Bomb Was to Be Used", New York Times, 8 de junio de 1984, y Bernard Gwertzman, "U.S. Papers Tell of '53 Policy to Use A-Bomb in Korea", New York Times, 8 de junio de 1984. [regresa]

6.  Sobre el enfoque de la revolución bolchevique para la extensión de la educación hacia las nacionalidades minoritarias y los logros en esta esfera, asegurar la igualdad de idiomas y promover la enseñanza en idiomas natales, ver por ejemplo Jeremy Smith, "The Education of National Minorities: The Early Soviet Experience", Slavonic and East European Review, Vol. 75, No. 2 (abril 1997). [regresa]

7.  Jung Chang and Jon Halliday, Mao: La historia desconocida (Madrid: Taurus, 2006), capítulo 40; en la edición en inglés: pp. 426-439. La traducción de las citas de este libro y de los otros dos en esta parte es nuestra. [regresa]

8.  Mao Tsetung, "Talks at the Wuchang Conference, 21-23 November 1958", en Roderick MacFarquhar, Timothy Cheek y Eugene Wu, compiladores, The Secret Speeches of Mao Tsetung (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1989), en inglés, pp. 494-495. Chang y Halliday usan la misma fuente en el idioma chino pero lo traducen un poco diferente. [regresa]

9.  Roderick MacFarquhar, Michael Schoenhals, Mao's Last Revolution (Cambridge, MA: Harvard University Press, 2006), en inglés, p. 102 [regresa]

10.  Ibíd., nota 2, en inglés, p. 515. [regresa]

11.  Andrew J. Nathan, "The Bloody Enigma", The New Republic, 30 de noviembre de 2006. La declaración que MacFarquhar le atribuye a Mao la repite con énfasis otro estudioso sobre China "honrado", en una entrevista más reciente en The New York Review of Books; vee Jonathan Mirsky, "How Reds Smashed Reds", 11 de noviembre de 2010. [regresa]

12.  Desde ese entonces Wikipedia ha quitado de la página sobre la Revolución Cultural esa declaración atribuida a Mao en Mao's Last Revolution. [regresa]

13.  "Una carta abierta de Raymond Lotta a Roderick MacFarquhar", Revolución #198, 11 de abril de 2010. [regresa]

14.  Bob Avakian, La doctrina del shock de Naomi Klein y sus tergiversaciones anticomunistas — Desafortunadamente, ese no es ningún shock. Revolución #118, 3 de febrero de 2008. revcom.us/a/118/avakian-naomi-klein-es.html [regresa]

15.  Naomi Klein, La doctrina del shock (Barcelona: Paidós Ibérica, 2007); en la edición en inglés: p. 20 [regresa]

16.  Mao Tsetung, "Presentación de una cooperativa", en Textos escogidas de Mao Tsetung (Pekín: Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1971). [regresa]

17. Obra citada, que se puede descargar en revcom.us/Manifesto/Manifesto-es.html. [regresa]

18. Ver un análisis histórico-teórico de la Revolución Cultural en Bob Avakian, Las contribuciones inmortales de Mao Tsetung (Chicago: Liberation Distributors, 1991), capítulos 5 y 6, y El comunismo: El comienzo de una nueva etapa, obra citada, II. [regresa]

19. Jonathan D. Spence y Annping Chin, The Chinese Century (Nueva York: Random House, 1996), p. 84; Fredric M. Kaplan, Julian M. Sobin, Stephen Andors, Encyclopedia of China Today (Nueva York: Harper & Row, 1979), p. 233. [regresa]

20. Sobre las etapas iniciales de la Revolución Cultural, ver Jean Daubier, Historia de la Revolución Cultural Proletaria en China (México, Siglo XXI Editores, S.A., 1977) y Han Suyin, Wind in the Tower (Viento en la torre) (Boston: Little, Brown, 1976), capítulos 5 y 6. [regresa]

21. Sobre las luchas de masas en Shanghai, ver Daubier, obra citada, y además Elizabeth J. Perry y Li Xun, Proletarian Power: Shanghai in the Cultural Revolution (Boulder: Westview Press, 1997). Acerca de la manera en que Mao resumía las experiencias de masas y daba dirección en la lucha para forjar nuevos organismos de poder, ver Raymond Lotta, Nayi Duniya y K.J.A., "Alain Badiou's 'Politics of Emancipation': A Communism Locked Within the Confines of the Bourgeois World" ("'La política de la emancipación' de Alain Badiou: Un comunismo encerrado en los confines del mundo burgués"), Demarcations, verano-invierno 2009, capítulo IV, en inglés. [regresa]

22. Del Punto 6 de la "Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria", en Importantes documentos de la Gran Revolución Cultural Proletaria (Pekín: Ediciones en Lenguas Extranjeros, 1970), p. 144, y en: www.marxists.org/espanol/tematica/china/documentos/com.htm. [regresa]

23. Suzanne Pepper, "Chinese Education after Mao", China Quarterly, marzo 1980 (No. 81), pp. 6-7. Ver unos estudios útiles sobre la expansion de la enseñanza en el campo y la transformación de la educación durante la Revolución Cultural en Dongping Han, The Unknown Cultural Revolution: Educational Reforms and Their Impact on China's Rural Development (Nueva York: Garland Publishing, 2000); y Ruth Gamberg, Red and Expert: Education in the People's Republic of China (Nueva York: Schocken, 1977). [regresa]

24. Ver Kaplan, et. al., obra citada, pp. 233, 242; y C. Clark Kissinger, "Cómo la revolución maoísta erradicó la drogadicción en China" (revcom.us/a/china/opium-s.htm). La versión completa de este ensayo, Una cuestión de poder: Cómo acabó con la droga la China revolucionaria, salió en Obrero Revolucionario (ahora Revolución) #476, 10 de octubre de 1988 y se reimprimió en forma de folleto (Chicago: RCP Publications, 1988). [regresa]

25. Victor W. Sidel y Ruth Sidel, Serve the People: Observations on Medicine in the People's Republic of China (Boston: Beacon Press, 1973), pp. 22-24. [regresa]

26. Teh-wei Hu, "Health Care Services in China's Economic Development", en Robert F. Dernberger, comp., China's Development Experience in Comparative Perspective (Cambridge: Harvard University Press, 1980), pp. 234-238. [regresa]

27. Penny Kane, The Second Billion (Hammondsworth: Penguin, 1987), p. 172. [regresa]

28. Ver Jean Dreze y Amartya Sen, Hunger and Public Action (Oxford: Clarendon Press, 1989), pp. 205, 214. Noam Chomsky hace uso de las tasas comparativas de mortalidad de Dreze y Sen para hacer este estimado de cien millones de muertes innecesarias en la India (ver "Millennial Visions and Selective Vision, Part One", Z Magazine, 10 de enero de 2000). [regresa]

29. Ver, Bai Di, "Creciendo en la China revolucionaria", entrevista, Revolución #162, 19 de abril de 2009; Dongping Han, "La Revolución Cultural desconocida: Vida y cambio en una aldea china", entrevista, Revolución #176, 13 de septiembre de 2009; Mobo Gao, Gao Village (Honolulu: University of Hawai'i Press, 1999). [regresa]

30. Bob Avakian, Observations on Art and Culture, Science and Philosophy [Observaciones sobre arte y cultura, ciencia y filosofía](Chicago: Insight Press, 2005), ver pasajes en español en revcom.us; "Hacer la revolución y emancipar a la humanidad," en Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos (Chicago: RCP Publications, 2008). [regresa]

31. "Sobre el comunismo, el liderazgo, Stalin y la experiencia de la sociedad socialista", Revolución #168, 21 de junio de 2009, revcom.us/avakian/on_communism-es.html [regresa]

32. Bob Avakian, "La Revolución Cultural de China... el arte y la cultura... el disentimiento y la efervescencia... y el avance de la revolución hacia el comunismo", Revolución #260, 19 de febrero de 2012, revcom.us/a/260/avakian-on-cultural-revolution-in-china-es.html [regresa]

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/boston-tim-mccarthy-and-raymond-lotta-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Martes 6 de marzo, Universidad de Harvard:

¡Ocupar todo! ¿Qué clase de cambio... Y tiene algo que ver la revolución?
Un diálogo entre Tim McCarthy y Raymond Lotta

Desde el levantamiento de los egipcios a Ocupar, 2011 se ha presenciado un viento de resistencia contra la injusticia y la desigualdad a través del mundo y se ha planteado grandes interrogantes sobre la naturaleza y dirección de la sociedad de EE.UU. y si (y cómo) se puede crear un mundo mucho mejor.

¿Se puede lograr el fin de la dominación política, económica, y cultural de la sociedad por una elite super-rica por medio de una radical transformación del actual sistema político, enmarcado y cimentado en la existente Constitución de EE.UU.? O ¿se requiere de una revolución que realmente derrote esta clase dirigente y establezca un orden económico y político completamente nuevo?

Dos incitadores pensadores —uno es una voz articuladora de la justicia social y los derechos humanos, el otro de la revolución y el comunismo— se juntan para explorar esta y otras cuestiones de un cambio radical en el mundo actual.

SÉ PARTE DEL DIÁLOGO Y DEBATE, ÚNETE EN ESTA IMPORTANTE DISCUSIÓN

Tim McCarthy, director del Programa Sexualidad, Género y Derechos Humanos en el Carr Center for Human Rights Policy en la Universidad de Harvard, escribe y dicta clases sobre el rol del disentimiento en la historia de EE.UU.

Raymond Lotta es un economista político que defiende la nueva síntesis del comunismo de Bob Avakian. El ha dado charlas en Ocupar Wall Street y ha hablado sobre la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte.

Para más información llame a (617) 309-0767

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/court-notice-in-gregory-case-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Noticias de última hora: Notificación de la corte en el caso de Gregory

La Corte de Apelación de Illinois emitió una notificación la semana pasada de que no sostendrá argumentaciones orales en el caso de Gregory, quien ha sido el blanco de una campaña de persecución política por video-grabar una pacífica declaración política de Sunsara Taylor en el Ethical Humanist Society de Chicago. (Fuente de información ver "Se ha perpetrado una grave injusticia... ¡Libertad para Gregory!" y "Juez mete a videógrafo al bote por 300 días".)

El abogado de Gregory, Jed Stone, había pedido argumentaciones orales, pero es cosa de la corte decidirlo. Y la corte notificó a Stone que ésta es "de la opinión que no se necesita la argumentación oral". Eso significa que una decisión podría ser emitida en cualquier momento.

Después de servir por casi dos meses esta sentencia de 300 días completamente injusta, le fue concedida una fianza y liberado de prisión. (Ver "Últimas noticias: La corte de apelaciones de Illinois le otorga fianza a Gregory en espera de apelación".) Al dejar libre a Gregory sobre la apelación de fianza, la corte reconoció el hecho que él no es un riesgo de fuga, que no es "un peligro para la comunidad", y además que su apelación plantea cuestiones sustanciales de ley o hecho "con la probabilidad de resultar en la revocación o en un nuevo juicio".

Vuelva a chequear aquí — pondremos nuevas noticias tan pronto las recibamos.

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/261mass-incarceration-talk-by-carl-dix-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Un discurso de Carl Dix

¡ENCARCELACIÓN EN MASA + SILENCIO = GENOCIDIO!

¡Encarcelación en masa: Su fuente, la resistencia que se necesita al rumbo actual y la revolución que necesitamos!

Carl Dix dice: "Todo esto constituye un genocidio lento que fácilmente puede acelerarse".

El 18 de febrero, Dix analizará todo esto y hablará a donde conducirá el rumbo actual si no se toma acción. Hablará de "qué tipo de revolución se necesita para eliminar de una vez por todas la encarcelación en masa y toda la brutalidad y sufrimiento que este sistema capitalista impone sobre la humanidad".

Miércoles 29 de febrero, 6:30 pm
Salón Maude Fife, Wheeler Hall, Universidad de California-Berkeley

Información y patrocinadores de los eventos:
Libros Revolución en Berkeley (510-848-1196)

Carl Dix es un revolucionario de larga trayectoria y miembro fundador del Partido Comunista Revolucionario. En 1970, participó en el mayor rechazo en masa de soldados estadounidenses a sus órdenes de ir a Vietnam. En 1996, co-fundó la Coalición 22 de Octubre para Parar la Brutalidad Policial. En 2006, coordinó las Audiencias sobre Katrina de la Comisión sobre los Crímenes de Bush. Hace poco, participó en el cuarto diálogo con Cornel West "En la era de Obama... Terror policial, encarcelamiento, falta de empleos, educación errónea: ¿Qué futuro hay para nuestra juventud?" En 2011, fue co-emisor de un Llamamiento a una campaña de desobediencia civil ALTO al "Parar y Registrar".

 

Permalink: http://revcom.us/a/260/avakian-on-cultural-revolution-in-china-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

La Revolución Cultural de China... el arte y la cultura... el disentimiento y la efervescencia... y el avance de la revolución hacia el comunismo

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Nota de la redacción: En Revolución #258, 5 de febrero de 2012, publicamos “Tim Tebow y ‘la regla del guardado’”, que es una parte de una importante entrevista que se hizo hace poco a Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos. Tenemos ganas de que próximamente, se publiquen otras partes de dicha entrevista y la entrevista completa. En este número, reimprimimos una parte de otra entrevista a Bob Avakian, de 2004, la que se transmitió en el programa Beneath the Surface de Michael Slate de la emisora KPFK de Los Ángeles el 29 de marzo de 2005. En preparación para su publicación, se ha modificado levemente, en particular para fines de claridad. En algunos puntos, se incluyen cortos pasajes explicativos entre corchetes. Además, se agregaron los subtítulos.

MS: Adentrémonos en la Revolución Cultural [de China, de mediados de los años 1960 a mediados de los 1970]. Le diste dirección a los comunistas en todo el mundo en la lucha por entender el significado de la Revolución Cultural y defenderla como cuestión divisoria y de verla como el pináculo de la lucha de clases de la historia humana, la mayor altura alcanzada por la lucha de clases en la historia humana. Eso no es precisamente —por lo que se refiere a la opinión común hoy— lo que uno encuentra en las librerías. Ahí es posible encontrar 70 libros acerca de — y es posible escuchar a personas que tienen 32 años de edad hablando acerca de la manera en que la Revolución Cultural les destruyó la carrera, y tuvieron carreras sorprendentes cuando tenían unos dos años de edad. Pero eso afectó a la gente. Ha ejercido un gran impacto sobre la gente.

Algunos músicos anteriormente eran importantes simpatizantes de la Revolución Cultural pero ahora salen estas historias de personas, de los artistas provenientes de China, por ejemplo, que dicen: “Me engañaron. No entendía todo lo que pasaba porque no conocía el sufrimiento que el pueblo soportaba”. O, las formas culturales populares, El violín rojo, por dios: una película que no tuvo nada que ver con China pero en ella había una escena en que presenta a los Guardias Rojos tumbando puertas y sacando a individuos de sus hogares, en busca de este violín rojo que tenían que hacer añicos. Pues, éste era un símbolo de libertad y creatividad artística.

Además, Adiós a mi concubina, una película que pesa muchísimo entre — conozco a muchos amigos, muchos artistas e intelectuales que fueron a ver esa película dos tres veces y en serio la consideraban una señal de lo que estuvo mal y la manera en que la Revolución Cultural no era un avance para la humanidad, pero algo que en realidad era parte de la represión, en particular la represión de los intelectuales y los artistas.

Quisiera preguntarte sobre eso — hablemos un poco sobre la cuestión de la libertad intelectual. Creo que esto está relacionado con la cuestión del disentimiento, pero podemos ver eso aparte, pero concretamente, creo que esta idea de —lo que has venido mencionando desde el principio y uno de los motivos de mi pregunta sobre la cuestión del partido y lo demás cuando las personas empiezan a acomodarse y cosas afines— lo que mencionaste anteriormente acerca de la necesidad de un verdadero bullicio total y tremendamente creativo entre las personas y en el partido y entre los comunistas, esa constante aplicación creativa y luego que el marxismo en sí es una ciencia que en realidad, en una forma viva, efectivamente hace eso en serio. Cuando comentabas eso, yo pensaba, qué tan refrescante lo es escucharlo porque da energía con un sentido de [cómo] es nuestra ciencia en verdad — desencadena la mayor creatividad, cuando se capte, desencadena la mayor creatividad posible.

Pero existe la opinión común, o convencional, que de hecho —he aquí este avance crucial en la lucha de clases, este avance crucial de la ciencia del marxismo-leninismo-maoísmo— pero se presenta este avance como algo que representaba la represión de la libertad intelectual y artística.

BA: Bueno, de nuevo, odio sonar como un disco rayado, pero esto es una cuestión compleja y un problema complejo con el que la Revolución Cultural procuraba lidiar y con el que lidiaba. Para repetir, es necesario ubicar esta cuestión en lo que pasaba en el desarrollo de la Revolución Cultural y no abordarla desde la óptica con la que demasiadas personas lo hacen en esta sociedad. No entienden la dinámica concreta — por qué era necesario tener estas revoluciones en primer lugar, sus causas y las contradicciones con las que tuvieron que lidiar cuando nacieron. Algunas personas tienen cierto sentido de que, vale, en China, la gente era pobre. Si uno ha leído esas novelas de Pearl Buck, o sea, la gente de nuestra generación, éstas dan una idea de la terrible vida de los campesinos y se puede entender por qué la gente quisiera deshacerse de esa opresión y demás. Pero mucha gente ni conoce de eso, en especial ahora. No tienen una idea concreta de cómo era China y por qué era necesario tener una revolución y cómo esa revolución tuvo que darse.

Street scene in China before the revolution
Escena callejera antes de la revolución en China.

Así que eso es un problema. Pero no sólo tuvieron que superar la formidable perspectiva, o más bien la formidable realidad, de la dominación imperialista y su reparto de China, pero también tuvieron una larga historia de feudalismo, de la explotación en masa del campesinado y cientos de años —de hecho, miles de años— en que la gran mayoría de la población estaba de plano desesperadamente empobrecida y explotada. Además, en esa sociedad, por la dominación del imperialismo y por el feudalismo que aún quedaba, no tenían tantos avances tecnológicos o [solamente] tenían unos avances tecnológicos en unos pocos enclaves. Pero, de ahí la vasta extensión del país y la gente que en ella vivía estaban enmarañadas en un mar de atraso forzoso.

Por eso, había esos antecedentes, los esfuerzos de dar saltos para superar la pobreza y la opresión de las masas populares. Subieron al poder en 1949 y de inmediato, en cosa de un año, se vieron envueltos a empujones en una guerra con Estados Unidos, en Corea — una guerra en que MacArthur decía: Llevemos la guerra a China. Eso fue un gran pleito con Truman. Llevemos la guerra a China. Vayamos directamente a China y crucemos la frontera. No sólo cerca de la frontera sino cruzar la frontera y hacer retroceder la revolución china1.

De ahí, de inmediato, casi ni tuvieron tiempo para celebrar y consolidar su triunfo y de repente se ven envueltos en esta batalla con esta poderosa potencia imperialista ahí mismo en su frontera en el sentido literal. Además, combatieron contra Estados Unidos hasta un empate y de hecho hasta derrotarlo — porque, en materia de sus objetivos en Corea, una vez que Estados Unidos entrara a la guerra, resultaron trabados sus objetivos, en gran parte por la participación de los chinos en esa [guerra].

La práctica de vendar los pies rompió el arco del pie y los dedos del pie de una muchacha (de dos y seis años de edad) y para colmó, vendó cada pie fuerte y dolorosamente para impedir su crecimiento. Se practicó principalmente en las clases acomodadas. Se consideraba que los minúsculos pies puntiagudos eran hermosos, haciendo más femeninos y delicados los movimientos de la mujer.
   Los pies vendados propiciaron la dependencia de la mujer hacia la familia, en particular los hombres de la familia. Cuando triunfó la revolución en 1949 y se estableció la nueva sociedad, se prohibió esta práctica como un paso hacia la liberación de la mujer.

Así que llegaron a ese punto. Ahora, tratan de transformar este país que es pobre y atrasado, que ha sido dominado por el imperialismo — una situación en que [había] un famoso letrero en un parque de Shanghai: “Se prohíbe el paso a perros y chinos”. Eso fue una manera escueta de expresar cómo era su vida, hasta en las zonas urbanas, aunque uno viniera de las clases con mayor educación, por ejemplo. Por eso, lo que mencionaste anteriormente — de que muchas personas o volvieron a China [después del triunfo de la revolución en 1949] o muchas personas en China, intelectuales y otros, estuvieron muy entusiasmadas por la nueva sociedad que se gestaba, porque ésta iba a superar la situación general en que China estaba sometida y repartida por diversos imperialistas, y el pueblo chino y la nación china iban a tener la capacidad de ponerse en pie y no dejarse pisotear y señorear por esas potencias extranjeras, y así sucesivamente.

Las contradicciones, y los retos, del camino socialista en China

Pero eso también encierra una contradicción, la de que muchas personas están — de algún modo lo capta lo que dijo Mao: “Sólo el socialismo puede salvar a China”. Lo que quiero decir aquí — de hecho, ésta es una declaración contradictoria porque él dice que, sin tomar el camino socialista, China no puede quitarse de encima la pobreza y la dominación de parte del imperialismo y por ello, ése es el único camino para China. Eso quiere decir que muchas personas — digo que esa declaración era contradictoria porque quería decir que muchas personas que no estaban del todo convencidas de la visión comunista apoyarán la revolución y hasta apoyarán que se tome el camino socialista porque es cierto que objetivamente no existe ninguna otra forma en que se puede poner fin al atraso y dominación del imperialismo.

Por un lado, eso obviamente tiene un elemento positivo. Muchas personas, entre ellas gente de las capas más burguesas, estaban entusiasmadas acerca del camino socialista porque efectivamente representa la salida para China. Pero, por otro lado, éstas más bien lo ven desde la óptica del nacionalismo o un punto de vista más burgués. Quieren que China ocupe su justo lugar en el mundo —y no quieren que la pisoteen los extranjeros, etc.— lo que sin duda es una posición legítima y algo con lo que se puede unir. Pero es una posición contradictoria.

Ese fenómeno existía en China, no sólo fuera del partido sino en una medida muy grande, al interior del partido. Muchas personas ingresaron al Partido Comunista de China por razones de ese tipo. En su concepción del mundo, no necesariamente habían llegado a ser comunistas en toda su extensión ideológica y en realidad no se guiaban por el concepto general de llegar a un mundo comunista —ni el internacionalismo, de hacerlo como parte de la revolución mundial en su conjunto y de hacer sacrificios por esa revolución mundial cuando fuera necesario—, sino más bien por el punto de vista de que: ésta es la única manera de que China puede ponerse en pie y asumir su justo lugar en el mundo. Bueno, muchas personas semejantes estaban en el partido durante mucho tiempo. Muchas de ellas eran veteranos de la Gran Marcha e hicieron heroicos sacrificios pero nunca hicieron una ruptura completa y real para asumir el punto de vista comunista, que sin duda abarca la idea de que China debería deshacerse de la dominación extranjera y de la pobreza y atraso del campo y el feudalismo, pero constituye mucho más que eso, y va mucho más allá de eso.

Así que eso es uno de los problemas, de las contradicciones que existían al interior del Partido Comunista de China, y que caracterizaban la lucha a su interior, desde el mero principio. De ahí, hay otra dimensión, de que todos tienen las marcas de nacimiento de la entraña de la cual proceden, digamos. Eso era cierto en el caso de China con relación al mundo y la revolución china. Ahí, la nueva sociedad surgió de la vieja y traía sus marcas de nacimiento, desigualdades y otras cosas.

Rompiendo con el modelo soviético y yendo más allá de él

BA continúa: Pero eso también fue cierto en otra dimensión importante: de que se hizo la revolución china como parte del movimiento comunista internacional en la que la Unión Soviética era el modelo de la manera de hacer una revolución y cómo construir el socialismo. Bueno, es interesante — he aquí otra contradicción: Mao rompió con una parte de eso. Para hacer la revolución en China, tuvieron que romper con el modelo soviético, el cual sostenía que era necesario centrar la revolución en las ciudades, basarla en la clase obrera y tomar el poder en las ciudades y luego extenderla al campo.

El enfoque chino que Mao forjó, después de muchas derrotas y unos reveses serios, el derramamiento de sangre y los baños de sangre que sufrieron al tratar de hacerlo en las ciudades y salir aplastados por las fuerzas del gobierno central, o las fuerzas de Chiang Kai-shek2, era finalmente hacerlo de la forma contraria — de sostener que era necesario empezar desde el campo: en vista de que es un país atrasado, podemos iniciar una guerra de guerrillas en el campo donde vive la mayoría del pueblo y hacer avances para por fin tomar las ciudades. Así que, eso fue el camino opuesto al de la revolución en Rusia. Bien, es cierto que en Rusia la mayoría de la población vivía en el campo, pero era un tipo de país distinto a China. Concretamente, no tenían posibilidades de librar una guerra de guerrillas desde el campo en Rusia del mismo modo que lo hicieron en China. Así que, ahí mismo, Mao tuvo que romper con el modelo soviético y forjar un nuevo modelo de la manera de hacer la revolución en China y en los países que en líneas generales se parecen a China.

Pero luego, cuando llegaron concretamente —vale, ya estamos aquí, ya estamos en el poder, ahora vamos a construir el socialismo— la Unión Soviética existía, y le ofrecía cierta cantidad de apoyo y ayuda material para hacerlo. No tuvieron ningún otro modelo. No reconocieron de inmediato que en primer lugar, el modelo de la Unión Soviética de todos modos traía problemas inherentes y en segundo lugar, no necesariamente era el modelo adecuado para las condiciones concretas de China. Así que si bien en la Unión Soviética bajo Stalin, dieron énfasis al desarrollo de la industria pesada, en detrimento de la agricultura, etc., en China eso era un problema aún mayor que en la Unión Soviética, aunque causó problemas reales ahí3. Por eso, en cierto momento Mao, de nuevo, tal como hizo al hacer la revolución en primera instancia, se da cuenta de que, tras quizá una década y pico de experiencia y esfuerzos en la construcción del socialismo en China, este modelo soviético tiene muchos problemas inherentes. Por ejemplo, su excesivo énfasis en la industria pesada. Eso no es la manera en que vamos a hacer que en realidad el campesinado esté en el camino socialista, sacrificándolo todo simplemente en beneficio del desarrollo unilateral de la industria pesada, etc.

"La reforma agraria de la República Popular China" puso fin a la propiedad de la tierra por parte de los terratenientes así como su dominio tiránico sobre los campesinos.

Por ello, Mao procuró zafarse de ese modelo. De hecho, de eso se trataba el muy calumniado Gran Salto Adelante4. Además, los soviéticos, cuando Mao intentó romper con ese modelo y dejar de estar bajo el ala de los soviéticos, éstos se volvieron en su contra, apoyaron a la gente en el partido chino que querían, si no derrocarlo, pues obligarlo a volver a estar bajo el modelo soviético y la dominación soviética en los hechos, y [los soviéticos] retiraron su apoyo, sus planos, su ayuda técnica y demás, justo en el momento en que los chinos trataban de dar un salto en su economía.

Así que Mao trataba de forjar ese camino para el socialismo en China, al igual que lo hizo antes en relación al camino para obtener concretamente el poder. Ahora, tienen el poder. Él trata de forjar otro camino para el socialismo. Pero Mao tiene en su contra no sólo a la Unión Soviética sino a un sector importante del partido chino. Por una parte, muchos de ellos [los miembros de ese partido] no rompieron en realidad — tal como lo dijo Marx, en los hechos no lograron ir más allá del estrecho horizonte del derecho burgués. De hecho, todavía pensaban según los términos de simplemente —tal como aplicó abiertamente Deng Xiao-ping después de su ascenso al poder— cómo hacer de China un país poderoso, aunque eso implicara hacerlo con el capitalismo. En realidad, no pensaban en cómo llegar al comunismo como parte de la lucha mundial general. Así que se manifestaba ese fenómeno. Además, estaba el fenómeno de que muchas personas, en la medida en que trataban de construir el socialismo, lo hacían según el modelo soviético y con los métodos que utilizaba la Unión Soviética (los cuales ya comentamos un poco) como el modo de hacerlo. Mao trata de determinar cómo romper con eso y cómo tener en realidad un socialismo que en una medida cada vez mayor vaya incorporando a las masas sobre la base de su conciencia en el proceso. Por ejemplo, Mao criticó a Stalin al comentar a comienzos de los años 1960 algunos escritos de éste sobre el socialismo — dijo que Stalin habla demasiado de la técnica y las cosas técnicas y no habla lo suficiente de las masas; y habla demasiado de los cuadros, los administradores y el personal técnico y no habla de las masas y no habla lo suficiente acerca de la conciencia.

Por eso, también de esas formas, él trataba de luchar por otro modelo del socialismo que en una medida cada vez mayor iba incorporando a las masas al proceso sobre la base de su conciencia. Además, aunado a eso, el sistema educativo, la cultura —toda esa superestructura tal como la describimos nosotros— no había cambiado en realidad en comparación con la vieja sociedad. Muchas personas, incluso en el Partido Comunista, no veían ningún problema en la cultura china tradicional, aunque ésta tenía contenido feudal a un grado muy importante y aunque en líneas generales repetía o adoptaba sin crítica cosas que provenían de esos países imperialistas que habían dominado a China. Por eso, Mao decía: ¿cómo romper con ese molde el que en realidad no va a llevarnos a donde tenemos que llegar por lo que se refiere a la construcción del socialismo en China?

Mao tiene en su contra a algunas personas que en realidad se motivan poco por lo de transformar la sociedad entera, de eliminar todas las relaciones desiguales y divisiones opresivas, sino solamente quieren construir un país poderoso. Tiene en su contra a personas que, en la medida en que siquiera lo consideren, lo ven en el marco de lo que había hecho la Unión Soviética bajo Stalin (y la Unión Soviética bajo Jruschov5 modificaba pero no obstante todavía continuaba algunos elementos de ella en esta manera de desarrollar la economía). Además, tiene en su contra a toda una cultura y superestructura que todavía refuerza las viejas relaciones del pasado. Ensaya varios métodos.

Digo “Mao”. Pero no estaba Mao ahí solito aunque en una medida importante, seamos francos, él estaba ahí solito. Puesto que no tantas otras personas en la dirección del partido reconocían esas contradicciones y veían que eso iba a llevarlos a un lugar que no fuera [adonde] quería ir y a la larga de regreso a una forma de capitalismo. Así que, en una medida importante, si bien había unas cuantas otras personas en la dirección, en lo principal no las había. En lo principal era Mao el que decía: Tenemos que abrirnos paso y hacer algo distinto acá.

Él intentó hacer cosas como iniciar los movimientos de educación socialista, que mediante los cauces del partido elevaran la conciencia de los miembros del partido y de las masas en general acerca de por qué se necesitaba construir el socialismo en China y lo que eso significaba y lo que tenía que ver con la transformación de las relaciones económicas de las personas en la producción y las relaciones sociales entre hombres y mujeres y diversas desigualdades sociales importantes adicionales las que hacía falta superar, y las estructuras políticas y la cultura. Pero eso solamente logra ir hasta cierto punto y en realidad no fue al grano o a la raíz del problema: que existían todas esas fuerzas que llevaban a China de vuelta al capitalismo, si bien de una forma levemente distinta, una combinación de emular lo que se hacía en los países imperialistas y lo que se había hecho en la Unión Soviética — lo que, al repetirlo en las condiciones de China, habría conducido de regreso al capitalismo, tal como Mao iba reconociendo cada día más.

Los estudiantes universitarios de Pekín cuelgan cartelones de grandes caracteres, una forma de democracia de masas mediante la cual el pueblo podía expresar sus puntos de vista sobre importantes asuntos económicos, sociales, políticos y culturales.

Así que todo eso es el trasfondo —por eso, trato esto en mucho detalle— todo eso es el trasfondo de por qué era necesario tener la Revolución Cultural. Mao dijo, al inicio de la Revolución Cultural: ensayamos varias formas de solucionar este problema, el de que nos llevaban de regreso por el camino del capitalismo. O sea, el sistema soviético — la crítica de Mao, en parte, también trataba cosas como la gestión de mando único en las fábricas, en lugar de efectuar una integración concreta cada vez mayor de los obreros en la administración y otras tareas afines y en el desarrollo de la tecnología y la planeación de la tecnología, la planificación de la producción. En lo básico, simplemente congelaban las viejas relaciones en su lugar, en el marco de la propiedad estatal y en lo básico reproducían las mismas relaciones en dicho marco. Eso fue un gran problema que traía el modelo soviético del socialismo. Mao venía reconociendo este problema. Ellos [los soviéticos] hacían otras cosas que eran conocidas en la sociedad capitalista, tal como motivar a las personas mediante el trabajo a destajo e incentivos, en lugar de trabajar para motivarlas en el plano ideológico para que desearan aumentar la producción a fin de hacer avanzar la revolución en China y apoyar a la revolución por todo el mundo.

Así que Mao decía: Tenemos que barrer todo eso, pero hemos intentado hacerlo vía los cauces del partido, mediante cosas como los movimientos de educación socialista, y en realidad éstas no han dado resultado por la forma en que está estructurado el partido y la forma en que la dirección del partido — la mayor parte de la dirección del partido concibe el socialismo de una forma que de plano va a alejarse del socialismo. Así que si simplemente lo hacemos vía los cauces del partido, de plano no va a ir a dar a ninguna parte o irónicamente va a terminar por reforzar lo que ya tenemos. Para romper con todo eso, nos hace falta algo radicalmente distinto — a fin de transformar lo que sucede en la economía, transformar lo que sucede en relación a la manera de tomar las decisiones concretas en la sociedad, transformar la cultura y el modo de pensar de la gente. Así que eso es finalmente — Mao dijo que por fin en la Revolución Cultural, encontramos la forma de movilizar a las amplias masas de abajo a arriba para exponer nuestro lado oscuro, nuestro lado negativo.

La Revolución Cultural: Sus metas, sus métodos, sus contradicciones

BA continúa: En realidad eso es lo que proponían hacer vía la Revolución Cultural, lo que es — mi motivo para analizar todos esos antecedentes es que Mao trataba [de lidiar con] algo dificilísimo que en serio constituía un enorme reto: hacer una ruptura para dejar un camino, de hecho, e ir por otro camino. Aunque la sociedad todavía, en un sentido general, era socialista, muy rápidamente iba de regreso al capitalismo debido a todas las influencias que he venido comentando. Mao reconocía que, a menos que nosotros hagamos una ruptura y vayamos hacia otra cosa, el proceso de desgaste, por decirlo así, nos va a agotar y llevarnos de vuelta por el camino capitalista.

Así que todo eso es lo que él en realidad se proponía hacer y reconoció que al hacerlo, no se permite apoyarse en los mismos cauces del partido que padecen un esclerosis y están congelados en esos mismos modos gastados de ver de qué se trata, según esta idea burguesa de nada más hacer que China llegue a ser un poderoso país que juegue su justo papel propio en el mundo — y, en la medida en que alguien piense en el socialismo, piensa en el modelo soviético, el que trae muchas cosas que en realidad son sobras del capitalismo.

Mao Tsetung

Por ello, Mao reconoció que no iba a ser posible simplemente solucionar este problema vía los cauces del partido. Dijo que por eso, es necesario tener algún trastorno y revuelo desde abajo y en masa. Ahí está el fenómeno general de la juventud — que a menudo representa la fuerza que está dispuesta a criticar y desafiar todo y que no está enredada en lo convencional. Los jóvenes fueron desencadenados —los Guardias Rojos, me entiendes— para desafiar en concreto ese rumbo general, lo que incluía desafiar a los dirigentes del partido y las estructuras del partido que constituían la maquinaria para conducir la situación por ese rumbo que Mao reconoció que iba a llevar de regreso al capitalismo, por toda la combinación de razones que he venido comentando. Eso en realidad es lo que trataban de lograr y trataban de hacer cambios en la forma de administrar la sociedad, integrar a las masas; por ejemplo, hacer cambios en la forma de ofrecer servicios médicos de modo que no se limitaran únicamente a las ciudades y solamente para las capas acomodadas, sino que se extendieran al campo donde las masas nunca habían contado con servicios médicos. Todos esos eran asuntos sobre los que se libró una férrea batalla en la Revolución Cultural.

La cultura empezó a poner a las masas populares —pero de más importancia, poner contenido revolucionario— en el escenario, en lugar de poner viejos temas feudales y los emperadores y diversas figuras parecidas de las clases altas como los héroes.

Levantamientos de masas, luchas revolucionarias, excesos y el panorama más amplio

BA continúa: Eso es lo que se propusieron hacer. Creo que muchos cuentos de horror que escuchamos sobre la Revolución Cultural —creo que lo que describen esas personas expresa cierta realidad— de que sí se dieron excesos. Pero [esos cuentos de horror] también reflejan un punto de vista muy miope según el que un pequeño sector privilegiado de la sociedad pone sus inquietudes y necesidades por encima del panorama más amplio de lo que las masas populares en la sociedad en su conjunto vivían. He hecho la siguiente analogía. Algunas personas se quejan: bueno, obligaron a los intelectuales a ir al campo durante la Revolución Cultural; pero nadie nunca le preguntó a los campesinos, quienes conformaba 80 o 90% de la población, si ellos querían estar en el campo. Simplemente se daba por sentado que ellos estarían ahí, cultivando alimentos y materia prima para ropa, etc., mientras que otras personas estarían en las ciudades, disfrutando una existencia de mayores privilegios, sobre todo en el caso de gente de estas capas ajenas al proletariado.

Así que eso es un aspecto de la situación. Creo que sí había excesos. Mao habló de un levantamiento campesino el que fue a investigar en China durante los años 1920, al inicio del proceso revolucionario, e hizo la siguiente declaración: los campesinos se sublevaban, desafiaban todas las antiguas autoridades y las tumbaban, y algunas personas decían, ai, qué tan terrible, eso es ir muy lejos. Mao dijo: Fíjense, en esencia podemos tratar de ponernos al frente de eso y dirigirlo, podemos quedarnos a su zaga gesticulando y criticando, o podemos tratar de salirle al paso y combatirlo. Además, aunado a eso, dijo: Para rectificar los males, inevitablemente habrá excesos cuando las masas se levanten para rectificarlos o, si no, no será posible rectificarlos. Al echarle agua fría, criticar y tratar de controlar la situación en cuanto se den excesos, pues la situación nunca se saldrá de los límites aceptables — y al no salirse la situación de los límites aceptables, no se darán cambios fundamentales. Así que lo mismo tuvo aplicación en la Revolución Cultural.

Se dieron excesos. Mao le dijo a Edgar Snow, cuando éste le entrevistó en 1971, que estuvo muy decepcionado por algunos excesos que se dieron y por algunas formas en que la gente llevó a cabo la lucha sin escrúpulos. Estuvo muy decepcionado de que evolucionara el fraccionalismo entre los Guardias Rojos, en lugar de lograr la amplia unidad del pueblo en torno a los temas generales de la Revolución Cultural tales como he venido describiéndolos. Se enfrascaron en pleitos entre fracciones y de hecho empezaron a guerrear entre sí. A veces en el sentido literal, se hicieron de armas para determinar quiénes constituían la única fuerza revolucionaria y que las demás personas eran contrarrevolucionarias. Por ende, si bien estuvo decepcionado e incluso expresó su desilusión a causa de una parte de eso, también reconoció que los mismos principios obraban — de que si no se diera un levantamiento de masas, no tendrían posibilidades de hacer una ruptura y sacar la situación del camino en que iban y que muy rápidamente volverían al capitalismo, por todas las razones que he venido señalando. Pero si efectivamente se diera un levantamiento de masas, habría excesos. De ahí Mao se puso a rectificar esos excesos.

Pero no es posible — en primer lugar, la situación no tenía parecido a la caricatura que ellos pintan, de que una persona estaba sentada ahí y se hacía de director de todo el escenario y en el sentido literal oprimía los botones y movía las palancas [de todo]. Se dio un levantamiento de masas. Se dio una lucha revolucionaria. Es decir, sí derrocaron la dirección establecida de la ciudad de Shanghai vía el levantamiento de un millón de personas y su reemplazo por un cuartel general revolucionario, un comité revolucionario, que puso en primer plano e integró a muchas masas las que se habían levantado en esos grupos de Guardias Rojos, entre ellos no sólo los estudiantes sino los obreros en la ciudad, y los campesinos del campo de los alrededores. Así que eso fue una auténtica revolución — y las auténticas revoluciones no son ordenadas y arregladitas.

Sí emitieron instrucciones cuyo objetivo era fijar pautas generales para la lucha — como reducir el grupo de personas que identificaban como enemigos a un pequeño grupo de personas en el partido que, como dijo Mao, eran los dirigentes en el poder seguidores del camino capitalista; que entre los intelectuales y en el mundo académico, era importante distinguir entre un grupúsculo de tiranos académicos burgueses que aspiraban a señorear a la gente e imponer viejas normas burguesas y feudales, y una cantidad mayor de intelectuales que recibieron su formación en la vieja sociedad y traían una buena parte de la concepción del mundo de dicha sociedad pero que eran amigos de la revolución y que era necesario ganarlos hacia la revolución, aun cuando hubiera contradicciones ahí. Así que Mao emitió las instrucciones para lidiar con su análisis de que inevitablemente habría excesos.

Pero la Revolución Cultural fue un acontecimiento masivo de cientos de millones de personas. Muchísimas personas se zambulleron en ella, y algunas personas adrede la condujeron a excesos a fin de sabotearla. Esas personas en la cúpula que querían desviar la lucha de sí mismas y de las políticas y las líneas que representaban, fomentaban el fraccionalismo y llevaban adrede la situación hacia excesos, a fin de desacreditarla, para que pudieran meterse y decir: ya ven, toda la cosa se ha salido de control, por ello tenemos que ponerle fin.

Así que esta revolución traía toda esa complejidad. No dudo en que en la Revolución Cultural hubiera individuos que fueron victimados injustamente. Eso es algo casi inevitable en esta clase de acontecimiento. Pero, ello no quiere decir que de eso no hay problema, de que está bien. Como dije, Mao estuvo decepcionado por algunas de esas cosas. Pero, a otro nivel, para tener una revolución de masas que hiciera una ruptura más completa en la sociedad a fin de tomar el camino socialista y para impedir el capitalismo —que es lo que hicieron— e inclusive reestructurar y revolucionar completamente el partido sobre la marcha —lo que también hicieron—, en esencia, suspendieron el partido y lo disolvieron y luego lo volvieron a organizar sobre la base de la participación de las masas en la crítica a los miembros del partido e inclusive se celebraron reuniones de crítica de masas en que se reconstituyera el partido como parte de las reuniones de masas en que éstas planteaban críticas al partido y evaluaban a los miembros del partido. Eso no tuvo precedentes en ninguna sociedad, obviamente, pero incluso en una sociedad socialista. Además, se cometieron muchos errores. Así que eso es una dimensión de la cosa.

Cuestiones de arte y cultura, cuestiones de punto de vista y método

BA continúa: He aquí otra dimensión: creo que las personas que la dirigían cometían algunos errores de concepción y metodología — quizá de parte de Mao en cierta medida, pero especialmente de parte de gente como Chiang Ching y otras personas que hicieron enormes esfuerzos para crear estas obras modelo culturales revolucionarias, las que de veras fueron hazañas de calibre mundial por su contenido revolucionario pero también por su calidad artística: los ballet, las óperas de Pekín, etc. Pero, a mi parecer, esas personas también tenían ciertas tendencias hacia la rigidez y el dogmatismo y no entendían a fondo la diferencia entre lo que por necesidad encierra la creación de obras modelo culturales y lo que habría de ser la expresión artística más amplia, que podría asumir muchas formas diferentes y que no sólo no se podría supervisar pero no se debería supervisar del mismo modo y al mismo grado detenidamente calibrado como el que fuera necesario para la creación de esas obras modelo culturales completamente sin precedentes.

El destacamento rojo de mujeres (1964) fue una de las más populares Óperas Revolucionarias Modelo creadas durante la Revolución Cultural de China. Combinó hermosa y conmovedora música con ballet increíble e innovador en una historia que se ambienta en los años 1930 durante la guerra de liberación. Una joven esclava huye de un terrateniente brutal y se une a un destacamento de mujeres del Ejército Rojo. Al principio de la Revolución Cultural, Mao resumió que la mayor parte de la cultura de China todavía reflejaba la vieja sociedad feudal, las viejas ideas y las viejas costumbres. Emperadores, reyes, generales y ministros, dijo, ocupaban los campos de la literatura y el arte. Las clases terrateniente y capitalista, derrocadas en el campo político, todavía se presentaban con fanfarria en el escenario y en las páginas de las novelas. Mientras tanto, los obreros, campesinos y soldados no tenían ningún lugar de importancia. Las obras como El destacamento rojo de mujeres fueron parte de desarrollar un nuevo arte y cultura en la sociedad socialista, como parte de revolucionar toda la sociedad.

A mi parecer, era necesario tener una comprensión más dialéctica — y aquí pongo unas ideas provisorias mías sobre el tema, porque no lo he investigado a fondo y es necesario conocer mucho más, así que quiero recalcar eso — pero tiendo a creer que era necesario tener una comprensión más dialéctica acerca de la relación dialéctica entre algunas obras que eran objeto de un liderato y una dirección muy detenidamente calibrados desde los máximos niveles, con la movilización de las y los artistas en ese proceso, y otras cosas en que se propiciara muchas expresiones adicionales de mucho mayor creatividad y experimentación y se permitiera que ocurrieran muchas cosas de este tipo, y de ahí se pasara todo eso por el tamiz y se vieran los elementos positivos que nacían y se aprendiera de diferentes iniciativas en que las personas se esforzaban por crear algo nuevo que de hecho tuviera un contenido revolucionario, o que ni siquiera lo tuviera pero que no obstante tendría que ser parte del ambiente, de modo que la gente pudiera sacar lecciones de varias cosas y criticarlas y decidir lo que querían defender y popularizar y lo que no. Así que creo que se puede aprender más cosas al respecto.

Además, creo que existe una tercera dimensión. Existía un elemento, incluso en Mao — y esto lo he criticado, decir eso es controvertido, pero critico algo que [se ha señalado] en varias cosas que he escrito o discursos que he dado, en particular el que se titula ¿Conquistar el mundo?6 — de que existía una tendencia, incluso en Mao, a tener cierto grado de nacionalismo. Creo que eso se expresó en algunos sentidos en que los intelectuales y los artistas que se habían formado en la cultura occidental y estaban bajo su influencia o tenían un interés en esa cultura — existía cierta actitud sectaria hacia partes de ese fenómeno. Mao tenía una consigna: tenemos que hacer que el pasado sirva al presente y las cosas extranjeras sirvan a China. Bueno, en mi opinión, eso —en particular la segunda parte de esa consigna— no es precisamente la forma correcta de plantearlo. No se trata de China y cosas extranjeras, se trata de —provenga el arte de otro país, de China o del país que sea— ¿cuál es su contenido objetivo? ¿Es principalmente progresista o es principalmente reaccionario? ¿Es revolucionario o es contrarrevolucionario? ¿Contribuye a impulsar las cosas en la dirección de transformar la sociedad hacia el comunismo, o contribuye a hacer retroceder las cosas y poner obstáculos a esa transformación? Creo que esa formulación, aun la formulación de “que las cosas extranjeras sirvan a China” —si bien tiene algo de correcto al no rechazar todo lo extranjero, permítame expresarlo así—, tiene un aspecto de no ser totalmente correcto y de padecer la influencia de cierto grado de nacionalismo, en lugar de un punto de vista plenamente internacionalista inclusive [por lo que se refiere a] la cuestión de la cultura.

MS: Eso hasta dio lugar a parte de esa rarísima cosa en torno al jazz, ¿qué no?

BA: Claro, el jazz y el rocnrol. Ellos no entendían su aspecto positivo. Como es sabido, existe mucha basura en el rocnrol en particular. En realidad ellos no entendían qué era el jazz como una onda en Estados Unidos, y simplemente — lo negaron unilateralmente. También negaron unilateralmente el rocnrol, que en muchos sentidos tuvo un empuje muy positivo en esos tiempos, en los años 1960, a fines de los 1960, en Estados Unidos. Tuvo mucho espíritu rebelde, y hasta se creaban algunas obras de arte más conscientemente revolucionarias, aunque con sus propias limitaciones. Así que lo que todo eso encerraba también era parte de lo que influyó en la manera en que a algunos intelectuales de China, en particular aquellos que tal vez se inclinaran más hacia la cultura occidental o se interesaran más en esa cultura, los convirtieran en enemigos o los persiguieran de formas indebidas.

Pero esas son unas ideas provisorias mías. Tenemos que investigarlo más a fondo. Pero lo que yo intentaba hacer era describir los antecedentes que hicieron que fuera necesaria la Revolución Cultural en primer lugar y lo que ellos trataban de lograr al respecto y por qué era legítima y además necesaria y de enorme importancia y por qué y cómo creó todas esas cosas nuevas. Sí creó una nueva cultura revolucionaria. Sí extendió los servicios sanitarios al campo. Sí incorporó a las masas populares que anteriormente nunca habían participado en las ciencias, en la experimentación e investigación científica e incluso en la teoría científica junto con los científicos, y en las mismas formas de transformación en la educación, en las mismas formas de transformación en el lugar de trabajo, en que iban eliminando la gestión de mando único y de hecho empezaban a tener a los administradores, gerentes y técnicos participando parte del tiempo —no sobre una base completamente igual pero parte del tiempo— en el trabajo productivo y de tener a algunos trabajadores de producción participando en esas otras esferas y de tener, en lugar de la gestión de mando único, un comité revolucionario compuesto de un número importante de representantes de los obreros así como de la gerencia o del personal técnico y gerencial de tiempo completo y de los cuadros del partido.

Así que se dieron enormes hazañas, inclusive en el campo del arte, en el campo de la educación, a grandes rasgos en todo el campo intelectual. Leí artículos de esa época de China acerca de la física, la física teórica, de bregar con la naturaleza de la materia y todo el — la manera de analizar la cuestión del movimiento de la materia en las distintas formas que podría asumir, no solo acerca de las cosas cotidianas sino acerca de un constructo de la física teórica.

Así que se crearon muchísimas cosas grandiosas. Esos no eran tiempos en que se apagaron las luces en el frente intelectual. No obstante, existían deficiencias y yo sí creo que en ese proceso, algunas personas sufrieron una persecución indebida; y eso, me parece, también es parte de la ecuación.

El papel del arte, y el artista, y su relación al estado

MS: Quiero continuar este tema. Antes de tratar la cuestión de continuar abordando concretamente el problema de la libertad artística e intelectual y el disentimiento como una necesidad en la futura sociedad, quisiera tocar un par de cosas en torno al papel de los artistas en particular. Éste es un tema interesante, pues, hace diez años, le hice una entrevista a Haile Gerima, el cineasta que creó Sankofa, Bush Mama. Él es un cineasta de Etiopía, pero lleva mucho tiempo en Estados Unidos. Ha estado empapado, muy formado en la teoría revolucionaria alrededor del mundo. Lo influenció mucho la Revolución Cultural. Algo que él planteó era la idea de que el papel del artista en la sociedad socialista es oponerse constantemente —me esfuerzo para recordar precisamente cómo él lo planteó— siempre oponerse al aparato gobernante. He aquí su punto de vista: la Revolución Cultural fue hasta cierto punto pero no fue lo suficientemente lejos porque de hecho no se desenvolvió ni se abrió paso de esa forma — de que los artistas no llegaron a hacer eso, se quedaron cortos de hacer eso.

Además, hace poco tuve la oportunidad de entrevistar y pasar un tiempo con Ngũgĩ wa Thiong'o, el escritor keniano, y él tiene un par de cosas en que habla de la naturaleza del arte y la relación entre el artista y el estado en cualquier sociedad. Algo de lo que menciona es que existe una parte conservadora del estado, la que constantemente procura salvarse y conservar su dominio y conservarse a sí mismo, y por otra parte, en los hechos el arte — dice que el arte es algo que cambia constantemente. Se trata de que siempre — el arte es distinto, pues constantemente se esfuerza para conocer el carácter cambiante de las cosas. Se basa en la manera en que se desarrollan las cosas, en que se mueven y en lo que es esencial y no siempre en lo que existe en realidad. Por eso, él también considera que estas dos cosas están en contradicción la una con la otra y dice que de hecho el artista constantemente debería estar cuestionando al estado. El artista tiene un papel — su punto de vista sobre el artista en la sociedad es que éste más bien tiene el papel de hacer preguntas que el papel de dar respuestas, y eso es algo que él estima que habría que consagrarse en cualquier sociedad. Yo me preguntaba cómo eso encajaría en tu análisis del socialismo y el papel del arte y la cuestión de la libertad artística y el disentimiento.

BA: Bueno, de lo que describes y tu manera de presentarlo, con cortas citas, me parece que eso tiene un elemento de la verdad, pero es parcial, sólo presenta un aspecto de la situación. Hace unos 15 años yo di un discurso titulado “El fin de una etapa — El comienzo de una nueva etapa”, que en lo esencial resumió que, con la restauración del capitalismo en China después del mismo lamentable desenlace como el de la Unión Soviética, nosotros habíamos llegado al fin de cierta etapa que se inició con la Comuna de París aproximadamente y que terminó con la revocación de la revolución china y la restauración del capitalismo en China7 . En ese entonces era necesario reagruparnos y sacar un balance profundo de las lecciones, positivas y negativas, de todo eso y de seguir adelante en un nuevo conjunto de circunstancias en que temporalmente, ya no existían países socialistas. Al fin de ese [discurso], algo que empecé a plantear eran ciertos principios que yo consideraba que era necesario que el partido aplicara para dirigir una sociedad socialista. Un principio era que éste tendría que ser un partido en el poder y una vanguardia de lucha contra aquellas partes del poder que se entrepusieran en el camino de continuar la revolución. De hecho, yo creo que eso es una manera más correcta, un contexto más correcto o una analogía más correcta, de la manera de evaluar el papel del arte en particular en una sociedad socialista. En otras palabras, a manera de analogía, considero que el arte no sólo debería criticar a ese estado [socialista], sino que debería criticar aquellas cosas en la sociedad —inclusive en el estado, inclusive en el partido, inclusive en la dirección— que representan en realidad lo que es viejo y lo que se tiene que dejar atrás. No necesariamente hablo de lo que es capitalista en el sentido clásico sino de lo que ha pasado de ser un avance a ser un obstáculo — porque todo, incluido el socialismo, sí avanza mediante etapas y al desbrozar más profundamente el suelo en que está arraigado lo viejo y al arrancarlo de raíz más completamente. Así que las cosas que representaban avances en un momento pueden convertirse en obstáculos o incluso en cosas que, de persistir, volverían la situación hacia atrás.

Una brigada de mujeres en una comuna se detiene para leer un cartelón de grandes caracteres que anuncia el IX Congreso del Partido de 1969, el que resumió las lecciones de la Revolución Cultural hasta ese momento.

Por eso, considero que es necesario que el arte critique todas esas cosas. Pero también es necesario defender —e incluso, claro, elogiar y popularizar— aquellas cosas que sí representan el camino hacia adelante, inclusive aquellas cosas acerca del estado. El estado en una sociedad socialista no es lo mismo que el estado en una sociedad capitalista. Se trata del estado que, en sus elementos principales —siempre y cuando sea una auténtica sociedad socialista— representa los intereses de las masas populares, que hace que sea posible que éstas, ofrece el marco en que éstas pueden continuar la revolución y que sea posible defenderla contra los enemigos tanto al interior del país como contra los imperialistas y otras fuerzas que desde afuera atacarían y tratarían de ahogar la nueva sociedad en sangre. Así que el estado tiene otro carácter y siempre que su aspecto principal haga todo eso —que represente en realidad el dominio de parte del proletariado en que éste y las amplias masas populares vayan participando con conciencia en el proceso de tomar las decisiones y de formular políticas para continuar la revolución— dondequiera que eso siga siendo el aspecto principal, habría que apoyar esas cosas y hasta elogiarlas. Pero incluso en eso, incluso donde eso existe, habrá muchas maneras en que no sólo se cometerán errores sino que habrá cosas que lleguen a convertirse en obstáculos, de formas en que en las políticas del gobierno, en las políticas del partido y en las acciones del estado, [existirán] cosas que en realidad van contra los intereses de las masas populares —no sólo en un sentido limitado sino hasta en el sentido más fundamental por lo que se refiere al avance hacia el comunismo— y que presentan obstáculos en lo concreto. Por ello, habría que criticar esas cosas.

Yo sí creo que encierra una verdad la idea de que los artistas tienden a crear cosas nuevas — si bien no es cierto en un sentido uniforme. Algunos artistas —la misma cosa gastada y trillada una y otra vez, me entiendes, la misma cosa muy formulaica— y sobre todo aquellos cuyo arte tiene un contenido que pretende reforzar o restaurar lo viejo, que a menudo es poco innovador. A veces hasta eso es bueno [en el sentido artístico]; a menudo no lo es. Pero creo que es verdad en cierta medida que mucho arte tiene un carácter que es muy innovador y tiende a sacudir las cosas y abordar las cosas desde nuevos ángulos y presentar los problemas de otros modos o de hecho sacar a la luz los problemas que no se han reconocido en otras esferas o no los han reconocido las personas que tienen una responsabilidad más inmediata en las cosas o las personas que tienen una participación más inmediata en los asuntos políticos de una sociedad. Considero que es necesario que los artistas tengan mucha libertad de hacer eso. Pero, además, considero que una parte de su responsabilidad y una parte de lo que deberían asumir es buscar aquellas cosas que son —que efectivamente encarnan los intereses del pueblo— incluido el estado. Además, deberían popularizar y defender eso, porque habrá muchísimas personas que quieren arrastrar hacia atrás y destruir dicho estado. Pero considero que no se entiende con suficiente claridad la diferencia fundamental —inclusive con todas las contradicciones en juego de que he venido mencionando— la diferencia fundamental entre un estado proletario, un estado en una sociedad socialista, y un estado burgués que existe para oprimir a las masas y para reforzar las condiciones de su explotación, como base general de esa sociedad y [que] emprende viles ataques contra cualquier iniciativa de rebelarse en contra de ese sistema entero ni hablar de derrocarlo.

Así que pienso que es importante distinguir — y de ahí, una vez reconocida esa diferencia fundamental, es importante, de nuevo, como decimos, dividir el estado socialista en dos. ¿Cuáles partes de ese estado constituyen un poder que encarna y representa los intereses de las masas en aras de hacer la revolución y continuar hacia el comunismo, y cuáles partes se han envejecido y han llegado a entreponerse en el camino de su continuación? Elogiar al primero, popularizarlo; y criticar al último y movilizar a la gente, instarla a luchar en su contra.

Revolución, liderazgo, poder estatal, el objetivo del comunismo y la importancia del disentimiento y la efervescencia — Núcleo sólido y elasticidad

MS: Una de las cosas que te opone a una buena parte de la anterior experiencia de las sociedades socialistas, de los pensadores marxistas, etc., es lo que dices acerca de no sólo permitir el disentimiento, de no sólo permitir esta clase de amplitud de exploración entre las personas que trabajan con las ideas y entre los artistas, etc., sino hablas concretamente de la necesidad de su existencia. ¿Por qué crees que eso es necesario y no simplemente algo que hay que tolerar?

BA: Bueno, en la actualidad estoy bregando con la cuestión de cómo se puede tener todo eso al interior del partido y la relación entre tenerlo al interior del partido y en la sociedad en su conjunto, y cómo hacerlo sin perder el núcleo esencial al que hay que aferrarse a fin de tener el poder estatal en realidad cuando se consiga y a fin de avanzar concretamente hacia el comunismo, en lugar de dejarse arrastrar de vuelta al capitalismo. Así que eso, para mí — eso es algo con lo que estoy bregando muchísimo. Eso es una contradicción dificilísima.

Unos miembros del comité revolucionario de una fábrica se reúnen con los obreros.

Pero para responder directamente a tu pregunta: Creo que se necesita eso porque si las personas van a emanciparse plenamente —Marx dijo que la revolución comunista encierra una transición a lo que los maoístas han llegado a llamar, en abreviatura, “las 4 Todas”. Dijo: se trata de la transición a la abolición de todas las diferencias de clase (o, creo que dijo en el sentido literal: “las diferencias de clase en general”, pero es lo mismo) y a la abolición de todas las relaciones de producción, todas las relaciones económicas sobre las que esas diferencias de clase descansan; la transformación o la abolición de todas las viejas relaciones sociales que corresponden a esas relaciones de producción —por ejemplo, las relaciones opresivas entre los hombres y las mujeres— y la revolucionarización de todas las ideas que corresponden a esas relaciones sociales. Bien, al ver esas “4 Todas” tales como las llamamos y al tener el objetivo de llegar a esas “4 Todas”, pues solamente las pueden alcanzar un número creciente de las masas populares que emprendan de manera consciente la tarea de conocer y cambiar el mundo tal como es en los hechos, tal como se mueve y se desarrolla en los hechos y tal como se puede transformar concretamente en beneficio de sus intereses. Así que si se entiende de esa manera lo que se busca y cómo se va a conseguir en última instancia —y que no se consiga de modo que unos cuantos individuos pongan a los demás en formación y los hagan desfilar en un camino recto hacia adelante con las filas muy cerradas—, pues se entiende que ese proceso va a abarcar muchas cosas. El socialismo que yo concibo, y hasta en cierto sentido el partido que yo concibo, es uno que esté lleno de mucho tumulto, uno que le daría a sus líderes un colosal dolor de cabeza, porque habría un montón de cosas volando en muchas direcciones diferentes al mismo tiempo, a la vez que se trataría de mantener unido el núcleo de todo eso y no abandonarlo todo.

Yo hablaba con un poeta y artista de la palabra hablada y trataba de describir estas cosas que vengo describiendo aquí —las cosas con las que estoy bregando en su aplicación al arte y a muchísimas otras cosas— y finalmente él me dijo, y creo que hizo una observación muy buena: Dijo, Me parece que te refieres a un núcleo sólido con mucha elasticidad. Le dije, Atinaste, eso es muy bueno — porque él logró combinar en una sola formulación una buena parte de las cosas con las que yo estaba bregando.

Pero eso es — ¿cómo mantener ese núcleo sólido de modo que no se pierda la revolución? Permítame hablar con franqueza. Se necesita una vanguardia, se necesita un partido para dirigir una revolución y estar al centro de una nueva sociedad. Cuando la alcancemos, no vamos a devolver el poder y no vamos a dejar el poder para quien lo arrebate ni vamos a ponerlo a una votación. No vamos a celebrar elecciones a fin de decidir si es necesario volver a la vieja sociedad. En mi opinión, habría que institucionalizar eso en una constitución. O sea, la constitución estipulará: ésta es una sociedad socialista que avanza hacia el comunismo. Estipulará qué papel tendrá el partido al respecto y con cuáles derechos contarán las masas populares y cómo será el papel de las masas populares en la realización fundamental de todo eso — lo que abarca, tal como lo veo, celebrar algunas elecciones al nivel de las localidades y algunos aspectos de elecciones del nivel de las localidades a un nivel nacional, en que haya contienda en ese marco de ir hacia adelante pasando por el socialismo hacia el comunismo y se expondrá, en ciertos términos fundamentales (no en todo detalle) lo que eso implicará y lo que no implicará en líneas esenciales, en una constitución, en unas leyes, lo que en una medida cada vez mayor las masas populares mismas estén formulando y decidiendo8 .

Pero no vamos a decir simplemente: “Vale, tendremos el socialismo y luego se lo devolveremos a ellos [los capitalistas] y veremos si la gente quiere [el socialismo] de nuevo”. Si uno hace eso, más vale no molestarse en hacer una revolución. Pues, piense en todo lo que comentábamos anteriormente y todas las cosas con las que se tendría que lidiar — en caso de tener una actitud así, no es de su incumbencia en absoluto promoverse a sí mismo como líder de nada, pues no tiene seriedad. Hacer la revolución es un proceso de forcejeos, y seguir en el camino hacia adelante al comunismo y apoyar la revolución mundial en las narices de todo lo que estará en su contra será un proceso sumamente arduo y lleno de forcejeo, y será necesario tener un núcleo de individuos que comprenden eso, a la vez que se siga expandiendo constantemente ese núcleo. He planteado —cuando digo “planteado”, no tengo la intención de darle aires de una proclamación, más bien planteo unos puntos sobre los que estoy pensando, sobre los que estoy bregando— que este núcleo tiene que conseguir cuatro cosas, cuatro objetivos. Es necesario mantener el poder a la vez que hacer que valga la pena mantenerlo. He aquí los cuatro objetivos mencionados:

Uno, que el núcleo tenga que aferrarse al poder y dirigir a las masas populares para impedir que sean arrastradas de vuelta a la vieja sociedad — no aferrarse solito al poder pero que esté decidido a aferrarse al poder y movilizar a las fuerzas en la sociedad que se podría ganar en cualquier momento dado para que vean que es necesario aferrarse al poder y aferrarse al rumbo revolucionario hacia adelante.

Dos, que el núcleo extienda constantemente las bases de ese núcleo de modo que no se trate simplemente de los mismos pocos individuos en el sentido relativo — aunque se hable de cientos de miles o millones de personas, el mismo sector relativamente pequeño de la población en comparación a un país como éste, digamos. Pero ¿se extiende constantemente, en constantes olas que atraen e incorporan a números más amplios de personas para formar parte de ese núcleo de este proceso?

Tres, que se guíe constantemente por el objetivo de llegar, finalmente, al momento en que ya no sea necesario ese núcleo, puesto que ya se han superado las diferencias que hacen que fuere necesario.

Por fin, cuatro, que en cada momento sobre la marcha, se dé la mayor elasticidad posible sin destruir ese núcleo.

Así que en relación a este proceso, estoy bregando con todo eso. Para mí, este proceso dista muchísimo de ser un proceso en que todos marchan hacia adelante con las filas cerradas, aunque en ciertos momentos es necesario hacer eso — frente a un ataque militar directo, es necesario cerrar filas. Pero, en general, lo veo como un proceso muy alborotado de mucho revuelo, por así decirlo, en que las personas vayan en distintas direcciones y la responsabilidad de la dirección, de ese núcleo dirigente es, tal como dije anteriormente, tratar de poner los brazos alrededor de todo eso —en el sentido de un abrazo, y no en el sentido de exprimirlo y sofocarlo— ver que siga yendo hacia donde tiene que ir y que atraiga e incorpore a cada vez más personas hacia el proceso de hacerlo.

Así que, visto de esa manera, eso es algo muy tumultuoso. Creo que en cierto sentido inclusive, el partido tiene que ser así. Que este principio del “núcleo sólido con mucha elasticidad” tenga que aplicarse incluso al interior del partido, porque he estado bregando con la cuestión: en realidad es posible tener efervescencia, efervescencia intelectual, creatividad, efervescencia y experimentación artística en una sociedad, en una sociedad socialista en general, sin tener todo eso al interior del partido que está al centro de la misma. En mi opinión, no. Si el partido no tiene eso, pues lo va a sofocar en la sociedad. Habrá demasiada uniformidad proveniente del partido, el que ejerce mucha influencia y por ende va a tender a asfixiar y suprimir esa [creatividad y efervescencia]. Por eso, ¿cómo tener un núcleo sólido y elasticidad incluso al interior del partido en general, sobre las políticas pero también en su aplicación al arte y a la esfera intelectual en el sentido más amplio, etc.? Tomemos una analogía de la física: hasta un núcleo sólido —pues, hay contradicción en todo y sea cual fuere el nivel que se mire, hay contradicción— por lo tanto, un núcleo sólido es sólido en un sentido, pero a su interior, también hay elasticidad. Porque, si se metiera todo tan apretadamente en el núcleo, digamos —siguiendo torturando esa metáfora—, pero si se metiera todo tan apretadamente en el núcleo, pues no se tendría ninguna vida ahí, de modo que no se podría tener la elasticidad.

Así que yo lo veo como una cosa muy tumultuosa con mucho movimiento. Por una parte, no devolveremos el poder y ni siquiera lo vamos a poner a una votación — y, por otra parte, tampoco estaremos haciendo que todo el mundo marche en línea recta por el camino, pero más bien tendremos toda clase de lucha tumultuosa, hasta en eso habrá personas que quieren volver al capitalismo echando sus ideas al ruedo. Al mismo tiempo, estaremos supervisando a los explotadores derrocados y refrenando su actividad política y, por otro lado, al mismo tiempo habrá personas que se ha comprobado —que mediante procedimientos legales se ha comprobado— que son contrarrevolucionarios activos, en el sentido de que lleven a cabo actos concretos de sabotaje o lo que ahora llamamos “terrorismo”, en contra de la nueva sociedad (volar cosas, cometer asesinatos o activamente, y no en algún sentido vago, fraguar activamente complots para hacer eso). Creo que se necesitan una constitución, leyes y procedimientos para lidiar con esas personas. Pero más allá de todo eso, en la esfera de las ideas, incluso las personas que sostienen que el capitalismo es mejor que el socialismo — es necesario que se difundan esas ideas y las personas que quieren defender esas ideas tengan que contar con posibilidades de hacerlo, de modo que las masas populares puedan desmenuzarlo todo.

Además, tenemos que derrotarlos en la esfera de las ideas así como en la práctica. Ahora mismo, lo hacemos todo el tiempo. Nuestra actitud ahora hacia alguien que quiere defender el capitalismo es — ¡que traigan a todos sus defensores, que tengamos un debate! ¡No podemos lograr que estos [blíp] vengan a debatir con nosotros! Eso nos causa frustración. Por eso, he aquí mi actitud: sí, las cosas están cambiadas [una vez que lleguemos a una sociedad socialista]; existirá un nuevo conjunto de circunstancias; nosotros estaremos al centro de dirigir a las masas populares. Todo eso es nuestra responsabilidad. Pero además, ¿habríamos de tener menos ganas de tener esos debates y forcejear sobre esas cosas y hacer que muchas más personas tengan una participación? ¿Por qué habríamos de temer eso en ese momento en una manera que no tememos ahora? Le damos la bienvenida ahora, así que ¿por qué no habríamos de darle la bienvenida [en ese momento]?

Te cuento que, tal como lo concibo, todo esto me da un dolor de cabeza porque puedo ver qué tan difícil sería mantenerlo todo yendo en la dirección hacia adelante en que tiene que ir. Pero si no estamos dispuestos a correr ese riesgo, pues no creo que podemos llegar a donde tenemos que ir.

 

NOTAS

1. La guerra de Corea duró del 25 de junio de 1950 al 27 de julio de 1953. De 1950 al 1951, el general Douglas MacArthur estuvo al mando del Comando de la Organización de las Naciones Unidas en la guerra de Corea. En abril de 1951, el presidente estadounidense Harry S. Truman lo sacó de su mando. [regresa]

2. Chiang Kai-shek era un general con el aval de Estados Unidos quien encabezó el Kuomintang (el Partido Nacionalista de China) contra las fuerzas revolucionarias comunistas aproximadamente a partir de 1927. La guerra de liberación pasó por diversas etapas, a veces muy complejas y finalmente terminó por triunfar el 1º de octubre de 1949. [regresa]

3. Ver: Bob Avakian, “Sobre el comunismo, el liderazgo, Stalin y la experiencia de la sociedad socialista”, un pasaje de una entrevista que le hizo Michael Slate a Bob Avakian en 2004. Este pasaje salió impreso en Revolución #168, 21 de junio de 2009, http://revcom.us/avakian/on_communism-es.html. [regresa]

4. Ver: Raymond Lotta, “El socialismo es mucho mejor que el capitalismo, y el comunismo será un mundo mucho mejor, Novena parte: El Gran Salto Adelante”, Revolución #33, 5 de febrero de 2006, http://revcom.us/a/033/socialismo-communismo-mucho-mejor-capitalismo-9-s.htm. [regresa]

5. Nikita Jruschov fue jefe de estado en la Unión Soviética de 1956, cuando se restauró el capitalismo ahí, a 1964. [regresa]

6. Bob Avakian, ¿Conquistar el mundo? Deber y destino del proletariado internacional, revista Revolución #50, RCP Publications, enero de 1982. Un discurso pronunciado por BA en 1981. [regresa]

7. Bob Avakian, “El fin de una etapa — El comienzo de una nueva etapa”, publicado en la revista Revolución #60, RCP Publications, otoño de 1990. [regresa]

8. En esta conexión, ver Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), del Partido Comunista Revolucionario (Chicago: RCP Publications, 2010). Se puede descargar en línea en http://revcom.us/constitucionsocialista/SocialistConstitution-es.pdf. [regresa]

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/260/study_guide_from_a_reader-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Carta de un lector

Acerca del estudio de Bob Avakian acerca de la Revolución Cultural de China y el papel del artista en la sociedad socialista

12 de febrero de 2012

A la redacción:

Estoy muy complacido de escuchar que Revolución está publicando la entrevista a Bob Avakian sobre la Revolución Cultural de China y el rol del artista en la sociedad socialista. Recientemente he usado esta entrevista en dos diferentes sesiones de estudio con personas con diferentes puntos de vista que están estudiando el Manifiesto del PCR y la nueva síntesis del comunismo de BA, y quiero compartir esa experiencia y hacer una recomendación.

Para empezar, usé el mismo audio de la entrevista, que está disponible en línea. No hice una presentación con mi propia interpretación de lo que dijo, ni les pregunté a las personas lo que pensaban del contenido; solo lo puse. Sugeriría que hicieran lo mismo. Aunque las personas la han leído, esta entrevista es muy profunda y tiene muchos niveles y es buena idea escucharla repetidas veces. Además, para esta generación el contenido de lo que se discute no es muy familiar. Escucharlo de nuevo refrescaría a las personas por lo que respecta a su contenido. (Si está llevando esta discusión en prisión o de alguna manera no puede usar el audio, quizás alguien pueda leer el contenido en voz alta y después detenerse en algunos puntos).

Cuando di las clases, empecé con una orientación que expone la importancia de BA y el trabajo que ha hecho, lo que incluye, de manera muy importante, la experiencia de la primera etapa de la revolución comunista; que es crucial que nosotros conozcamos esa primera etapa y sus grandes avances y también sus reveses, si realmente vamos a iniciar una nueva etapa de esta revolución; y que nuestro enfoque tiene que ser científico y no religioso, que estamos tratando de entender profundamente la realidad, no convencernos de "los principios de la fe" o decirnos cuentos de una "edad dorada" a fin de reanimar nuestros espíritus o pasar una noche discutiendo algo interesante solo por discutir (¡aunque es interesante!). Se trata de aprender cómo hacerlo mejor la próxima vez. Por supuesto, un programa en una librería atraería a una audiencia muy amplia, incluyendo a aquellos que lo están chequeando por primera vez, y deberíamos ocuparnos de ser incluyentes (tener "amplios brazos", por decirlo así); pero esta debería ser la orientación fundamental.

Esta orientación fue relativamente breve. Después la sesión prosiguió así: ponía una sección del audio, y después lo detenía y hacía algunas preguntas sobre el contenido. Esto no era al azar, pues para hacerlo bien, se tiene que escuchar el audio algunas veces y calcular dónde están los puntos importantes y parar ahí. Por ejemplo, en un momento BA discute "las marcas de nacimiento" del capitalismo en la nueva sociedad; en un grupo nos detuvimos ahí y discutimos un rato a qué se refiere esto realmente. En el transcurso de esto, las personas plantearon muchas preguntas y había mucha discusión y debate. En otra sesión, al discutir otra parte de la entrevista donde BA compara el enfoque de Mao con el de Stalin, alguien planteó: "Sí, bueno, usted puede decir todo eso, pero para ser francos, Stalin no tenía elección". Esto también llevó a cierta discusión y debate muy vivo. He aquí lo importante: al poner el audio y detenerlo ocasionalmente, la discusión se mantuvo enfocada sobre el contenido del material como el núcleo sólido, y la elasticidad de la discusión (partiendo de diferentes conceptos que BA discute y las experiencias de la primera etapa de revolución comunista) se desenvolvió en torno a eso. No trataré y no puedo tratar todo lo que discutimos, pero sí nos adentramos profundamente, y una de esas discusiones, que tomó lugar en la tarde, duró más de cuatro horas hasta que tuvimos que terminar para abrir el espacio para otro programa. Algunos temas importantes: la necesidad de ser científicos (y revisamos lo que eso quiere decir), aprender del contenido pero también del enfoque de BA y que hacer todo esto a partir de entender que el mundo realmente necesita una nueva etapa de revolución comunista, y la responsabilidad de formar a esos iniciadores y de ser esos iniciadores está frente a nosotros.

Otra manera de entrarle a esto sería tocar la entrevista completa, del comienzo al final, y de ahí centrarse en puntos clave de discusión. Las personas que dirigen las sesiones deberían decidir qué forma funcione mejor en su situación.

Segundo, de hecho esas discusiones NO llegaron a la segunda parte de la entrevista; no llegaron a las críticas a Mao y al rol del artista en la sociedad socialista. Lo haremos, pero simplemente no lo pudimos hacer en una sola sesión y no creo que pudimos y realmente pudimos hacer justicia con la primera parte de la entrevista. Así que yo recomendaría fuertemente que si se están planeando discusiones de esta, y creo fuertemente que se debería hacer, que se conciban como dos discusiones consecutivas.

En el curso de estas discusiones, se debería dirigirle a la gente al Manifiesto del PCR, El comunismo: El comienzo de una nueva etapa. Este documento capta el gran desfile de la historia y la coyuntura actual, constituye los fundamentos esenciales concretos para cualquiera que desee conocer el contexto histórico de esta entrevista. Además, les insto fuertemente a los que dirijan estas discusiones que revisen y, francamente, se metan a fondo en las otras obras de BA que tratan esto así como en la polémica contra Alain Badiou, el Manifiesto y el apéndice de la Constitución del partido sobre la ciencia del comunismo; ahora mismo algunas personas tienen una sed de conocer más y adentrarse más profundamente; por ejemplo, en cierto momento alguien preguntó: "¿Porfa, puedes explicar lo que pasó en la GRCP?" Eso dio lugar a una discusión interesante en que varias personas expusieron su entendimiento de esta, y fue muy importante usar la polémica contra Badiou, por ejemplo, para aclarar las cosas.

Pero repito, sobre todo, basarse en la entrevista misma. ¡Tiene muchísimo! No hay nada más importante que formar iniciadores de una nueva etapa, y esta es una herramienta de mucho valor para ello.

 

Permalink: http://revcom.us/a/260/lotta-challenge-to-zizek-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Un reto de Raymond Lotta a Slavoj Žižek: Que debatamos la naturaleza del imperialismo, las perspectivas de una revolución y lo que significa el proyecto comunista

El levantamiento en Egipto y los movimientos Ocupar han iniciado una nueva ola de protesta y resistencia; además han abierto una conversación y debate vital sobre el estado del mundo y cómo podría ser diferente.

En estos tiempos, usted se ha presentado a sí mismo como una voz y una fuerza de pensamiento radical: escribiendo sobre las rebeliones del verano en Inglaterra, hablando a los manifestantes en el parque Zuccotti, apareciendo en el show de Charlie Rose. Durante esta misma coyuntura de levantamiento y cuestionamiento, usted también ha lanzado un ataque irresponsable y sin escrúpulos (la versión en inglés está en línea en platypus1917.org/2011/12/01) contra la nueva síntesis de comunismo de Bob Avakian y contra el Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos.

Le he escrito una respuesta ("Vilipendiando el comunismo y acomodándose con el imperialismo: La farsa y la vergüenza del 'pesimismo sincero' de Slavoj Žižek"). Ahora le estoy retando a usted a que realicemos un debate público:

Profesor Žižek, debatamos estos puntos en el escenario público. Con gusto participará en este debate en Nueva York o en Londres.

Este debate trata los grandes interrogantes que tiene la gente. Tiene que ver con la responsabilidad intelectual... las posibilidades humanas... y los desafíos y senderos para crear un mundo en que verdaderamente podrían florecer los seres humanos.

Les pido a los académicos y profesores progresistas, estudiantes y activistas y todos aquellos que reconozcan la importancia de estas cuestiones: difundan este llamamiento y dejen saber a Slavoj Žižek que este debate tiene que darse.

Raymond Lotta

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/occupy-and-way-forward-now-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Carta de Andy Zee:

OCCUPAR & el camino adelante AHORA

Queridos amigos en los movimientos Ocupar y todos los que son inspirados por Ocupar:

Deténgase. Vean el cuadro amplio. Vean la realidad. Aborden el problema concreto y urgente que confrontamos. Movilícense. Actúen.

CUATRO PUNTOS:

1} El problema y la coyuntura que confrontan Ocupar a través del país no reside dentro de Ocupar.

2} Lo que confronta Ocupar es la represión masiva, brutal y continua del movimiento Ocupar, coordinada al nivel nacional.

3} Tenemos que confrontar y parar esta represión por parte de las fuerzas del estado. El primer y próximo paso debe ser llamar a que se manifieste como protesta en masa el amplio apoyo que todavía existe para Ocupar. La represión violenta de derechos que supuestamente están garantizados por la ley de parte de los que tienen el poder en esta sociedad es sumamente vergonzosa desde el punto de vista moral y político. Lo justo está de lado de Ocupar. Se puede recobrarlo sólo por ejercer la gran fuerza de lo que Ocupar llama el 99% contra esa represión.

4} Que sea un día de esa resistencia el 28 de febrero de 2012. Mil personas han firmado un Llamamiento, entre ellas Cornel West, Scott Olsen, Boots Riley, Robert Hass, Rvdo. George Packard y muchas otras. El mensaje es directo y sencillo: "¡Respaldar el movimiento Ocupar! ¡Alto a la represión de Ocupar!" El 11 de febrero, la Asamblea General de Ocupar Wall Street acordó apoyar esta acción.

El Llamamiento a la acción en masa es directo y verdadero:

Si se permitiera que siguiera en pie esta ola ilegítima de represión... si las autoridades lograran reprimir o marginar a este nuevo movimiento... si la gente de nuevo resultara "acorralada", en los sentidos literal y simbólico, la situación sería mucho peor. ES NECESARIO OPONERSE EN MASA A ESTA REPRESIÓN Y ECHARLA POR TIERRA.

Además, hay algo más que también está claro: los movimientos crecen y solamente pueden crecer mediante su respuesta a la represión con una movilización aún mayor y poderosa.

Se puede hacerlo. Traten de llegar a lo profundo de la conciencia de todos los inspirados por Ocupar. Movilicen a miles y miles de personas. Actúen Juntos.

Andy Zee
Libros Revolución; vocero

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/raising-funds-for-BAsics-for-prisoners-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Recaudar fondos para Lo BAsico para los presos y presas – una velada increible, de un apoyante de Revolución

Recibimos esta correspondencia:

Una increíble reunión de tres generaciones de inmigrantes tuvo lugar en una fiesta para recaudar fondos para mandar Lo BAsico a presos/as. Fue magnífico. Todos estaban familiarizados con la prisión. Unos la han experimentado de primera mano y la mayoría tienen seres queridos que la han experimentado. La gente trajo comida y postres y se alegraba de asistir. La fiesta fue un éxito, recaudando $300. Eso significaba mucho considerando que los fondos eran de personas que luchaban para mantenerse a flote.

Nuestro anfitrión estaba muy energético de sacar juntos este evento. Además de compartir comida, tuvimos una discusión sobre cuestiones diferentes, incluyendo lo que está pasando en el mundo.

Hablamos sobre Lo BAsico y el llamado a quienes la sociedad ha desechado, leímos algunas cartas de los presos y hablamos sobre su huelga de hambre. Hablamos sobre el impacto que Lo BAsico puede tener en la sociedad. Leímos algunas partes del editorial principal; algunos se apasionaron con este y algunos no y otros solo querían informarse sobre el debate y el diálogo que podría ser llevado a la sociedad y el impacto que podría tener. La carta del preso que dijo que tenía personas en la lista de espera para Lo BAsico era muy intrigante.

Se plantearon muchas cuestiones agudas, incluso sobre lo que se necesitaría para que una revolución tenga lugar aquí.

¿Ustedes tienen suficientes ingresos para tener activistas que salgan y propaguen su causa?

Hubo muchas discusiones sobre el levantamiento árabe y el movimiento Ocupar y donde podría esto terminar.

¿Su organización visita a los presos de manera continua, porque haría una diferencia para los presos tener a visitantes? ¿Qué pasa con el movimiento Ocupar y lo que ustedes están haciendo sobre esto? ¿Puede ayudar un adolescente como yo?

Nuestro anfitrión, que ha vivido en otro país por un tiempo, habló sobre cómo era diferente la vida en ese país que una vez se consideró un país socialista, pero que realmente no lo era. El anfitrión dijo que los estilos de vida y los valores eran diferentes de lo que existe aquí en EE.UU., pero se imaginó cómo sería un país realmente socialista. Algunos preguntaron sobre el socialismo, ¿que si ellos eran tan buenos y tan inteligentes, entonces porque perdieron? Terminamos hablando sobre el socialismo como una transición y lo que Mao desarrolló en el análisis de eso.

Nos adentramos en lo que BA ha resumido y forjado en la nueva síntesis. Ella terminó obteniendo una copia del Manifiesto, al igual que uno de sus familiares quien ha estado aquí por unos pocos meses. Y al final, la mayoría se querían reunir para analizar más las preguntas. Fue una velada excelente, en recaudar fondos y tener discusiones sobre esas cuestiones profundas acerca de las posibilidades y las maneras de cambiar el mundo. 

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/awtwns_syria-021312-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

Siria: ¡Ni Assad, ni la intervención extranjera!

Nota de Revolución: Como dice este artículo: "No podemos predecir lo que pasará — cómo EE.UU. y sus aliados tratarán de solucionar su dilema y agarrar a Siria. Pero a estas alturas, después de Irak, Afganistán, Libia y muchos otros, deberíamos reconocer que lo que son capaces los imperialistas es a veces peor de lo que nos podemos imaginar — y que las consecuencias de sus intervenciones siempre conducen al desastre para el pueblo".

A la luz de esto, creemos que nuestros lectores encontrarán interesante este artículo.

13 de febrero, 2012. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. El ejercito de EE.UU. "ha empezado a revisar potenciales opciones militares" en Siria, de acuerdo al New York Times (11 de febrero). Un anónimo oficial militar estadounidense dijo a este periódico de peso, "Estamos contemplando una gama completa de opciones, pero en cuanto a lo que sucede en el transcurso de una acción, no he visto nada". El informe dice las "opciones posibles" que podrían ser consideradas incluyen "todo, desde hacer nada a armar a los rebeldes a acción encubierta, ataques aéreos o despliegue de tropas de tierra".

Esta admisión se da cuando EE.UU. ya está respaldando varias formas de intervención en Siria, incluyendo los esfuerzos de Turquía para usar elementos de la oposición militar siria para formar un ejército bajo su control, y el dinero y armas de Qatar y Arabia Saudita que según se dice están afluyendo al país. Los sauditas casi indudablemente están respaldando a sus compañeros fundamentalistas islámicos sunís, como lo han hecho en todas partes.

Por muchos años EE.UU. siguió a menudo una ambigua política hacia Siria, maniobrando para aislar y debilitar al régimen mientras a la vez reconociendo su importancia en preservar el statu quo en la región en momentos cuando eso ha sido el objetivo principal estadounidense. Hafez, el padre de Bashar al-Assad, aplastó el movimiento revolucionario palestino basado entonces en Líbano en los años 1970s, impuso la paz con Israel a pesar de la ocupación sionista de los Altos del Golán en Siria desde 1967, y apoyó la invasión a Irak de EE.UU. en 1991.

Cuando la revuelta de los sirios estalló el pasado marzo, inspirado en similares revueltas espontaneas que derrocaron a Mubarak de Egipto y a Ben Ali de Tunisia, EE.UU. no apoyó su demanda principal, la caída del régimen. En cambio Washington pidió a Assad que implementara algunas reformas económicas y políticas dirigidas a apaciguar el movimiento mientras se hacía más fácil empujar a Siria dentro de la órbita de EE.UU.

Salameh Kaileh, un prominente marxista árabe de Palestina que vive en Siria, le dijo en una entrevista al Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar el pasado agosto que esa revuelta fue desatada por las capas medias en el campo. En las ciudades provinciales más pequeñas, ahora participan todas las clases sociales, incluyendo los comerciantes y los capitalistas locales, dijo Kaileh.

No fue hasta el 18 de agosto que Washington dijo que Assad tenía que irse. Y esto no fue porque el gobierno de Obama de repente se dio cuenta de lo sangriento que es el régimen sirio. Ya habían pasado cinco meses de masacres a los manifestantes civiles desarmados, y por años EE.UU. había enviado a prisioneros a Siria para que pudieran ser torturados. Pero en la actual situación EE.UU. vio tanto necesidad como oportunidad.

Como dijo Kaileh, EE.UU. estaba buscando un cambio de régimen, pero un cambio de régimen controlado, esperando evitar que se desencadene fuerzas incontrolables, incluyendo las mismas masas del pueblo sirio, que podrían conducir a un resultado que desestabilizaría toda la estructura de la región dominada por EE.UU., incluyendo los regímenes vecinos de Turquía y Jordania.

"Siguiendo el modelo de Egipto y Túnez, este cambio (buscado por EE.UU. en Siria) no sería uno radical sino un cambio dentro del mismo régimen", afirmó Kaileh. Una forma posible sería una escisión dentro de la estructura de poder, particularmente las fuerzas armadas, y un golpe, alentado o aún posiblemente generado por la intervención militar extranjera.

La necesidad era intervenir para resolver una situación —un levantamiento popular— que ponía en peligro los intereses de EE.UU. La oportunidad era que se había vuelto posible prever la eliminación de un régimen anteriormente estable que formaba un bloque con la República Islámica de Irán, Hamás de Palestina y Hezbolá en el Líbano, presentando serios problemas para EE. UU. y amenazando a sus aliados regionales reaccionarios. No es coincidencia que el entusiasmo de EE.UU. de tumbar a Assad viniera en medio de las amenazas intensificadas de EE.UU. para atacar a Irán y/o respaldar a Israel para que lo ataque.

Mientras la revuelta popular en el Medio Oriente y el Norte de Africa continúa desafiando agudamente a algunos de los regímenes existentes y las formas de dominación imperialista, y el genio del pueblo despertado ha sido liberado de la lámpara, EE.UU., en vez de ceder a la voluntad del pueblo o siquiera retirarse un poco, ha maniobrado para avanzar sus intereses en medio de estas aguas turbulentas.

A los llamados modelos egipcio y tunecino ahora ha sido agregado "el modelo libio" en el que las potencias de EE.UU. y Europa (actuando en concierto con EE.UU. así como por la rivalidad con EE.UU. y del uno con el otro) básicamente invadieron (si bien principalmente por aire) y tumbaron al régimen de Gadafi. Esta demostración de fuerza tenía como objetivo no solamente reafirmar el control sobre Libia sino que también proclamar y mantener el dominio regional ante tanto los pueblos como otros rivales, incluyendo Rusia y China.

La intervención extranjera y la incitación de la guerra civil por EE.UU. y sus aliados en Siria es exactamente la clase de actividad que supuestamente la ONU existe para prevenir. Hace unos pocos años EE.UU. lanzó amenazas contra el régimen de Assad por intervenir en Líbano y exigió que la ONU interviniera. Para EE.UU., el Reino Unido y Francia, la cuestión no es lo moral o que acate legalmente al derecho internacional sino que sirva a sus intereses imperialistas.

Ahora que esas potencias han tomado la posición opuesta respecto a Siria, la interferencia de afuera puede ser justificada porque Assad está "matando a su propia gente". Además, si es verdad que fuerzas vinculadas a Al Qaeda en Irak están luchando ahora en Siria, esto está relacionado con el respaldo de los estados del Golfo a otras fuerzas fundamentalistas islámicas allá. El punto, para el Occidente, es que su interferencia (o lo que respaldan) es buena, mientras que la de alguien más es una excusa para... la intervención de la OTAN.

Como señaló Robert Fisk en el Independent de Inglaterra, una ilustración particularmente aguda de la hipocresía de EE.UU. y Europa es que las monarquías absolutas de Arabia Saudita y Qatar son ahora representadas como los mejores defensores en la región de "la democracia" en Siria. El hecho de que el régimen saudita envió tropas para aplastar una rebelión de la mayoría chiita en Bahréin y está disparando a los manifestantes chiitas en el este de Arabia Saudita ha sido cortésmente ignorado.

La creciente importancia de la alianza entre EE.UU. y los estados reaccionarios del Golfo —impulsada por el horror que les inspira la "Primavera Árabe"— es ejemplificada por el hecho de que ellos fueron capaces de cambiar la posición de la Liga Árabe de la noche a la mañana, desde una posición de al menos aparente neutralidad hacia el régimen de Assad, a un detallado e increíblemente arrogante plan para los próximos pasos para Siria, empezando con la transferencia de poder de Assad a otros en su régimen, con o sin un golpe militar.

La Liga Árabe ha pedido "una misión de paz árabe/ONU" en Siria, pero no se trata de la paz. Suministraría "toda forma de apoyo moral y material" a las fuerzas de la oposición, pero no tiene nada que ver con ayudar a lo que ha sido el objetivo principal de la rebelión popular hasta ahora, a saber, poner fin a la opresión.

Se asemeja más bien a "la diplomacia de cañonero" del siglo 19 cuando las potencias occidentales usaban su buques de guerra para obligar a los gobiernos locales que todavía no estaban bajo su control a acceder en detalle a una agenda que impusieron. El hecho de que estas demandas vienen de bocas árabes no cambia el hecho de que EE.UU. escribió el guión, o al menos les dio luz verde. ¿Cómo pueden las monarquías del Golfo amenazan a Siria sin el espectro de buques de guerra (y aviones y ejércitos) occidentales respaldándolas?

Bajo el pretexto de que Saddam Hussein estaba "matando a su propia gente", dos invasiones separadas por una década de sanciones asesinas no sólo condujeron a la muerte de muchos cientos de miles de personas sino sumergieron al pueblo iraquí en una noche tan oscura como cualquiera que hayan enfrentado antes, una situación muy desfavorable para una rebelión. Luego, bajo el mismo pretexto, llegó el modelo "libio" en que derrocaron a un régimen que se había vuelto muy dispuesto a acatar los intereses occidentales (en especial los de Inglaterra e Italia), desencadenando muchos intereses y fuerzas reaccionarios y convirtiendo la vida en Libia de hoy en un infierno tan malo como nunca.

Ahora mismo EE.UU. no está en condiciones de lanzar otra invasión de gran escala, no porque ha cambiado su naturaleza sino por la forma en que les han resultado los proyectos yanquis en Irak y Afganistán. Por otro lado, es posible que la clase de guerra "barata" en Libia (barata para EE.UU. y OTAN, no para el pueblo de Libia que aún están pagando un precio horrendo) no sea posible en Siria, donde los últimos cinco meses de rebelión han revelado que el régimen reaccionario tiene una base social más fuerte así como un ejército de verdad.

Los estrategas estadounidenses (por ejemplo, www.foreignpolicy.com) se lamentan del hecho de que "una zona de exclusión aérea" tendría poco efecto en Siria, donde el régimen no ha usado aviones de guerra, y que no se puede utilizar las fuerzas aéreas para ayudar a las fuerzas contra el régimen porque en la medida que haya combate ahora, está en ciudades muy atestadas. En esa publicación, Marc Lynch advierte que "Lo que se presenta como una alternativa a la intervención militar [por tierra], una vez que fracase, lo más probable es que allane el camino para esa intervención".

No podemos predecir lo que pasará — cómo EE.UU. y sus aliados tratarán de solucionar su dilema y agarrar a Siria. Pero a estas alturas, después de Irak, Afganistán, Libia y muchos otros, deberíamos reconocer que lo que son capaces los imperialistas es a veces peor de lo que nos podemos imaginar — y que las consecuencias de sus intervenciones siempre conducen al desastre para el pueblo.

(Para más sobre la rebelión en Siria, ver la entrevista con Hassan Khaled Chatila en Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar 16-5-2011).

 

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas del mundo.

 

Permalink: http://revcom.us/a/261/awtwns_syria-022012-es.html

Revolución #261 26 de febrero de 2012

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

Siria: El surgimiento de fuerzas contra-revolucionarias en la oposición

20 de febrero, 2012. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. La siguiente es una versión editada de una entrevista con Hassan Khaled Chatila, un revolucionario sirio que vive en Europa. Aunque hemos hecho lo mejor para representar fielmente sus puntos de vista sobre cuestiones tratadas aquí, éstos son sus opiniones.

El balance de fuerzas dentro de la oposición ahora favorece a los contrarrevolucionarios, porque [bajo las actuales circunstancias] la militarización del movimiento contra el régimen favorece a la interferencia internacional. Al lado de las protestas callejeras no armadas ahora existen importantes acciones armadas. Pero no ha cambiado mucho el conocimiento político del movimiento de masas, el cual sigue siendo una revuelta espontánea cuyo objetivo unificador es la caída del régimen. Ahora las consignas callejeras convocan a la acción armada para lograr esto.

La dirección del Ejército Libre de Siria ["ELS"] [formado por oficiales y soldados que desertaron de las fuerzas armadas del régimen] ha estado ideando una intervención extranjera desde el comienzo. No es claro quiénes son ellos. Parece que el nombre realmente cubre a varios grupos armados ayudados y albergados por Turquía. Debido a que no hay una organización real y poca unidad política entre esos soldados desertores, a menudo actúan más como pandillas armadas, realizando saqueos y violaciones. El ELS [afirma que su propósito es] proteger las manifestaciones en las ciudades del ataque del gobierno. Sus tácticas son malas — les disparan a soldados del gobierno que devuelven el tiro y matan a manifestantes civiles. Su verdadera estrategia es militarizar el enfrentamiento entre el movimiento para así provocar una intervención extranjera.

Política e ideológicamente el movimiento de masas no es lo suficiente maduro para lograr un estado democrático y nacionalista, por la ausencia de una izquierda revolucionaria. Las fuerzas reaccionarias en la oposición buscan llevar al poder a un régimen militar que pudiera ser aún peor que Bashar al-Assad. En Egipto, EE.UU. quiere que el ejército proteja al estado y mantenga la paz con Israel. El asunto en Siria es más complicado, por su relación con Irán, Turquía, Hezbolá en el Líbano, Israel y Arabia Saudita. EE.UU. quiere que las fuerzas respaldadas por Arabia Saudita dominen en Siria y mantengan la política fuera de las manos del pueblo que tiende a apoyar a los palestinos y su resistencia contra Israel y es generalmente anti-yanqui — mucho más en Siria que en Egipto. Por sus relaciones con todas esas fuerzas, Siria puede jugar un rol clave en la región.

Desde la muerte de [el presidente egipcio] Nasser en 1970 y la derrota de la izquierda Baathista [asociada con Nasser] en Siria alrededor de ese tiempo, Arabia Saudita se ha vuelto el país predominante en el mundo árabe. [El debilitamiento del régimen de Saddam Hussein y su caída con la invasión dirigida por EE.UU. en el 2003 acentuó esta situación]. Hafaz padre de Bashar tenía buenas relaciones con los sauditas en algunos períodos, aunque posteriormente se enfriaron. Ambos regímenes quieren evitar la guerra con Israel y EE.UU. Rami Maklouf [el empresario más rico de Siria, sobrino de Bashar y un pilar del régimen] tiene triste fama por haber dicho una vez que la estabilidad de Siria requiere la estabilidad de Israel.

El Consejo Nacional Sirio ["CNS"], una organización de fuerzas de oposición en el exilio en Europa, EE.UU. y Turquía, quiere que sea reconocida como el representante del pueblo. Este no tiene ninguna presencia en Siria. Su presidente, Bourhan Ghalioun, es un ciudadano francés y enseña en la Sorbona. Su vocera ha trabajado por mucho tiempo para la Unión Europea. Su programa oficial pide la caída del régimen, una república democrática y ningún confesionalismo político [la política organizada según agrupaciones religiosas]. Sus fuerzas principales comprenden liberales económicos, otras fuerzas seculares y la Hermandad Musulmana. Ellos están solicitando intervención internacional muy activamente. Sus representantes van de capital en capital para efectuar una intervención militar extranjera pero hacen muy poco dentro del país.

El CNS ha emitido declaraciones que condenan a la República Islámica de Irán y Hezbolá, y piden una solución diplomática al problema palestino.

Algunos miembros de la Hermandad Musulmana buscan lo que ellos llaman un "estado civil", una formulación deliberadamente vaga que no aclara si el estado sería islámico o secular. En otras palabras, todos los ciudadanos serían iguales, pero parece que no aceptarán una constitución que no defina el sharía [la ley islámica] como la fuente de toda ley. Así que existen importantes diferencias entre los miembros del Consejo Nacional Sirio.

Aunque el Consejo es respaldado por Arabia Saudita, Qatar y, de manera implícita, por Europa y EE.UU., no tiene control sobre el Ejército Libre de Siria.

Existe también la izquierda siria no-revolucionaria que aún busca "una solución con y por medio de" el régimen de Assad. Esto significa el cambio desde arriba, no desde abajo. Su meta es ser parte de un nuevo gobierno. Su influencia entre el pueblo es limitada, especialmente porque son ampliamente odiados como agentes del régimen. Los varios Comités Coordinadores Locales incluyen a personas de la izquierda más revolucionaria y árabes nacionalistas.

La reunión de "Amigos de Siria" que se sostendrá en Túnez el 24 de febrero podría ser muy importante. [Esta entidad está siendo construida basada en el modelo de "Amigos de Libia" bajo cuyos auspicios intervino la OTAN en ese país. En el presente caso, el propósito es eludir la necesidad de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para autorizar la interferencia extranjera en Siria]. Esta fue convocada por el presidente francés Sarkozy y respaldada por el gobierno de Túnez [pro-yanqui y dirigido por fuerzas islámicas]. Parece que hubo algunas diferencias entre esos "amigos" sobre qué sirios deberían ser invitados.

Está constantemente cambiando la opinión en la calle. Algunas personas llevan pancartas que aclaman el CNS y piden la intervención extranjera. En contraste, las manifestaciones del 17 de febrero se llamaban "El Viernes de Resistencia", con la perspectiva de que el pueblo debería apoyarse en sus propios esfuerzos.

La oposición al régimen dentro de "la clase política" siria se ha dividido entre una izquierda que enfatiza los derechos sociales y políticos del pueblo pero que está aislada de las masas, las que no tienen confianza alguna en ningún grupo político tradicional, y la derecha neoliberal que exige la intervención extranjera. Ambas están a favor del desarrollo económico globalizado en Siria y ambas están temerosas del pueblo.

Las divisiones entre el pueblo basadas en la religión y la etnia se han exagerado en el exterior. Existen personas de todas las religiones y etnias en ambos lados. "El Viernes de Resistencia" del 17 de febrero trajo varios acontecimientos bienvenidos en la capital. Estos tienen el potencial de generar otro revés en la relación de fuerzas entre las fuerzas armadas de la oposición y el movimiento popular.

[Hasta ahora el movimiento anti-régimen no ha sacudido Damasco y Alepo, como lo ha hecho en ciudades provinciales más pobres. Las protestas en Damasco se han restringido principalmente a los menos acomodados suburbios principalmente sunitas. La protesta anti-régimen que brotó en un suburbio popular de Damasco el 17 de febrero se extendió a Mezze, una zona de oficinas del gobierno y corporaciones y residencias no lejos del palacio del presidente. Una gran parte de la población de Mezze son alauitas — y gran parte del apoyo sólido para el régimen ha venido de los clanes alauitas. En Mezze las tropas de Assad mataron a tres manifestantes en una pequeña protesta el viernes. Al día siguiente, después del funeral, una marcha pequeña creció hasta al menos varios cientos de hombres y mujeres que se unieron del vecindario].

Si se les dejara al pueblo actuar por si mismo, no creo que hubiera una guerra civil dentro del pueblo. Pero la situación es compleja, y la intervención extranjera podría llevar a una guerra civil reaccionaria basada en la etnia/religión. En ese caso, Siria podría explotar, con enormes consecuencias para los países vecinos donde están representadas todas esas etnias.

Por ahora, nadie en Siria hoy tiene una estrategia revolucionaria real. Los activistas están haciendo de todo de un día a otro.

 

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas del mundo.